NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Variedades

«El agente Topo» y una mirada reflexiva sobre la vejez

8 minutos de lectura

El tema de la edad y las circunstancias que rodean a cada etapa de la vida, es visto desde diferentes miradas. Médicos, especialistas de distintos ámbitos, psicólogos y terapeutas, investigan, analizan y desarrollan una amplia diversidad de estudios que permiten detectar factores o lugares comunes por los que toda persona transita en las distintas etapas de la vida.

Niños, adolescentes, jóvenes y adultos, tienen sus particularidades, que en gran medida determinan, qué sucede en los cuerpos y en las mentes de las personas en cada franja etaria y cómo éstas se manifiestan en cada uno. Sucede que en la generalización de ciertos rasgos o patologías, se eclipsan o minimizan otros aspectos que son tan o más importantes y válidos que esos datos estandarizados y tomados como secuencias invariables que se manifiestan en las personas de igual forma.

Respecto a los adultos mayores, los diagnósticos apuntan siempre a establecer reglas muy cerradas en las que se encasilla determinada patología y frente a ellas, la medicación siempre es la única solución, pero a partir de muchos estudios que tratan a las personas de forma integral, se ha determinado que no siempre un adulto mayor necesita un tratamiento convencional para sentirse bien.

Para acercarse a una parte de esa realidad, la cineasta chilena Maite Alberdi realizó un trabajo por demás interesante y emotivo, en el que desentraña situaciones que existen pero que, o no se las conoce o simplemente, no interesa saberlas.

 

DESAFÍOS | Alberdi llevó a cabo un trabajo de investigación, observación y una profunda reflexión, que permitió adentrarse en una realidad que nos cuestiona como sociedad.

El Proyecto Topo, muestra qué sucede en un residencial, cómo viven los adultos mayores, qué necesidades tienen y la atención que reciben. Esa realidad la intentó mostrar Maite Alberdi, en un documental que fue preseleccionado a Mejor documental y Mejor película extranjera para los premios Oscar 2021, ceremonia que se llevará a cabo el 25 de abril.

Explica Alberdi que buscó hacer un documental sobre el trabajo de un detective, lo que posteriormente decidió que sería una buena historia para relatar, desde un hogar de adultos mayores. “Como público, a mí siempre me interesó ver historias en el cine. Y procesos. Que las narrativas tengan un inicio, un medio y un fin. Entonces trato de buscar mundos y personajes en los que yo me asegure que voy a tener esa narrativa”, contó.

Se trató, según la documentalista, de un trabajo de mucha calidad, pero también de respeto hacia los adultos. Especificó que “fue un proceso minucioso que requirió de conversaciones previas, permisos especiales y, sobre todo, respeto. Es un trabajo de confianza, reciprocidad y profunda amistad”.

Marcela Santibáñez, productora general del proyecto, expresa parte de lo representó el proceso de filmación y cómo se trabajó desde el respeto. “Cuando conocimos el hogar San Francisco, y supimos que este sería el hogar de filmación, lo primero fue reunirnos con su Directora y con los miembros del directorio. Les contamos que queríamos hacer un documental sobre la tercera edad y filmar a los residentes en su día a día. Desde un inicio planteamos que nuestro método de filmación era de observación y que grabaríamos todo, lo bueno y lo malo. Una vez que ellos se interesaron con el proyecto, organizamos una gran reunión con todos los residentes y sus familiares -tutores legales- para contarles lo que teníamos pensado hacer”, comenta.

El trabajo por momentos se asimila a un documental de ficción y este aspecto está determinado principalmente por la forma en que se muestra la cotidianeidad de los adultos dentro del hogar y cómo los residentes, cuentan sus historias de vida, de una forma simple y abierta. “Se trata de un documental increíblemente real y yo soy una convencida que la realidad está llena de historias insólitas”, dice.

