Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 27 horas


14.06.2017 | Policiales | 116 lecturas




Se multiplican las movidas en respaldo a Fabricio Pírez

Se multiplican las movidas en respaldo a Fabricio Pírez
La primera movilización se concretó el sábado en Rafael Peraza.

La localidad de Rafael Peraza se encuentra conmocionada y movilizada por la situación del joven Fabricio Pírez, que fue procesado con prisión por acuchillar a la pareja de su madre, quien lo golpeaba en forma reiterada, al igual que lo hacía su propia progenitora. Una historia que conmueve y que tuvo a cientos movilizados durante el fin de semana para reunir firmas pidiendo que no lo trasladen a una cárcel común.

Empecemos por transcribir el parte oficial, que más allá de los datos formales, poco nos dice de la situación de fondo. El incidente que nos ocupa, ocurrió el jueves 8 en la tarde. Mediante llamado al Servicio 911 -dice el parte oficial-, se solicitó presencia policial en una vivienda sita en Rafael Peraza, ante un hecho de violencia familiar.Atento a ello, personal de seccional Sexta concurrió al lugar y constató que un hombre de 35 años, se encontraba visiblemente lesionado, siendo trasladado rápidamente a un centro asistencial de San José, donde posteriormente se le certificó “herida transafixiante de cuello, shock hipoglicémico”.

En base a las declaraciones recogidas y las investigaciones del caso, se pudo establecer que el lesionado había mantenido una discusión con su hijastro, quien lo agredió con un cuchillo. Ubicado el implicado, de 18 años de edad, admitió los hechos. El joven fue puesto a disposición del Juzgado Letrado de Libertad y tras la correspondiente audiencia, se dispuso el procesamiento con prisión de quien fuera identificado como F.E.P.S, “bajo la imputación, prima facie, de un delito de homicidio agravado, en grado de tentativa”.

LA HISTORIA Esto es lo formal, lo que surge del papel y uno podría quedarse con esa información primaria, como ocurre con tantas otras historias policiales, pero detrás de esa cuchillada hay una historia de sufrimiento, que conoce toda una comunidad y que por ello tiene a cientos de personas movilizadas, respaldando al joven Fabricio.

El pasado sábado a la tarde, hubo movilización callejera en Rafael Peraza, pidiendo mejores condiciones de reclusión para Fabricio, el domingo se realizó una recolección de firmas con el mismo objetivo, se reunieron fondos para apoyar al joven y el lunes, se reunieron con el abogado Federico Diana en San José, para que éste lidere el proceso de apelación a la sentencia judicial en primera instancia.

¿Por qué esta preocupación masiva por Fabricio Pírez? Según Dayana Deleón, vecina de Rafael Peraza y amiga del chico, Fabricio tiene 18 años, el físico es de un chico de 18 pero “en realidad tiene la mentalidad de un niño de 13” dijo Dayana.

Si bien esto no debería ser por si, un elemento que pesara a la hora de decidir su pena, los sufrimientos vividos y las circunstancias en que se dio la agresión, si tienen que ser tomados en cuenta, según opina el grupo de vecinos movilizados. Es que según Dayana, Fabricio fue “un chico que fue toda la vida golpeado, vivió siempre en un entorno de violencia. Según Dayana, la madre le permitía a todas sus parejas que le pegaran al chico y contó que Fabricio tiene una hermana menor, que huyó al INAU a causa de las palizas que recibía.

Para mostrar el entorno que vivía, contó que la mamá cobraba una pensión por la discapacidad de Fabricio y éste se enteró tres días después de cumplir 18 años. “Nadie sabía cómo hacía la mujer para subsistir, pagaba luz, agua, cable. Empezamos a sospechar que cobraba pensión y empezamos a husmear, hasta que lo descubrimos. Se lo dijimos a Fabricio, pero no lo podía creer”, contó Dayana.

MALTRATOS Se terminó de convencer en agosto del año pasado, cuando su madre le dijo Fabricio que la acompañara a levantar un giro que lo hicieron a su nombre porque ella había perdido la cédula. En realidad, dice Dayana, fue a firmar el cobro de la última pensión, al cumplir él los 18 años. “Ahí se dio cuenta”, dice Dayana.

Pero hay más, porque “Fabricio trabajaba en una panadería y si no le daba la plata ella lo echaba a dormir a la calle, se iba a dormir a una garita. A veces comía en mi casa o en la casa de vecinas o en las de amigos suyos. Para salir a bailes eran los amigos los que lo ayudaban. Lo echaban a la calle como una bolsa de basura”, dice Dayana, al recordar los maltratos que el ahora joven encarcelado, vivía en la casa de su madre.

Los vecinos no tienen dudas que se trata de un caso de legítima defensa, sin embargo la pena aplicada por el Juez podría llevar a que Fabricio esté entre 10 y 24 años en la cárcel.

Dayana Deleón contó a La Semana los detalles del episodio, según lo contado por él ante el Juez y la Policía, pero aclaró que no era el primer episodio de violencia que se vivía en aquella casa.

Aparentemente Fabricio había “llevado un par de gomones y los había dejado en Villa María (a cuatro kilómetros de Rafael Peraza). Cuando llegó a la casa eran las 7 y entraba a trabajar a las 8, le dijeron prepotentemente que fuera a buscar los gomones, él les dijo que no podía porque tenía que ir a trabajar, empezaron a discutir y él le dijo una grosería a la madre, tras lo cual su padrastro agarró un palo y le empezó a pegar en la espalda”, contó Dayana, que dice haber visto “los machucones” que Fabricio tenía en la espalda.

“Cuando me empezó a pegar, me defendí y lo primero que vi fue el cuchillo, lo agarré y lo lastimé”, dice Dayana que contó Fabricio. Según lo narrado por la vecina, tras el hecho la madre le dijo a Fabricio que se quedara tranquilo y que limpiara la sangre. Luego le ordenó que se fuera a trabajar y “él como un perrito, como siempre, obedeció”, según narró Dayana. Después, dicen, se fue a la casa de un amigo, jugó una mano de cartas y se fue al trabajo. Allí, el maestro de pala, enterado ya de lo ocurrido, le dijo que lo mejor era que se fuera a entregar y así lo hizo Fabricio.

REPUDIO Según cuenta Dayana, toda la gente en Rafael Peraza, también en Ecilda Paullier y en San José -donde ha vivido Fabricio-, sabe lo que ha pasado el muchacho “por eso es que repudiamos la sentencia porque sabemos que es injusta”.

Al menos hasta este lunes, Fabricio Pírez se encontraba recluido al Centro de Diagnóstico de Cárcel Central, esperando por su futuro destino como recluso. Más allá de saberlo inocente, el objetivo primero es que lo recluyan en “un lugar acorde a lo que él necesita”, según Dayana.

Por eso es que se movilizaron el domingo reuniendo firmas. Es que cuando concurrieron a llevarle ropa al joven, explicaron a las autoridades los problemas que él tiene. “Fueron ellos los que nos pidieron que hiciéramos una carta contando su historia de vida y que levantáramos todas las firmas posibles, que eso le iba a ayudar a que no lo deriven a otro lado y tenga posibilidad de ir a Juan Soler”, contó Dayana.

La campaña fue exitosa y la carta ya fue llevada ante las autoridades del Centro de Diagnóstico, mientras que el lunes en la mañana mantuvieron una reunión con el abogado Federico Diana, que se encargará de la apelación del caso ante un Tribunal en Montevideo y el mismo martes estuvo en el Juzgado de Libertad, poniéndose a.

Al cierre de la edición del martes, La Semana se comunicó con el profesional, quien se negó a realizar declaraciones porque no había tomado contacto con el expediente aún, algo que ocurrirá este martes. A partir de ahí, Diana definirá los pasos a seguir.

Un elemento de preocupación para todos es que el padrastro de Fabricio no fallezca, porque eso podría complicar aún más las cosas para el joven.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy