Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 09/08/2022: «Las jubilaciones y los culpables de siempre»

5 minutos de lectura

De forma algo tardía, comienza agosto para la columna elucubradora. Luego de un descanso nada reparador para el autor de estas líneas, es tiempo de nuevos decires que volverán a colocarnos en la piqueta del sentir de los lectores. Seguramente habrá disenso con lo que acá se escriba, pero es el precio que uno sabe que ha de pagarse si no se deja arriar por la manada. Alertado de esto, le cuento que a renglón seguido, comenzamos un nuevo viaje. Veamos qué sale en esta ocasión.

Mire, no voy a andar con vueltas, iré directamente al asunto con el que quiero comenzar esta vez. Resulta que el gobierno presentó un anteproyecto de reforma del sistema jubilatorio (lo denomino así porque hay quienes dicen que no es una reforma de la seguridad social en su conjunto y tiendo a concordar con esa idea). De sus detalles se comenzó a hablar en abundancia en estos días y desde ya se prevé que su discusión ocupará la agenda noticiosa por mucho tiempo, porque es un tema trascendente para el futuro de un país de viejos como el nuestro, que además ahora, volvió a hacer pensar a sus pocos jóvenes en emigrar.

¿Qué cuál es mi opinión sobre el anteproyecto? Bueno, más allá de la discusión sobre la edad de retiro -aspecto que puede ser discutible-, al escuchar una extensa nota a Rodolfo Saldain (el mentor de esta reforma y de la de 1995), quedé bastante preocupado. Sin ser especialista en seguridad social, le digo que me quedé con la idea de que en el futuro no habrá más jubilados, sino personas que ahorraron para su retiro, porque la propuesta oficialista profundiza el régimen privado y casi lleva a su mínima expresión el régimen solidario y universalista que por ahora nos rige.

Pero yo no le quería hablar en concreto del anteproyecto, porque casi no lo he leído y mi mayor referencia es la nota que le comenté recién, que sirve para tener una idea pero no una opinión definitiva. Mi interés es poner el foco en los discursos que se han emitido desde las fuerzas afines al gobierno luego de conocerse los detalles generales de la propuesta difundida.

Con insistencia, legisladores, figuras gubernamentales y muchos opinólogos de la tevé (de esos que se dicen independientes pero que es lo que menos son), le exigen, casi reclaman, tanto a la oposición política como a la central sindical que estén de acuerdo con lo que se propone, argumentando la necesidad de reformar un sistema que está en crisis, que será deficitario y que presentará problemas en el futuro. Diagnóstico éste en el que todo el sistema político, gobierno y oposición, está de acuerdo.

Pero estar de acuerdo con el diagnóstico no implica estar de acuerdo con la solución planteada, como se le reclama ahora, a viva voz al FA, al Pit-Cnt y a un montón de gente que no es ni una cosa ni la otra, pero a la que tampoco se la lleva a los ponchazos, como se pretende con este delicado asunto.

Está bien, yo entiendo que es una estrategia política para embretar a la oposición, pero tiene algo de autoritaria, si me permite, porque en una sociedad democrática, lo primero que debe respetarse son las diferencias y no está bien que haya gente que diga “vos tenés que pensar como pienso yo”.

En este y en otros asuntos, pareciera que lo que buscan es prohibir el disenso, por eso todo aquel que se opone a algo es señalado como culpable de algo. El Pit-Cnt es culpable porque hace paros, el Frente Amplio es culpable porque no lo hizo en 15 años y este insignificante escriba de pueblo es culpable por escribir cosas que no debe. Si me lo permite, no creo que esta sea una buena estrategia.

En concreto y poniéndome como burdo ejemplo, yo no estoy de acuerdo con la profundización del sistema privado de pensiones ni creo que esa sea la solución, entonces, ¿Por qué tengo que estar de acuerdo con eso? ¿Sólo porque los legisladores oficialistas me dicen que tengo que estarlo? No, en absoluto, van a tener que trabajar mucho para convencerme que eso es lo mejor y tengo derecho a pensar eso.

Quizás usted entienda que ante la magnitud de los cambios anunciados, preocuparme por cómo hablan puede parecerle una preocupación mínima de mí parte, pero no crea que es así, porque las formas de comunicar hacen a una forma de gobernar.

Me quiero referir a otras formas de gobernar, pero antes de irme del tema seguridad social le voy a hacer mención para que vea que acá hay para todos. Hoy la dirigencia del Frente Amplio se posiciona en contra de profundizar el sistema privado, bueno sería que cuando acceda otra vez al gobierno -algún día ocurrirá, mal que pese a muchos-, haga lo que no hizo y que muchos aspiraban (¿aspirábamos?), que hiciera en los famosos 15 años, es decir que se procediera al paulatino desmonte del actual sistema privado de retiro y se profundizara el sistema solidario.

Ahora sí, dejo el asunto seguridad social y le cuento de otras “formas de gobernar”: antes de nuestro parate había terrible polémica porque los gremios de la educación detectaron que funcionarios de confianza del gobierno de la educación, al realizar una de sus propuestas para la famosa reforma educativa (para la mayoría de la gente, incluido uno, un mundo de términos, siglas, organismos y términos casi inabarcable), habían copiado completo un documento usado en Argentina como insumo en el área educativa de ese país.

El plagio, fue justificado burdamente por el titular del Codicen Robert Silva diciendo que había sido un descuido de los redactores no mencionar la fuente y parecía que el tema iba a quedar por ahí, más allá que se siguiera escuchando algún reclamo de los gremios docentes (grandes culpables de todo lo que pueda estar mal en el mundo, para algunos legisladores oficialistas), pero no, Silva se superó al anunciar la compra de un software antiplagios para evitar insucesos como el de marras.

Sí, sí, puede ser que un instrumento de esas características pueda serle útil a un o una profe; siempre hay algún “vivo” y para un docente medio, resulta casi imposible recordar por completo cada texto leído (más imposible aún, leer toda la bibliografía de un determinado tema), por lo que en ese ámbito puede venir bien un programa que permita detectar las clásicas vivezas criollas. No sé si es bueno o malo, pero me imagino que a muchos les podría resultar práctico el software.

Ahora, ¿qué pretende detectar Robert Silva? ¿Tan poca fe le tiene a sus colaboradores directos que les quiere hacer pasar por el filtro antiplagio? ¿Demuestra la compra entonces que sí existió un plagio? ¿Tan poca gente preparada tiene en su entorno como para que necesiten copiar textos de otros y hacerlos pasar por suyos? ¿Será que al final la reforma viene diseñada de afuera y que Silva es tan solo un ejecutor? ¿Nos está tomando el pelo?

No lo sé, pero si el asunto del plagio era poco serio, la compra del software antiplagio es mucho menos serio. Le da material a los humoristas de todo el mundo. Pero yo no soy humorista, le aclaro que por el contrario, no le saco una sonrisa ni a un payaso, pero estas son las cosas que me hacen sonreír.

Claro que ya comienza a ser tiempo de ir dándole cierre a estas líneas. Es tan poco el espacio que queda que prefiero no ingresar en otro asunto. Es tan variado este tiempo que nos toca transcurrir que ningún espacio ni tiempo es suficiente para hacer mención a todo lo que nos preocupa, emociona o motiva. En siete días volvemos y ya nada de lo dicho acá importará. Los hechos nos arrastran, lo importante es que ante ellos permanezcamos incólumes, erguidos, desafiantes. Será hasta la próxima.

Imagen: fachada del BPS tomada de la web.

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 20/09/2022: "No solo de gestos vive la humanidad, pero…"

5 minutos de lectura
Llegó el momento de aventurarse en la escritura de la columna elucubradora. Cada semana, nuevas historias esperan por ser descubiertas por un…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 13/09/2022: Reinos centenarios y decretos presidenciales

5 minutos de lectura
“Dios salve a la reina, porque los turistas son dinero, y nuestra figura decorativa, no es lo que parece ser”. Con esta…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 06/09/2022: Guerra, la seguridad y la educación

5 minutos de lectura
Esto de estar con la estufa a todo trapo cuando comienza setiembre no me convence, pero así es el tiempo atmosférico y…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!