Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 5 horas


02.06.2017 | Cultura | 133 lecturas




Este sábado, el Gran Gustaf en Casa de la Cultura con "Yo soy aquél"

Este sábado, el Gran Gustaf en Casa de la Cultura con "Yo soy aquél"
El humorista vuelve a la Casa.

El estreno del nuevo unipersonal de “El Gran Gustaf” llega a Libertad, a la sala de la Casa de la Cultura. La calidez de la María Búa abraza de lleno al artista, que vuelve con un espectáculo más íntimo, después de haber colmado un Estado Centenario de risas.Ya es algo habitual en este actor estrenar en Libertad. Él se lo toma hasta con humor: “me gusta la sala, desde la primera vez que fuimos me gustó. Además siempre nos recibieron bien y nos sentimos cómodos”, dice Gustaf. La gracia, o el chiste que le gusta cómo suena es “estrenar en Libertad”.

No sólo es la sala, el ambiente que genera y la intimidad que crea entre el artista y los espectadores, para Gustaf hay algo más: “ya le tomamos cariño, además, en nuestro equipo hay gente que es de San José, y mi madre era de San José”. A esto se le suma algo mucho más mínimo y es que le parece que la Casa de la Cultura de Libertad siempre manejó de forma profesional sus presentaciones.

Como de rutina ya todo sigue, después de Libertad a pleno lo recibe todo el resto del país. Todos los fines de semana un sitio distinto del basto Uruguay va a tener la mínima historia de “Yo soy aquel”.

Para Gustaf el teatro es un medio único, y presenta muchas ventajas respecto a todos los otros medios. Gustaf dice que le gusta algo: “ser un artista presencial”. Estar cara a cara con el público, esa posibilidad que permite el teatro y que la radio y la televisión desconocen, es lo que encanta a este actor.

No es bueno nunca olvidar las raíces, los inicios de todo: “provengo del teatro, el teatro es magia, es mentira, pero es a la vez fascinante. Es así, te permite estar viendo de forma on line la reacción del público”, dice el actor que agrega que no hay mensaje de la gente como los mensajes que llegan en el teatro.

Lo otros medios le agregan invierno a todo, le tiran temporales de lluvias y nubes grises tapan la interacción de actor-mensaje-público. “En la radio te pueden mandar un mensaje, o hasta un mensaje de voz, pero igual. Y la televisión es un medio más frío”, dice. Y cuando se le pregunta qué es el teatro, no duda y le pone fibras: “el teatro es carne, hasta ahí a dos metros y la gente ve cómo vos estás manejando lo emocional, la voz”.

FUERZA DE PIBE Este unipersonal viene distinto a lo último que hizo, pero también a la línea que estamos acostumbrados a ver del artista. Las risas van a estar, pero Gustaf dice que serán más bien sonrisas que carcajadas. Este espectáculo toma un momento de su niñez, que es cuando a los 8 años se prepara para una fiesta de fin de curso escolar, y cuenta esta historia desde distintos personajes.

“Yo soy aquel”, ya dice mucho desde el título. El monólogo toma un momento preciso de la infancia del propio artista y en base a ese elaborar toda la trama. Se vale de varios personajes que desde su punto de vista cuentan esta misma historia.

Para el actor es un espectáculo que va en busca de la fuerza del niño interior que tenemos adentro. Es también “llegar a aquella inocencia y sabiduría que tenemos de niños y que de adultos perdemos. El niño se crea una realidad y se la cree, hace todo en función de eso que cree. Veo a los niños como seres más elevados”, agrega el actor.

Esta historia que recrea los preparativos de una fiesta de fin de cursos es para Gustaf “un monólogo pequeño, que yo me podría sentar en el banco de una plaza y contárselo a alguien al oído”. Es una anécdota costumbrista y para explicar lo intensa y mínima que es agrega: “es cortar un pedacito de una cinta de VHS y mostrarlo”.

Más allá de la historia hay temas universales que están bien presentes en la obra. “El manejo del ego, la ansiedad, el miedo, son todos temas que después de adultos no podemos manejar, pero que seguro de niño sabíamos mejor”.

VITALIDAD Esta historia nació con fuerza, como niño que sale del útero de su madre con decisión y a los primeros gritos de pujar de su madre. El texto y la idea del espectáculo tiene tiempo, mucho antes de que hiciera su retiro de los medios Gustaf ya tenía bocetaada esta idea.

Después de citar a su público al cielo abierto del Estadio Centenario Gustaf tenía ganas de hacer algo “menos explosivo, un poco más corto en la duración, más mínimo y también reflexivo”. Esto no quiere decir que el espectáculo es una tragedia, sino que es un monólogo en enérgico que no busca la carcajada constante.

El espectáculo anuncia tener la fuerza del detalle, porque “se narra un cuento pequeño, con las pausas necesarias para contar una historia”. Gustaf dice que la gente se va a reír, pero se va a encontrar con algo un poco nuevo “la gente me va a ver desde otro punto de vista y es para mí también un ejercicio desde el punto de vista actoral.

MEDIOS El actor comenzó este año un nuevo proyecto en radio. El programa que conduce es de una hora, de 8 a 9 por Océano Fm y trae una propuesta nueva, las noticias son contadas desde personajes que se valen del humor para dar la información. “Estoy muy contento con este proyecto, la verdad es que estoy feliz es un formato nuevo, y es algo muy distinto a todo lo que hay a esa hora en radio, soy una especie de condu-actor”, dice Gustaf.

La distinción clave es que el propio actor es quien cuenta las noticias y no como estamos acostumbrados que es al contrapunto de realidad-ficción. Es decir, no hay un periodista que cuenta y un actor que desde el humor viste, critica o ridiculiza algún aspecto de las noticias, en este programa, “Amanece que no es poco”, todo es verdad y todo es ficción. La idea del programa es que la gente se pueda quedar a las 9 de la mañana con los principales títulos. El actor contó que el trabajo de producción para este programa de radio es grande y que la labor del operador es fundamental para poder crear esta especie de mundo surrealista.

Pero para poder llegar a un mundo conocido, personal, íntimo, al que nunca accedemos porque parece que los adultos no podemos perder tiempo en dudar, jugar y afrontar nuevos desafíos con seguridad, no hay que prender la radio, hay que salir caminando hasta la Casa de la Cultura de Libertad, el próximo sábado. Hay que mencionar además, que una semana después, el 10 de junio, estará en los salones del club San Rafael de Rafael Peraza.

Por Karen Parentelli.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy