Elucubraciones

Elucubraciones semanales: «La lucha por el centro»

5 Mins read

Abril transita raudo y decidido hacia su final; allí asoma mayo y la campaña electoral hacia las internas del 30 de junio se intensificará en territorio (por ahora se ve mucho en los medios y poco en la calle). En la semana que pasó, hubo novedades de carácter nacional que bien vale la pena que el escriba de pueblo los observe con su mirada nada objetiva. En una de esas, encuentra interesantes los pensares que acá se transmiten; si a usted le parece, es hora de ir empezando.

Al final ocurrió lo previsible, Mario Bergara amagó tanto que terminó desistiendo de su precandidatura en la interna frenteamplista. Responsabilizando a la “polarización” entre Orsi y Cosse por el fracaso de su candidatura, dijo no va más y se fue detrás del ex Intendente de Canelones, porque dice que éste está captando el tan mentado centro político, que él quiso representar en el FA y no pudo lograrlo.

No voy a abundar en comentarios sobre lo que provocaría la decisión de Bergara en la disputa entre las dos principales precandidaturas del FA, porque no me queda claro quién se beneficia y quién se perjudica, pero si me quiero preguntar en voz alta, junto a usted que me sigue la cabeza cada semana, qué es el centro ideológico al que todos quieren conquistar para octubre.

¿Qué es ser de centro? Eso le pregunté al tío Google, como para tener un punto de partida que puede no ser muy científico pero ayuda al entendimiento de los simples mortales como uno. Lo primero que me respondió fue esto: “quienes están en el centro creen en reformas responsables y están dispuestos a entender que la política es sobre todo construir acuerdos y consensos”. Bárbaro, digo yo y de inmediato me pregunto qué es una “reforma responsable”, dejándome insatisfecho con la respuesta.

Otra definición complementaria a la anterior podría ser que el centro “combina la libre empresa con el intervencionismo selectivo del Estado” en áreas tales como la educación o la sanidad. Por algún otro lado leí que los del centro toman lo mejor de la izquierda (la preocupación social), con lo mejor de la derecha (el libre mercado), aunque uno duda de si el libre mercado se puede considerar “lo mejor” de algo.

Como puede verse los significados del centro son muy diversos y difíciles de encuadrar; los hay más intervencionistas, menos intervencionistas, hay más de centro derecha, más de centro izquierda, más de centro –centro. Es decir, es demasiado laxa la categoría. Alguien podría sentirse de centro porque sueña con una buena educación y una buena salud pública aunque respalde a un gobierno de corte dictatorial. O puede alguien pensarse de centro por ser muy democrático en lo político, en lo social y en las costumbres pero negar toda intervención del Estado en la economía. O sea, el centro lo va creando cada uno según su conveniencia.

Sabe lo que a mí me causa gracia es cuando los analistas, los “dotores” intentan situar, localizar al votante del centro. El centro está, según los académicos, en una especie de clase media y media acomodada, sensible socialmente, pero que no quiere que la molesten demasiado con impuestos o presiones tributarias y que está altamente preocupada por la seguridad. Es decir, es el habitante medio de los barrios de la costa montevideana (un par de cientos de miles de personas), y unos miles más de personas en el interior, algunos funcionarios del Estado, profesionales liberales, jubilados de altos ingresos y pequeños propietarios.

De ellos hablan los analistas cuando hablan del centro, se refieren a una categorización económica del votante, que no es importante numéricamente pero que es la más influyente en el entramado social uruguayo, porque entre otras cosas, tienen a disposición los grandes medios de comunicación.

En síntesis, a ellos fue a los que no conquistó Bergara; según los politólogos, ya los habría conquistado Orsi y recuerdan que ese mismo centro ya había abandonado al FA para irse con Talvi (y junto a los “pobres” que conquistó Cabildo le hicieron perder la elección 2019).

Déjeme decirle que usted y yo, estimado/a lector/a, no entramos ni por asomo en ninguna de las categorías del centro que imaginan los analistas, por lo tanto tendríamos que situarnos en alguno de los extremos del universo ideológico.

