Elucubraciones

Elucubraciones semanales: «Reflexiones a la entrada del otoño»

5 Mins read

Este texto comienza a desarrollarse una temprana mañana de viernes, sin un rumbo definido pero con el ánimo de dejar un buen texto para que quienes halagan y quienes defenestran a su autor, queden igualmente satisfechos. Es difícil dice usted, bueno, pero lo mejor es pensar en imposibles para que cuando se alcance lo posible suene como el mayor de los triunfos. Si a usted le queda bien, cuando pongamos el punto y aparte, comienzan las elucubraciones de los primeros fríos otoñales.

Terrible bardo generaron en Montevideo por los graffitis en un edificio (en realidad sería más de uno, pero los que hicieron la denuncia fueron los habitantes de uno de ellos); no me malentienda, claro que a los directos afectados les jode y les comprendo, que te pinten la pared exterior de tu casa, en edificio o al ras del piso, molesta, calienta y si te cruzás con quien lo hizo, lo querés matar (aunque se debería reconocer que tampoco quedaron tan mal los graffitis).

Lo que sorprende un poco es ese “chilloso” griterío que casi pide sangre para los graffiteros y prisión para toda la Intendencia capitalina por no evitar que sucedan estos “hechos vandálicos”. Si uno se llevara por las repercusiones de los medios y/o los comentarios en redes, debería concluir que vive en un país en el que su gente no tiene problemas acuciantes, que tiene todas sus necesidades satisfechas y que puede dedicarle buena parte de su tiempo en transformar en hecho político un graffiti.

Claro, por supuesto que no es así, porque uno escarba un poquito y se da cuenta que los problemas están: no voy a dedicarme a nombrarlos acá, pero están. Simplemente le quería hacer notar la forma en la que se amplifican los discursos, el sesgo de escándalo que se le da a la pintada de unos graffitis, la espectacularidad con la cual ciertos medios plantean el problema -en el marco de una lucha política por la Intendencia de Montevideo-, y la poca crudeza que demuestran a la hora de abordar temas tan complejos como la pobreza estructural, la falta de trabajo, la corrupción o el suicidio, por mencionar sólo algunos de los problemas que hay a la vuelta y que en este período deberían ser solucionados por los aliados de los dueños de los medios hegemónicos, a los que les preocupan más unas pintadas que la violencia.

Otro comentario respecto a este asunto antes de emprender otro camino: despotricar contra el arte callejero es un retroceso intelectual enorme (propio de un tiempo de idiotas virtuales). Paredes públicas y muros con pintadas son parte de la esencia de las ciudades modernas; si les molesta esa forma de arte, les molesta una expresión cultural auténtica y liberada de estructuras. Si les molesta el arte, les molesta la libertad.

Dichas estas cosas, llegó el momento de cambiar el rumbo. El fallecimiento del senador colorado Adrián Peña, que se dio casi al mismo momento en que se producía el rechazo a su proyecto de ley sobre ingresos por concurso a las intendencias, nos pone ante la eventualidad de tener que fijar posición sobre otro plebiscito en las próximas elecciones nacionales. Al parecer, todavía no está todo definido, tenemos que decidir si dejamos estampado o no en la Constitución que los ingresos a las intendencias deban ser por concurso.

Y la verdad es que más allá de lo compartible que puede ser el espíritu del proyecto de Peña (hay que aclarar que no fue el único que hizo proyectos sobre este asunto, sólo que fue el que estuvo más cerca de aprobarse), no estoy seguro si es necesario, bueno o conveniente dirimir este asunto mediante una reforma constitucional, a la que hay que reformar sí, pero de fondo y no irle agregando disposiciones puntuales surgidas de los desencuentros que van produciéndose en el sistema político. La Constitución no debería ser un documento lleno de parches y aditivos, según vaya conviniendo a unos o a otros.

Yo sé que usted está esperando para saltarme en la yugular y decirme que le digo que no es conveniente reformar la Constitución por los llamados a concurso pero sí respaldo el plebiscito sobre la seguridad social y tiene razón, lo respaldo con absoluto convencimiento porque sí es una materia en que todos debemos opinar.

