Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 05/09/2023: Plebiscitos, las vaquitas y los señores de la tevé

5 Mins read

Setiembre deja atrás las nostalgias que podíamos tener colgadas en el perchero y nos predispone a vivir con nuevos bríos. Dicen que el de este año, será un mes nueve lluvioso pero nadie debería quejarse por ello luego del seco invierno que le antecede a la primavera que se viene. En las elucubraciones, además de opinar sobre el estado del tiempo, también escribimos de los temas que nos presenta la agenda noticiosa. Si a usted así le parece, vamos empezando con el examen de esas cosas que a pocos interesan, pero con las que un escriba de pueblo chico se obsesiona. Veamos qué surge de todo esto.

Es claro que no vale la pena abundar demasiado en lo que fue la interpelación al ministro de Ambiente por el proyecto Neptuno. Pese a los cacareos previos de los cabildantes, la “colisión” blindó la intervención en Arazatí y a no ser que prosperen en la Justicia algunas de las acciones emprendidas por el sindicato y el movimiento social, la planta potabilizadora de agua se construirá, ya que ni un eventual cambio de gobierno podría hacer variar las cosas pues de detenerse el proyecto, el Estado se vería expuesto a demandas internacionales que ningún gobierno quiere enfrentar. En definitiva habrá Neptuno, queramos o no, siempre y cuando la Justicia no diga otra cosa.

Como usted ya estará enterada/o, el Pit–Cnt acaba de decidir promover la eliminación de las aseguradoras privadas de pensiones, las viejas y queridas AFAP’s, a partir de una reforma constitucional, de la que este escriba opinó de forma favorable en una anterior instancia elucubradora, yendo como siempre contra toda corriente. Pero, viendo la forma en que han interpretado lo que quisieron del plebiscito del agua en 2004, uno se pregunta cómo redactar un artículo constitucional sin dejar una ventanita por la cual pueda ser birlado, como ocurrió con el del agua.

El espíritu de aquél plebiscito era claro: el agua no es una mercancía y todo su proceso -desde la toma hasta la llegada del líquido elemento a los hogares-, debe estar en manos del Estado. Sin embargo, la libre interpretación de señores -y señoras, también-, que estudian muchos años para decir hasta donde les permite el dinero que les pagan, dijeron que no es tan así, que bueno, que el Estado tiene que llevar el agua a las casas, pero que en el proceso previo no es central que esté el Estado. Lo mejor de todo, no es es que lo dicen leguleyos contratados por los mismos interesados, sino que el gobierno lo sabe y les dice que sí, que tienen razón y así como así, le dan a cuatro grandes empresas un negocio de cerca de mil millones de dólares, mientras violan la Constitución.

Entonces uno, legítimamente se pregunta, no terminarán haciendo lo mismo si, a pesar de lo que quiere todo el sistema político (los uruguayos ya lo hemos hecho eso de ir en contra todo pronóstico), el plebiscito planteado por la central sindical es aprobado por el 50% más uno de los habilitados para votar en octubre de 2024 y se establece en la Constitución que no puede haber lucro en la seguridad social. De qué forma puede estar seguro uno que la voluntad de la mayoría se respete de verdad. Qué nos asegura que no aparecerá alguno que diga que la norma aprobada no contempla X cosa y permita el reingreso de los privados a la seguridad social. Qué impedirá que una mayoría eventual futura, cambie las cosas a su gusto, pasando por encima de la Constitución y de lo que podamos llegar a votar en octubre 2024.

Son cosas que uno se pregunta y no puede responderse a sí mismo; estimo que habrá profesionales del derecho que asesoran a la central sindical, que estarán atentos a estas cosas, pero lo cierto es que la experiencia del Neptuno deja una enseñanza: nunca hay nada consolidado por completo, siempre aparecerá alguien que encuentre una rendija para burlar la voluntad popular.

Pero bueno, usted me dirá que falta mucho para ponerse a pensar en esas cosas; ya que el Pit-Cnt primero debe alcanzar las firmas (unas 260 mil, 10% del electorado), luego alcanzar la mayoría en el plebiscito de octubre 2024, y después ver cómo se instrumenta. Y tiene razón, pero siempre es mejor proyectar y preguntarse cosas antes que éstas ocurran. No está bueno que a uno lo agarren desprevenido.

Dichas estas cosas, pasemos a otro asunto, que puede y no puede estar relacionado con el anterior (como siempre ocurre con estos textos). En estos días anda todo el mundo alborotado en nuestra pequeña aldea porque una multinacional brasileña está comprando tres frigoríficos, con lo cual se quedaría con el 45% del mercado cárnico del país, lo que es visto casi como una posición monopólica.

Sin dejar de ser algo real y para preocupar, a uno le causa cierta sonrisa ver cómo los dueños de las vaquitas de este país (muchos de los cuales ya ni siquiera son uruguayos), están desesperados por la intervención estatal para impedir ese monopolio. Los que dicen que el Estado es caro, que es necesario achicarlo, que hay que echar muchos empleados públicos (claro, si falta el agua se quejan), que no hay que invertir tanto en planes sociales porque el mercado todo lo arregla, cuando se les complica un poquito, de inmediato salen corriendo a que “papá Estado” les solucione su entuerto.

Están pidiendo un “plan social” para que les evite tener pérdidas; nos están diciendo a usted y a mí, que sobrevivimos con dos mangos, que se les está complicando y que para salvar un mercado en el que solo ellos ganan, es posible que tengamos que poner platita todos (por ejemplo en nacionalizar frigoríficos). Lo mejor de todo es que todo el gobierno les sigue el discurso y desesperados, van de reunión en reunión, buscando como solucionarles el problema a sus principales benefactores.

Siempre ocurre lo mismo, cuando se trata de ganar, los grandes capitales no quieren que el Estado se meta (es decir que no les cobren impuestos), que no les saque lo ganado con su esfuerzo; ahora, cuando tienen pérdidas, de inmediato quieren socializarlas y hacernos cargo de ellas a todos nosotros, porque si no, dicen, cierran las puertas y pierde el país. Uno que no entiende mucho cree que, en esa lógica, los que siempre perdemos somos los de abajo.

Y por último, siguiendo con perdedores y ganadores, la perlita que faltaba para cerrar esta columna elucubradora surgió sobre el fin de semana cuando se supo del apoyo que recibieron los canales privados de televisión para producir programación “chatarra” (también llamados “enlatados”), en base a un fondo que está destinado a promover la producción televisiva nacional. Lo mejor es que, el Ministerio de Industria, sabía que las propuestas de los canales no entraban en ese fondo (programas tipo La Voz o La Máscara, no tienen ninguna producción nacional, apenas sí son uruguayos los que participan), por ello cambiaron las reglas para que pudieran entrar y fue que se quedaron con el 60% del fondo. Tal fue el escándalo, que el Tribunal de Cuentas (integrado por representantes del gobierno y la oposición), observó por unanimidad la resolución.

¿Qué le quería decir con eso? Bueno, que los tres canales privados están entre los que siempre ganan (gobierne quien gobierne), aunque el incremento de la necesidad de asistencia estatal directa como ésta (siempre la han recibido de forma indirecta), habla de un momento de crisis profundo de la tevé. Si bien es cierto que las nuevas generaciones cada vez leen menos periódicos en formato papel, también es cierto que cada vez menos televisión ven y su caída ha sido más estrepitosa que la de los medios en papel, cuya caída ha sido progresiva.

Me quedo sin espacio (aunque en la página web podría seguir metiendo tecla), y éste es un tema que me apasiona y que necesita desarrollo, por ello le prometo volver sobre él en una futura edición elucubradora, si es que me acuerdo y me dan las ganas. Hasta entonces.

Foto ilustrativa, tomada de la web.

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Apuntes sobre el sistema electoral en año de elecciones"

5 Mins read
Un viernes temprano a la mañana comienza a estamparse en negro sobre blanco una nueva edición elucubradora del pasquín de pueblo, que…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Volando sobre las barbaridades de los parlamentarios"

5 Mins read
Aunque este año tenga un día más, de febrero va quedando poco y allí en el horizonte tenemos a marzo, con todas…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Realidad aumentada"

5 Mins read
Mientras todos piensan en lo que pasa en carnaval, en las elucubraciones semanales podemos llegar a ponernos a meditar sobre los problemas…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!