Explica que el desafío con El Agente Topo era cómo hacer un documental que pareciera ficción desde acciones reales. “La idea fue crear una película que pareciera ficción, para lo que estuvimos  trabajando en referencias cinematográficas y a partir de ahí, si bien todo es real, pareciera en su forma, una película de ficción de detectives. Claro que la gente parte de eso, de que es una ficción. Y después se dan cuenta que es real. Y cuando se dan cuenta se da otro nivel de identificación, de empatía y de conexión automática con la historia, y creo que ahí se vuelve universal”, comentó.

Entra en juego en el documental, la empatía pero también una profunda sensibilidad, lo que lleva a que muchos de los que lo ven, comienzan a conectarse con sus mayores de otra forma.

“La película tiene eso de que, a partir de algo medio gracioso del espía, el peor espía del mundo, te lleva a una trama o a una experiencia profunda y dolorosa, pero desde una excusa súper liviana y simpática”, cuenta.

TRABAJO | La productora explica que el documental implicó trabajo y dedicación y que costó llevar adelante todo lo necesario para que pudiera parecerse a una ficción. «Por ejemplo todo lo que Sergio, el detective protagonista, debió hacer fue un entrenamiento, todo lo que tenía que hacer como detective. Tuvo que aprender a mandar mensajes de texto y demoró más de seis horas  en aprender a mandar un wathsapp de audio”.

Con esa premisa, la Directora comenzó a dar forma a uno de sus trabajos más sólidos y también uno de los más celebrados de su carrera como documentalista.

Maite Alberdi dice que a pesar del trabajo cuidadoso y respetuoso, fue delicado, sobre todo desde el punto de vista de las sensibilidades de cada uno. “Creo que era delicado… Desde que lo descubrieran, esta película se acababa porque lo van a echar, hasta que él se sintiera desprotegido emocionalmente porque estaba trabajando en un caso que era complejo”, dijo.

Con 300 horas de material y cuatro meses de filmación, el documental lleva adelante sucesivas historias que pueden ser la de cualquier adulto mayor que vive en un residencial.

“Primero grabamos todo el entrenamiento de Sergio (Chamy, el protagonista de 83 años), en la oficina. Después entramos nosotros a grabar al hogar antes de que entrara Sergio, con la excusa de que estábamos haciendo una película sobre ese lugar”, contó.

Trabajaron con mucho cuidado y una estrategia que los llevara a realizar un documental emotivo pero a su vez, que provocara una gran reflexión. Explica la creadora que “en el hogar nosotros teníamos que actuar como que no nos conocíamos con Sergio y que él era un residente más. Durante el día él investigaba solo y por la noche cuando todos dormían, nos juntábamos para grabar los reportes, ahí organizábamos todo”.

En el proceso, la autora pudo desarrollar otros enfoques que ampliaron su horizonte en cuanto a las expectativas iniciales. “Al principio, estaba mucho más centrada en lo que el agente Topo iba a investigar pero yo creo que ese es el gran cambio que me regala el protagonista de la película, porque a él no le importa su misión y se empieza a abrir a otra experiencia, abre la película a otro lugar, que tiene que ver con lo que le va pasando a él con esas relaciones que va haciendo en el hogar”, cuenta.

Paciencia, captar detalles, ver caras y escuchar diálogos, llevó a Alberdi a desarrollar el ejercicio de esperar y de observar y de que los adultos se acostumbraran a verlos en el lugar y siguieran siendo ellos mismos. “En este filme estudiamos muchas referencias del cine negro y tratamos de ver qué se podía hacer con el cine negro en la realidad. Eso fue como el principal desafío”, explica.

El trabajo les permitió conocer muchas historias, lo que para ella, fue un gran aprendizaje.  “En el hogar había 60 mujeres, cada una de ellas con sus experiencias y sus diferentes historias, eso fue fascinante”, dice.

Su trayectoria tiene un hilo conductor y es mostrar realidades que permitan conocer esas historias. “El punto en común de mis documentales es que todo representan micromundos. Desde la intimidad de los personajes que filmo, podemos entender a la sociedad, a veces las grandes problemáticas sociales no tenemos que plantearlas desde el discurso político sino desde la experiencia de los individuos en su cotidiano y así podemos entender tantas formas de vida”, menciona.

