Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 28/06/2022: «La vida en redes»

5 minutos de lectura

A san Juan, Alberto, José o María; le hacemos la fogata a todos juntos, para que pronto se lleven el invierno y nos traigan mejores climas para elucubrar. El cierre de junio nos agarra casi al borde de la filosofía barata -sin los zapatos de goma del Charly-, así que si esperaba un texto de barricada como para finalizar a full el primer semestre del año 22, se sentirá desilusionada/o, pero como soy terco y obstinado, me tengo fe para retenerle en los decires y hacer que me siga hasta el punto final, por más que no me centre en la crítica política pura, como está acostumbrada/o.

Es que como ya le he dicho en reiteradas ocasiones, nada de lo humano me es ajeno ni indiferente, mucho menos el fallecimiento de otro humano -que además es conocido-, por eso es que en redes sociales -en el “face”, bah-, hice mención a la muerte de dos personas vinculadas a los medios en el departamento de San José (Jesús Ferreira y Pablo Fernández), y lo que consideraba de ellos.

No hubo en mis palabras loas ni llantos estridentes, tan sólo algún superficial comentario sobre mi relación con estas personas, desde un plano de respeto hacia quienes ya no están y no se pueden defender (como pretenderé que ocurra conmigo el día que ya no esté acá).

Claro que respetar no implica mentirle a quien le escribo. Yo no era amigo de ninguno de los comunicadores fallecidos -ni ellos me tenían entre los suyos-, por lo tanto no podía explayarme en textos cargados de emotividad, por más que sentí el deseo de expresarme, porque realmente me sorprendió que estas dos personas, que trabajaron juntas, que compartían un estilo de comunicar -que a unos agradaba y a otros, como a quien esto escribe, no les gustaba nada-, que tenían posturas similares, que generaban rencores y amores en los lugares por los que pasaron, fallecieran con diferencia de horas. ¿Fue casualidad, destino? No lo sé, simplemente fue algo que me sorprendió y por ello lo quise dejar estampado en la red social, como hago con aquellas cuestiones que me impactan (las tonterías de todos los días ni las registro).

Como en las redes sociales -en verdad no sólo en ellas, pero ahora me estoy refiriendo a ellas-, falta mucha comprensión lectora, alguno agarró para el lado de los tomates (o de las berenjenas, vaya uno a saber), y por supuesto, no faltó el comentario con cizaña de quienes no saben lo que es el intercambio respetuoso de ideas entre personas que pueden pensar diferente.

Yo se lo escribí en esta columna en alguna otra ocasión que me parece un disparate leer de gente que festeja la muerte de alguna figura pública. Por ejemplo se lo dije cuando, por la misma red social que le mencioné más arriba (vamos a no hacerle tanta publicidad), leí comentarios que celebraban el fallecimiento del ex ministro del Interior Eduardo Bonomi.

Creo que también en esa ocasión le escribí que ni ante la muerte de los más connotados represores de la dictadura me he regocijado, por eso le pregunto: ¿a alguien le cabe pensar que pueda no condolerme del fallecimiento de una persona conocida?

Sabe, la duda que me surge, cuando leo esas celebraciones, es si los que festejan muertes se consideran dioses de un nuevo olimpo griego (una red social), que se sientan a ver cómo a los simples mortales se nos da por morirnos, sabedores que es una experiencia que no vivirán. Seguro es gente a la que le falta perspectiva.

Pero dejemos a la muerte en paz y veamos otros especímenes que pululan en las redes. Cualquier comentario puede producir un incendio y generar una revolución espontánea, porque cualquiera puede meterse en cualquier discusión, incluso si no fue invitado a ella (dependerá del algoritmo y de sus contactos). Además, como la falta de comprensión lectora abunda -y los horrores ortográficos también-, se generan malos entendidos que son difíciles de aclarar por vía escrita y que nunca se aclaran en la oralidad.

Nadie es responsable de lo que escribe, no hay más filtro que el que pueda imponer la propia red social y como todo filtro es cuestionable, porque no deja de ser un acto censurador. Se generan malos entendidos, se difunde información falsa de las personas, se difama sin dar pie a la explicación del o la implicada/o.

Mire, ya que estamos hablando de todo un poco, le hago un cuento; hay un usuario de esas redes sociales que sigue la página web de La Semana en Facebook y que pareciera que tiene una especie de fijación. Desde que lo detecté como alguien asiduo, jamás he visto que haya hecho algún comentario sobre una nota cultural o sobre algún tema de preocupación social, que son las notas que más abundan en su periódico, pero es publicar una nota, la que sea, que diga “Frente Amplio” o hacer referencia a algún dirigente de esa fuerza política y el hombre se tira con la dos piernas hacia adelante.

Yo me río mucho con esta actitud (por supuesto que no daré su nombre), pero es muy obsesivo todo. Cuando la semana pasada, en la web, publicamos las notas referidas a la actividad de “El FA te escucha”, debe haber estado casi en el éxtasis; las tres o cuatro notas que se cargaron de la actividad -que usted las leyó antes en el papel-, tenían sus comentarios agresivos, confrontativos e hirientes.

El tipo no cuestiona al medio que difunde la noticia, le debo aclarar eso, simplemente parece tener una aversión a todo lo que sea frenteamplismo y cuando ve algo que se le relacione, reacciona de forma automática. Seguramente, haga lo mismo con las noticias referidas al FA en otros medios de comunicación, no se lo puedo asegurar porque no puedo perder el tiempo en seguirle la pista. Y seguramente tampoco lea ninguna nota, sólo reacciona cuando lee FA.

Para terminar, un comentario de agenda, relacionado con las redes. Terrible bardo armó el MEC con su decisión de intervenir Villa Española. Entre todas las consideraciones hechas sobre el asunto me quiero referir a la de controlar el uso de sus redes sociales. Es lisa y llanamente un acto de censura. No hay gobierno que pueda decidir qué tipo de mensaje puede la Directiva de una institución social brindarle a sus asociados, es una directa injerencia en su funcionamiento interno, que ni siquiera debería estar planteada.

Por lo que escuché de parte de un Directivo villero (cuando uno opina de estas cosas tiene que tenerse en cuenta que es una opinión desde lejos, a la que le faltan un montón de elementos), el club nunca difundió mensajes políticos en sus redes sociales. Dijo el dirigente, cuyo nombre no recuerdo pero que me pareció muy centrado y tranquilo, sí hubo jugadores que firmaron por la LUC en las instalaciones del club y/o con ropa deportiva del club, que subieron imágenes en sus redes sociales, no en las del club.

Más allá de cómo actuó ante eso el club, debe primar el concepto de libertad de expresión, si alguien firmó para habilitar una instancia de democracia directa es libre de hacerlo. Si una institución deportiva respalda una acción de referéndum también está en libertad de hacerlo por lo tanto un Ministro no puede poner como un argumento que hubo jugadores que firmaron por la LUC y el club no hizo nada. ¿Qué esperaba Da Silveira, que los expulsaran?

Son de esas cosas que parecen inentendibles de este gobierno, le encanta generar enfrentamientos nuevos todos los días. No sé cuál es la estrategia, pero para mí que no les conviene andar haciendo explotar polvorines a cada rato, pero basta, yo no voy a andar asesorando gratis, mejor empiezo a irme que ya casi no queda lugar.

En siete días espero estar acá, tratando de transmitirle la idea de que no se puede vivir en una red social, aunque tampoco hay que prescindir de ellas. Cuando se presente la oportunidad, la seguimos.

 

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 26/07/2022: "Nichos electorales y explosiones paquetas"

5 minutos de lectura
Si a uno le está costando arrancar la escritura, significa que la cabeza pide parar, pero la vida obliga a no detenerse…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 19/07/2022: "Drogas, tlc y conflicto lácteo"

5 minutos de lectura
Sin tener claro el rumbo que se terminará tomando, comienza a pergeñarse una nueva edición elucubradora de un intenso mes de julio,…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 12/07/2022: "Violenta pantalla plana"

5 minutos de lectura
En la columna elucubradora no nos fiamos de los divos de la tevé y tampoco hay tevé en la que mirarlos; acá…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!