Ahora, podría uno también preguntarse si existen las derechas y las izquierdas. Hay gente que dice que ya no existen. La verdad es que entiendo que cada vez hay más derecha y menos izquierda en el mundo. De tanta preocupación que hubo por conquistar el centro, se abandonó el objetivo de llegar a una sociedad mejor por el de una sociedad posible y en esa concesión ideológica, la derecha se ha ido corriendo hacia la extrema derecha mientras se adueña de terminologías y simbologías de la izquierda, transformándolas en lo anverso de su original acepción, como por el ejemplo con la idea de qué es ser libertario (tranquila/o, eso podría ser tema para otra ocasión).

Pero vayamos al universo de los ejemplos para darle un poco de picante a esta columna. ¿Pablo Mieres, qué es? Si usted le dice a un votante del Partido Comunista o del Partido Socialista que es de izquierda se le van a reír en la cara. Sin embargo el Presidente dice que la coalición tiene un sector de izquierda al referirse a Partido Independiente y es más, lo puso como Ministro de Trabajo para generar simpatías en el mundo sindical, aunque, en verdad, no le ha ido nada bien. ¿Entonces, qué es Mieres? Mieres es suyo y se adecua a las circunstancias.

¿Era Ernesto Talvi de centro? Le diré que lo han querido pasar como eso, pero es uno de esos tantos economistas de consultoras que viven entre índices, gráficas, porcentajes, libres mercados y vaticinios, que se chocan con una realidad subjetiva que desconocen, más allá de los datos. Podía tener algunas posturas liberales en lo comportamental, pero no me alcanza con eso para colocarlo en el centro de algo.

¿Bergara es de centro? Bueno, a priori sería el perfecto centrista. Cultural y socialmente sensible, pragmático en lo ideológico, sin deseos de ir más allá de ser un buen administrador del capital, su ideal de sociedad es la socialdemocracia nórdica (por lo menos la idílica imagen que nos llegó durante mucho tiempo, porque en el presente, las derechas copan los parlamentos nórdicos también).

¿Entonces quiere esto decir que en la interna frenteamplista, todo el centro está con Orsi? No necesariamente. La candidatura de Cosse reúne grupos como la vieja 99 de Michellini, a la propia hija de Danilo Astori, algunas departamentales de la 2121, incluso recientemente sumó al colorado Franzini Batlle como nuevo representante de la socialdemocracia.

¿En los partidos tradicionales, hay centro? Bueno, está difícil localizarlos. En el PN no diviso una posición centrista. El larrañaguismo se obsesionó con la seguridad y adoptó una actitud cuasi militarista que lo alejó de cualquier idea de centro. Tanto Raffo como Lacalle Pou (dígase ahora Delgado), son ultra liberales en lo económico (si se los dejara venderían todas las empresas públicas), por lo que lejos del centro quedan también. Gandini dice ser wilsonista, pero como el seregnismo del FA suena más a impostura que a postura.

¿Y el Partido Colorado? Todos sus precandidatos dicen representar al centro, pero en verdad es un partido que hace mucho tiempo expulsó al centro (que se fue al FA), y hoy lucha por la sobrevivencia, con el dolor de haber sido y ya no ser.

Me va a tener que disculpar, pero debo darle cierre al texto. Como siempre ocurre, uno se entusiasma y escasea el poder de síntesis. Así que la dejo por acá, sintetizando le digo que el centro está, según el extremo en que se encuentre uno. Es difuso y nadie lo tiene ganado o perdido de antemano. Hasta la próxima.

Imagen ilustrativa, tomada de la web. 

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "La censura no existe"

5 Mins read
Amordazado, condicionado y vigilado, el escriba de pueblo comienza una nueva edición elucubradora, consciente de que el regreso a oscuros tiempos amenaza…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Escándalos, periodistas y plebiscitos"

5 Mins read
Raudo avanza mayo y con él el proceso electoral se vuelve más presente en las vidas de todos y de todas. La…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "'Pepe', arenita y trifulcas"

5 Mins read
Tenga usted a bien recibir a este escriba de pueblo en una nueva ocasión. Hace tantos años ya que sigue lo que…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!