Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 7 horas


12.09.2017 | Deportes | 382 lecturas




El encuentro de Baskin visto por los visitantes

El encuentro de Baskin visto por los visitantes
Los tres entrenadores visitantes junto a Suárez.

Claudio González, el entrenador de Los Tigres, contó que “es la primera vez que salimos del país junto a chicos especiales para jugar y compartir un día de entrenamiento” y explicó que “hubo que convencer a los padres, convencer al Club y desarrollar todos los preparativos un poco a la sombra para no generar expectativas incluso en los que no iban a venir, estuvimos aproximadamente un mes en esa organización del viaje”.

El entrenador dijo también que “consideramos como muy positiva la experiencia, sobre todo porque los padres que nos acompañaron vieron respuestas muy positivas de los chicos”.Los pequeños (enormes), logros de cada chico significan una tremenda gratificación para sus entrenadores, Claudio dijo que “siempre repito que cuando uno de lo chicos logró atarse los cordones por primera vez, yo me siento Phil Jackson” (legendario jugador y entrenador de la NBA).

Néstor Albarenque por su parte tiene la doble condición de preparador físico y padre de tres de los chicos de la delegación argentina, dijo que “tengo dos hijos con discapacidad, por lo que me tocó trabajar y aprender día a día y de a poquito y sumarme a este proyecto en el que llevamos cinco años, en el que damos charlas enfocadas más a los papás, intentando ayudarlos y demostrando que no hay barreras, que las barreras a veces las pone la gente pero no son reales, uno a veces los ve con una discapacidad, pero hoy los vimos y nos dimos cuenta que son atletas, representando a su país y a su pueblo”.

Néstor agregó que “la aceptación comienza por casa, entender que uno tiene un hijo con una discapacidad no es fácil, cuando eso se acepta ya nada es tan cuesta arriba como en principio puede parecer y venir hoy ha sido una experiencia fantástica, como papá, como profe y viendo además de qué forma se integraron los chicos”.

WG La conversación con el entrenador brasileño Wanderson Geremías fue un gratificante desafío, si la traducción no es absolutamente perfecta lo sabrá disculpar el lector, pero la comunicación con “W” se hace sencilla en el contacto directo, en el afecto y sensibilidad que su enorme humanidad transmite y que supera largamente las barreras idiomáticas, cuando habla gesticula, sonríe con optimismo y abraza al que esté al lado, poniendo acción a lo que dice.

El entrenador dijo que “la experiencia de estar aquí es muy especial, nosotros necesitamos estar con el otro, conectados, mirándonos a los ojos, abrazándonos y desarrollando la capacidad de estar juntos en este evento, nosotros pensando allá, ellos pensándolo en Argentina y pensar también acá en Uruguay las actividades para los chicos”.

“W” agregó que “tuvimos mucho trabajo pensando en cómo financiar nuestro viaje, queríamos venir con 40 chicos y sólo pudimos llegar con 10 o 12, pero que yo esté hoy aquí hablando ojo a ojo (cara a cara), contigo, significa que sorteamos las dificultades, independientemente de las capacidades físicas, independiente del color de mi piel, independiente también de cuánto tengo, todo siempre es posible.”

El entrenador dijo que “la gente que nos apoyó en Río, la que apoyó en Argentina y la que apoyó en Libertad, los que trabajaron para todo esto, lo hicieron posible y no importó la lluvia ni las dificultades, la gente lo consiguió y hoy estamos juntos, la Expo Baskin 2017 es una realidad”.

Néstor acotó que “ver a Wanderson trabajar con los chicos y la capacidad que tiene de comunicarse y de qué forma ellos están siempre con él, sacándose fotos, abrazándolo y él les devuelve eso y mucho más”.

Wanderson dijo que el “Proyecto Cultura na Cesta lleva 12 años de trabajo, con chicos ciegos, sordos, en silla de ruedas y de contexto social muy severo y para todos estar aquí hoy es una experiencia tonificante, independiente del nivel competitivo” y agregó que “venimos de comunidades donde hay un clima de guerra instaurado (en las favelas de Río) y lo que hacemos es algo que retorna a las propias comunidades, nos conectamos con los barrios, con las escuelas, siempre sorteando barreras que puedan existir”.

Por Jorge Gambetta.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy