Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 4 horas


05.07.2017 | Sociedad | 390 lecturas




Presidente de COVILIBER respondió a denuncias realizadas por carta a "El Bocón"

Presidente de COVILIBER respondió a denuncias realizadas por carta a "El Bocón"
Gastón Varela, presidente de COVILIBER II.

Por esas cosas de las redes o de las comunicaciones modernas, llega el jueves pasado a nuestro correo, una copia en formato "pdf" de la última edicion del semanario de distribución nacional "El Bocón", un medio que no está entre nuestras referencias ni lecturas diarias. Intrigados ante los por qué de esa misteriosa remisión, revisamos la publicación y encontramos una imagen conocida -la coopertiva de viviendas COVI-LIBER II en su etaqpa de construcción-, y un título impactante: "Cooperativistas denuncian manejos y reclamos por obras a la Alcaldía" y como colgado agregaba: "La Comisión Directiva de la Cooperativa COVILIBER II de Libertad, le debe a proveedores y nadie paga la cuota social".

Pasamos al texto y de inmediato uno se encuentra con unas cifras contundentes. "La Comisión Directiva debe a una lista de empresas de la ciudad por más de U$S 40.000 o sea 1.000.000 de pesos uruguayos, aproximadamente, estas empresas son Barraca del Sur, Aluminios Guelvenzu, Veta Amlobamientos de Cocina, Retro Gala e Ignacio Torres Electricidad. Los denunciantes dicen, dicen en sus cartas que llama poderosamente la atención que existan esas deudas porque el monto del préstamo cubría todo el presupuesto de la obra y que no abría (textual), motivo para deber a nadie".

De esa forma, comienza una nota que abunda en detalles sobre el proceso de construcció de la cooperativa y genera suspicacia sobre las personas que integran la comisión directiva, en particular sobre su presidente Gastón Varela y "las señoras" -así las nombra-, Valeria Fernandez y Laura Ankich.

La nota abunda en detalles como que habría tres o cuatro familias al día con la cuota social, que la mayoría se habría acogido al subsidio establecido para las cooperativas y que eso no se condice con el nivel de vida de la mayoría, "porque hay gente que no trabaja, pero tiene un confort en sus viviendas que no es propio de sus ingresos".

En su nota, Jorge Bonica, el director de "El Bocón", dice haber estado en Libertad para comprobar las denuncias que le llegaron por carta (raro que si estuvo en Libertad, haya ilustrado su nota con una foto previa a la inauguración de la cooperativa, que publicamos en la página web de La Semana hace más de un año), y alega haber comprobado en el lugar las denuncias. Luego, la nota se deriva hacia criticas al Municipio -las alcaldías en Uruguay no existen-, que no hacen a lo medular de sus denuncias.

LA DIRECTIVA La Semana se comunicó el viernes con el presidente de la cooperativa Gastón Varela, quien aceptó hablar con este medio pensando que la consulta que queríamos realizarle tenía que ver con algún comentario al respecto de la situación de la cooperativa en las redes sociales. No conocía la nota de “El Bocón” hasta que de ella le hablamos en el encuentro mantenido en su casa. De todas formas, parece tener bien claro de lo que se habla y brinda una versión un poco menos caótica de la que presenta Bonica en su artículo, pero a la vez desencantada del entorno que rodea a la cooperativa, más allá de la satisfacción por tener su casa propia.

Gastón Varela es claro al comiezo del diálogo: “que la cooperativa quedó debiendo se sabe, todos lo sabemos, se ha hablado en las asambleas y este en un pueblo chico y se sabe”, dijo, pero aclaró que se cumplió con todo lo que se tenía que hacer, quedaron “todas prontas”.

La deuda, para Varela, tiene una explicación sencilla y sin misterio. “Nosotros trabajábamos con un Instituto de Asistencia Técnica (IAT), que son los que nos asesoran en todo el proyecto, son los que saben, viven de las cooperativas, hay arquitectos, asistentes sociales, abogados, escribanos”, explicó primeramente.

“Cuando estábamos a punto de terminar nos dijeron que veníamos bien con la plata, que nos iba a dar para hacer los cimientos de los muros, inclusive hasta los muros podíamos llegar a hacer. Faltaban un par de meses para terminar la obra y con el aval de ellos arrancamos a hacer los cimientos para los muros. Se hicieron llegó el fin de la obra y nos dimos cuenta que los muros no los ibamos a poder hacer. Cuando llegó la última partida, nos dimos cuenta que ya estábamos debiendo”, contó el Presidente de COVILIBER II.