Para la productora los pequeños detalles son los que hacen posible un conocimiento real de las situaciones; es lo cotidiano lo que muestra mucho más que otros trabajos sobre problemáticas sociales.

“En la película pasan dos cosas. Una es que, en el proceso de grabarla, la gente se abre a la cámara y se abre a contarnos cómo es vivir ahí y nos tratan a nosotros como uno más. Y también pasa que Sergio es una persona mayor que está dispuesta a vivir una experiencia y a escuchar a los otros. Y eso es nuevo para ellos porque son personas que no están siendo escuchadas, entonces cuando llega alguien nuevo, un amigo nuevo a escucharte y a ponerte oreja, todos te empiezan a contar y todos empiezan a crear vínculos. Y Sergio también. Él decía que estas señoras tenían demencia y ‘cómo me voy a relacionar con ellas, me voy a volver loco’ y termina siendo el mejor amigo de estas señoras”, comenta.

La creadora de Proyecto Topo, expresa que todo lo que allí sucedió, fue para ella, un regalo. “En esa vuelta que Sergio da, como que nos regala a nosotros también un impulso para romper los prejuicios y dedicarles tiempo a esas personas para que florezcan y se generen esas conexiones especiales. Y eso es muy bonito. Fue un regalo. Pero a la vez era delicado, porque se trataba de una persona mayor que se está exponiendo, que quedaba muy vulnerable, sin un apoyo familiar porque yo tampoco lo podía cuidar adentro”, comenta.

Por momentos temió por Sergio ya que tocó también su emotividad y manifestó al comienzo que quería irse del residencial. “Era una película arriesgada. El primer día él se quiso ir y llamó al hijo, pero ellos lo convencieron que se quedara”, dice. Cuenta luego que temía que ese fuera su nuevo hogar pero pudo entender su diferente situación frente a los demás residentes. “Creo que con el tiempo él también se dio cuenta de la suerte que tenía, de que tenía hijos que estaban haciéndole una promesa y que efectivamente lo estaban yendo a buscar y se lo estaban llevando a vivir con ellos. Creo que después de la película él valora aún más a su familia”.

La productora rescata algunas premisas importantes respecto a los adultos mayores y sus problemáticas. “Esto me habla una realidad importante de personas mayores que necesitan trabajar… y por otra parte, también habla de que estos adultos mayores quieren estar activos y no quieren estar aislados. Yo creo que la película retrata una edad de una manera muy diversa…..No podemos hacer un discurso unívoco sobre qué es ser mayor y qué es la tercera edad en el mundo. Creo que son personajes olvidados por la sociedad”.

“Es como si el olvido fuera el gran tema que está en cada uno de ellos y el que mueve la película. Creo que el gran tema es que estamos viviendo más, pero no estamos con ganas de vivir más. Y no es que estén todo el día llorando, sino que es un drama por debajo… hay un drama latente, profundo. Para mí el tema que los asfixia, el tema que los aterra, es la soledad. Más que la muerte es la soledad”, afirma Alberdi.

Por Yudith Píriz.

Leer Otros Artículos
CulturaVariedades

Susanna Tamaro y una encendida defensa de los valores perdidos, a través de la literatura

6 minutos de lectura
En los tiempos difíciles e inciertos por los que atravesamos, intentar enfocarnos en lecturas que lleven a la reflexión, puede ser de…
Variedades

Almendras, sabrosos frutos secos con variadas propiedades

5 minutos de lectura
Versátiles, agradables al paladar y con grandes aportes nutricionales, las almendras representan uno de los frutos secos más sabrosos, transmitiendo su particular…
Variedades

Christiane Northrup y las curanderas del alma; la salud de cada mujer en sus propias manos

7 minutos de lectura
Cerrando el ciclo del mes de la mujer, acercamos el trabajo de una especialista que desde hace tres décadas, viene enseñando a…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 275/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!

 
error: El contenido está protegido