La seguridad social es un asunto de alta sensibilidad que nos involucra a todos de forma directa y el plebiscito planteado surge de una iniciativa de la sociedad civil y no del sistema político, como surgen todos los otros asuntos sobre los que deberíamos opinar en octubre (en realidad el otro tema sobre el que tendremos que opinar es sobre los allanamientos nocturnos, porque el plebiscito impulsado por Cabildo Abierto, está lejos de las 270 mil firmas necesarias, a menos de 15 días del cierre del plazo constitucional para presentarlas).

Y ya que me lo plantea, se lo digo, cada vez que escucho a los dirigentes políticos de todos los partidos oponerse a la iniciativa del Pit-Cnt (incluidos referentes frenteamplistas que a uno lo desilusionan), más me convenzo de la necesidad de respaldarlo y que triunfe. Le soy sincero, no me preocupa mayormente la cuestión del trabajo hasta los 65, de hecho, la mayoría de la gente lo hace porque las jubilaciones que se pagan no alcanzan para nada, pero sí estoy convencido de la necesidad de eliminar el sistema privado de pensiones y jubilaciones.

Cada vez que dicen “cuidado, se viene una catástrofe si sale el plebiscito, perdemos el grado inversor ¡Qué dirán los capital internacionales, las calificadoras de riesgo!” -y blah, blah, blah-, más convencido quedo de votarlo. No porque me gusten las catástrofes, sino porque sé que no ocurrirá tal cosa y porque de aprobarse el plebiscito, la nación recuperará miles de millones de dólares de los uruguayos, que andan financiando proyectos por el mundo, mientras pagan jubilaciones miserables. Es necesario volver al régimen solidario e intergeneracional. Es necesario que el Estado cubra las necesidades de financiamiento que tenga el régimen previsional y es necesario que el gran capital aporte más para el sostenimiento del sistema. Lo demás, son parches.

Pero usted me está distrayendo del objetivo inicial de este texto -si es que lo tuvo en algún momento-, yo no quería hablar de la previsión social, tan sólo decirle que la Constitución no es el lugar adecuado para dirimir la incapacidad de síntesis del sistema político.

Y antes de la retirada le quería hacer un aditivo al texto de la semana pasada sobre los empresarios devenidos en políticos. Hay un discurso que busca imponer la idea sobre que los empresarios exitosos pueden ser buenos políticos. Nos dicen que como administran bien sus empresas, pueden administrar bien un país. Yo le digo que nada es tan lineal.

Puede ocurrir sí, que algún empresario sea un buen político, por qué no, pero eso ocurre si ese empresario se da cuenta que a la política no se llega a mandar y ordenar, se llega a administrar las tensiones sociales, una tarea que es mucho más compleja y difícil de conseguir que la obediencia de un buen empleado. Si el empresario llega a la política con ganas de mandar, entonces será un fracaso.

Eso sí le aclaro, así como los empresarios pueden ser buenos gobernantes, también lo pueden ser maestros/as, profesores, científicos/as, médicos/as, dirigentes gremiales o el verdulero. Lo principal, más allá de la profesión, es que escuchen mucho y hablen poco.

Dichas estas cosas el escriba se retira ya. Si todo sale como uno espera, en siete días nos deberíamos estar encontrando otra vez en la página 4 del pasquín de pueblo para seguir hablando de lo que nos pasa. Hasta entonces.

Imagen ilustrativa, tomada de la web.

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "La censura no existe"

5 Mins read
Amordazado, condicionado y vigilado, el escriba de pueblo comienza una nueva edición elucubradora, consciente de que el regreso a oscuros tiempos amenaza…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Escándalos, periodistas y plebiscitos"

5 Mins read
Raudo avanza mayo y con él el proceso electoral se vuelve más presente en las vidas de todos y de todas. La…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "'Pepe', arenita y trifulcas"

5 Mins read
Tenga usted a bien recibir a este escriba de pueblo en una nueva ocasión. Hace tantos años ya que sigue lo que…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!