Gastón Varela coincide en que la deuda ronda el millón de pesos, pero de ese dinero, hay que restarle un 1% del monto total de la obra, que retuvo por error el Banco de Previsión Social (BPS). Explicó Varela que entre el BPS y la Intendencia, retienen un 2% de lo recibido. Cuando se termina la obra, vienen arquitectos de ambos para ver si lo que se hizo es lo que está en los planos y esa plata se devuelve, pero tuvimos problemas con el BPS porque la planilla no había sido bien ingresada, estaba como si hubiera sido una obra común hecha por una empresa, no como una cooperativa de ayuda mutua. Saltó una diferencia, porque las horas de los cooperativistas no llevaban aportes y aún no hemos podido cobrar esa retención. Estamos luchando para poder cobrarlo, no da para cubrir todo, pero con esa devolución, que es cuestión de tiempo que llegue, paliaríamos bastante”.

Gastón Varela se mostró tranquilo, porque “nosotros hemos hablado con los proveedores y saben cuál es la situación”.

DECISIONES Además, explicó que “en la última asamblea vino la contadora (María Inés Placeres), y ahí organizamos un plan de pagos, hubo socios que estuvieron de acuerdo y otros que no y todo esto se generó porque hay gente que no quiere pagar lo que se aprobó en la asamblea. Es sencillo, ahora no podemos arrancar los cimientos de los muros para devolverlos a la barraca. Es responsabilidad compartida entre todos, nosotros confiamos en el asesoramiento, porque ellos trabajan de esto”.

Consultado respecto a cuánto deberá pagar extra cada cooperativista para solventar la deuda, dijo que son 24 mil pesos. “Se planteó la posibilidad de hacer alguna rifa, como cuando arrancamos, pero llegado el momento todos se echaron para atrás, poca gente tiene ganas de trabajar ahora que están metidos en las casas”.

Varela muestra su malestar y desgaste por toda la situación. “En lo personal hace cinco años que estoy en la Directiva y creo que cumplí un ciclo, estoy cansado. Todas estas cosas te desgastan. No es lindo estar metido en esto y la ganancia que sacamos es la misma que la de todos, tener nuestra casa”, dijo el Presidente que contó que “cuando se presentó el balance, se llamó a elecciones, que serán ahora en julio y ves que no hay gente que quiera estar en la Directiva”.

Varela dijo que la próxima Directiva puede estar tranquila porque “ya hablamos con todos los proveedores y accedieron a nuestro planteo, porque lo que quieren es cobrar y la mayoría de nosotros lo que queremos es pagar”.

Dijo luego Gastón Varela que “si nosotros no hubiésemos hechos los cimientos, cada uno los hubiera tenido que hacer y quizás andaba en esa plata si lo construían cada uno por cuenta propia”.

El Presidente de la cooperativa mostró su malestar por la forma en que se juzga a la Directiva. “Desde esta publicación, hasta comentarios en la calle, he escuchado que la Directiva se estaba robando la plata y cosas así. Estamos molestos pero tranquilos porque conversando con gente de otras cooperativas, nos han dicho que esas cosas siempre pasan en las cooperativas”, comentó.

INVERSIÓN Lo importante, añadió, es que “las casas están habitables, hay gente que se metió para adentro y no le ha hecho nada, porque no ha podido, pero la casa estaba bien”.“El préstamo era de 68 millones de pesos, estamos hablando que se quedó debiendo un millón de pesos, pero no le falta un millón de pesos a la cooperativa en inversión, se gastó un millón de más y se quedó debiendo”, explicó.

Afrontar la deuda “va a llevar un tiempo”, dijo Varela. “Intentamos hacer una rifa buena pero nadie quiso vender los números, tuvimos que hacer una rifa chica para el Día del Padre”.

“Nos propusimos poner mil pesos por mes y como extra, hacer una rifa grande para poder terminarla antes. Algo tenemos que ir haciendo. Esto se votó en asamblea y hay que acatar, si no lo hacen hay mecanismos de sanción, que terminan en la expulsión”, culminó diciendo Gastón Varela.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy