NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Variedades

El mijo, un plus de nutrición

4 minutos de lectura

Al hacer referencia a los alimentos que brindan importantes aportes nutricionales a la dieta diaria, esta semana, incluimos a uno de los más saludables. A pesar de no contar entre los más comunes, sobre todo en las mesas uruguayas, este grano representa un super alimento.  En este caso nos referimos a la semilla de mijo. Lo que nos regalan estas pequeñas maravillas, no son encontradas en muchos alimentos sobre todo de uso cotidiano.

Por esta razón y como forma de que podamos comenzar a incorporarlas en algunos platos, es bueno conocer algunos datos interesantes sobre esta semilla.

DATOS IMPORTANTES | El mijo (Panicum miliaceum), pertenece al género de las gramíneas. El mijo significa “barrera contra el hambre”. Crece en tierras pobres con pocas lluvias y si éstas no se producen, las plantas hibernan para esperar las siguientes; además el mijo cosechado puede almacenarse sin dificultad por varios años. Su cultivo para alimentación se remonta a los tiempos prehistóricos siendo Africa la principal zona de cultivo de este cereal.

Por estas ventajas y otras, buscar alternativas para su consumo, puede ser de gran ayuda para corregir algunas deficiencias nutricionales tanto de niños como de embarazadas y personas mayores.

El mijo es un cereal muy antiguo. En China e India ha sido el alimento básico durante más de 3.000 años, siendo hoy, el principal cereal para más de 500 millones de personas. Pueblos guerreros como los etruscos, romanos o griegos, según cuenta la historia, se alimentaban con mijo para mantenerse en forma física y mental. Los hunzas del Himalaya (famosos por su longevidad) lo siguen teniendo como cereal básico en sus dietas. Lamentablemente en nuestro país, se lo consume muy poco y sólo muy especialmente, en ciertos platos vegetarianos.

El consumo de este cereal milenario, se ha ido transmitiendo de generación en generación, debido al conocimiento que tenían sobre algunas de sus propiedades, tanto alimenticias como medicinales. En los últimos tiempos se han ido rescatando parte de esos conocimientos y han salido a la luz sus invalorables beneficios así como su versatilidad para incorporarlo sin problemas a diferente tipo de platos. Es un cereal que posee granos pequeños (de 2 a 3 mm), brillantes y ovoidales y que según las variedades, pueden poseer diferentes colores. Los que más se destacan, son los de color dorado, por poseer un sabor muy especial.

 

PROPIEDADES | El mijo es un alimento con altas propiedades nutricionales que no goza de la popularidad del trigo o del centeno. A pesar de ello, esta diminuta semilla, posee un alto contenido proteico de elevado valor biológico, más completas que el maíz, arroz y trigo, siendo junto con la avena, el cereal más energético conocido. Contiene importantes minerales como el hierro, magnesio, calcio, potasio, fósforo, sodio, cinc y vitaminas (A, B y PP).

La presencia del magnesio lo convierte en un muy buen fijador de calcio, a la vez que representa una importante ayuda en la función cardíaca.

Es uno de los cereales más ricos en aminoácidos que el cuerpo necesita para cumplir sus funciones de reparación, producción de hormonas y activación de enzimas. Tiene además la importante propiedad de alcalinizar la sangre. El silicio presente en el mijo, favorece la acción sobre el esmalte dental, así como sobre el cabello, las uñas y la piel en general.

Presenta fibra soluble y es muy recomendado para combatir anemias, para embarazadas y en períodos de lactancia, también para quien realiza trabajos intelectuales, debido a la presencia de lecitina y colina.

Otra de sus propiedades, es la de ser un excelente diurético. Por su parte, desde la medicina naturista, se  considera al mijo como un alimento anti-estrés.

Es un cereal que tiene como características fundamental que puede ser consumida incluso por los celíacos, ya que es un alimento con la gran ventaja de que tiene un bajísimo contenido en gluten, por lo que  puede ser incluido sin ningún problema en estas dietas. El mijo posee además un importante poder regenerador y fortalecedor del sistema nervioso.

Como conclusión, esta pequeña semilla, representa un cereal muy interesante para incorporarlo a la alimentación diaria en todas las estaciones del año y para  todas las edades, siendo un gran alimento para paliar las necesidades nutricionales de la humanidad. No presenta contraindicaciones.

EN LA COCINA | Se lo puede utilizar en gran variedad de preparaciones. El característico sabor suave del mijo, lo hace muy bien combinable con legumbres, verduras y hortalizas.

Se lo puede incorporar a diferente tipos de platos, tanto dulces como salados, por lo cual va bien en postres, sopas, cremas, panes, cazuelas, ensaladas y tartas, ofreciendo muchas otras alternativas culinarias.

Tiene los mismos usos que el resto de los granos integrales y se cocina como el arroz, en unos 20 minutos. En lo posible siempre, al igual que otros granos y semillas, es conveniente remojarlo previamente algunas horas, para lograr una cocción más rápida.

Se lo puede mezclar, dando excelentes resultados, con alimentos de sabores intensos como la cúrcuma y las algas, entre otros.

Uno de los principales usos que se le da, es como una importante opción para el desayuno. Esto se debe básicamente a que se trata de un cereal muy energético, por lo que incluirlo en esta comida del día, junto con licuados de frutas o yogur, por ejemplo, brinda una nutrición casi completa para comenzar el día.

Su versatilidad está dada además, por la posibilidad que brinda esta semilla, de consumirla en todas las estaciones del año, permitiendo su utilización en una gran variedad de platos, tanto dulces como salados y siendo recomendable para todas las edades.

……..………………………………………………………………………………………………………………

Croquetas de mijo y zanahoria

Ingredientes (20 croquetas)

50 gr de mijo y el triple de agua para cocerlo, 1 zanahoria, ½  cebolla, sal, pimienta y orégano, pan rallado para rebozarlas.

Elaboración

Lavamos el mijo en un colador bajo el agua hasta que ésta salga transparente. Hervimos el mijo con agua con sal unos 20′. En este caso hemos usado ½ taza de mijo con taza y media de agua. Y si es necesario durante la cocción, añadimos algo más. Dejamos enfriar para que se apelmace como una masa. Rallamos la zanahoria y la cebolla. Juntamos en un bol el mijo cocido, compacto y blando, las verduras y las especias al gusto y mezclamos. Formar las croquetas, pasarlas por pan rallado. Se agrega 1 cda de harina si cuesta armar las croquetas. Freímos las croquetas en una sartén con aceite caliente. Se pueden añadir al mijo, otras variantes de verduras.

 

Por Yudith Píriz.

Leer Otros Artículos
COVID19CulturaVariedades

En el mes del libro, nos acercamos a autores singulares: Le Clézio y su vínculo con los "emberas" del Amazonas

6 minutos de lectura
Mayo es el mes del libro en Uruguay y para comenzar con la celebración el próximo 26 de mayo, nos acercamos a…
COVID19Variedades

La danza es una terapia reparadora que además, traspasa barreras culturales, políticas y étnicas

5 minutos de lectura
La danza como expresión corporal y rítmica, al compás de sonidos, representa un arte milenario que ha trascendido épocas y estilos. Como…
Variedades

Los cítricos, sabores para el otoño

4 minutos de lectura
Entre las frutas de potente sabor y aroma, la mandarina es la que se destaca. Representa uno de los cítricos que más…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!