Variedades

John Seymour, figura influyente del movimiento de autosuficiencia

6 minutos de lectura

Los temas de la agroecología, de las prácticas amigables con el ambiente y el uso sustentable de los recursos, representan un aspecto que cada vez con más empuje, buscan hacerse un lugar entre la monopolización de la agricultura industrial, destructiva y que busca ser un rentable negocio para pocos.

“La autosuficiencia no es un retroceso a un pasado idealizado en el que las personas se afanaban por conseguir los alimentos por medios primitivos y se quemaban unos a otros, sospechosos de brujería. Es el progreso hacia una nueva y mejor calidad de vida”, decía el personaje de quien nos ocupamos en esta ocasión, John Seymour, quien creía que el “autoabastecimiento no significa retroceder a un nivel de vida más bajo. Al contrario, es la pugna por conseguir uno más alto, alimentos frescos, buenos, y orgánicamente elaborados, una vida grata en un ambiente agradable”.

Muchas voces gritan esta realidad; expertos en todo el mundo han expresado sus ideas sobre el tema, pero siempre dejan sabor a poco, o mejor, la sensación de que son “quijotes” peleando con gigantes que nadie puede derribar.

Si el actual mundo globalizado, feroz y competitivo, acapara todas y cada una de las áreas de la vida cotidiana, por momentos queda la sensación de que ya no hay lugar para lo diferente, aquello que si bien es valioso, queda al margen del camino de lo “rentable”.

Ante esta incuestionable realidad, queda hacerse una pregunta, ¿Qué  significa que algo sea rentable en estos días? Para un amplio sector de la población, algo rentable es aquello que deja buenas ganancias, sólo eso, sin importar demasiado quién pierde en el proceso o qué provoca, el fin justicia cualquier tipo de medios.

Pero quizá existan otras posibles respuestas a la interrogante. Desde la perspectiva de que todos los seres que habitan un lugar prestado y con recursos finitos, lo verdaderamente rentable es todo aquello que da vida, que sustenta y permite desarrollar el potencial como especie. Desde esta perspectiva, existe otra forma de ganar. Esa ganancia, se dará a partir de una concepción de unidad, de reciprocidad, por ejemplo de generar alimentos de calidad y no de crear productos sintéticos para comer. Todo esto quizá, permita comprender que las personas viven en una casa que, de forma acelerada, se destruye ante sus ojos, pero que aun así, sólo se continúa pensando en producir, como una mera forma de crear rentabilidad.

EMBLEMA | Por todo eso, es interesante recordar a un hombre que durante su vida, transmitió estilos que permiten ser y estar de otra forma en el mundo, desde una vida sana y respetuosa con la naturaleza. John Seymour, escritor, académico, minifundista y rebelde ecologista inglés, ha sido una de las más influyentes figuras del movimiento de autosuficiencia.

Seymour es un referente en la búsqueda de alternativas, dejando un mensaje qué, para este momento de la humanidad, se torna muy especial. En tiempos en que el campo se vacía y las personas se aglomeran en las ciudades, se da con mayor empuje, el caos, la inseguridad, la contaminación, servicios que colapsan y todos los inconvenientes que trae aparejados la vida urbana. Estos inconvenientes, fueron el disparador para este hombre que vio en el campo, una forma diferente de vivir, feliz, autosuficiente y en armonía con el medio natural.

Seymour, considerado el padre de la autosuficiencia, nació en Londres en 1914 y se destacó por advertir tempranamente sobre la crisis energética a la que llegaría la humanidad, si no se cambiaba la forma de vivir y relacionarse con el entorno.

Experimentó durante su vida, grandes cambios que lo condujeron a tomar la decisión de dejar la ciudad e instalarse en el medio rural, desde donde comenzó un camino que lo acompañó hasta sus últimos días. Gracias a su trabajo, se convirtió en un emblema de la migración ciudad-campo en la Inglaterra de los años 50.

Criado en la villa costera de Frinton-on-Sea, al noreste de Essex, conoció de primera mano la vida de los pescadores y agricultores británicos, antes de que ésta se modernizara. Después de pasar por escuelas de Inglaterra y Suiza, estudió agricultura en la Universidad de Londres.

En busca de un futuro más prometedor, viajó a Sudáfrica en 1934. Tenía 20 años y aceptó todo tipo de trabajos, pastor de ovejas, jornalero, pescador y minero, y más tarde a sueldo del servicio veterinario gubernamental. Entre las experiencias más inolvidables de ese período, figura su relación con las tribus de bosquimanos, de quienes aprendió sus tradiciones y destrezas para la supervivencia en condiciones extremas.

También trabajó en la BBC, un empleo periodístico que le permitió viajar a la India para informar sobre la vida en el entorno rural de aquel país. Después de muchas idas y venidas, se va al campo y desde allí, comenzó su relación con la ecología y la defensa de la naturaleza, persiguiendo un ideal, el de la autosuficiencia de los seres humanos.

Vivió primero cerca de Woodbridge, y después en una granja de Newport, y allí fue donde pudo experimentar las técnicas de autosuficiencia que había descubierto en el campo inglés, en la India y en África.

En su búsqueda y luego como forma de transmitir conocimientos, escribió más de 40 libros  sobre la vida en el campo y la autosuficiencia, entre ellos, su libro estrella, Guía práctica de la vida autosuficiente (1978), que se tradujo a 20 idiomas.

A través de ellos, buscó que sus experiencias quedaran registradas y pudieran ser de ayuda a otros que decidieran seguir ese camino ya que, fue un ecologista convencido, que aprovechaba cualquier ocasión para difundir su mensaje proteccionista.

En opinión de Seymour, la autosuficiencia no era una fórmula escapista, sino una elección ética frente a las dependencias artificiales que origina la sociedad de consumo.

En su libro, explicó a través de dibujos ilustrativos y conceptos, la vía hacia esta forma de vida, donde hablaba de temas tan importantes y tan actuales como la crisis del petróleo, el respeto al resto de los seres vivos, la importancia vital de conservar los suelos agrícolas, la esclavitud del hombre en la sociedad de consumo, la necesidad de la cooperación entre las personas e incluso algún indicio de una temprana regulación biológica de plagas.

En sus libros ofreció además, datos prácticos para todo, desde cómo construir un invernadero, la mejor receta para mermelada, cómo hacer salchichas, recolectar semillas o armar un telar, todo extraído de su propia vivencia, ya que el mismo elaboraba su vino, sus conservas, y todos sus alimentos los preparaba con lo que cosechaba en su huerta.

OBRA | Todas las experiencias de su vida, le mostraron ese otro camino posible, aprendió técnicas de supervivencia, de adaptación al medio y los beneficios del medio rural para la vida de las personas.

Todo ese bagaje, fue lo que a la postre, lo guiaron hacia su nueva vida. Su granja en Gales, recibía estudiantes en busca de orientación, llegándose a fundar la Escuela de la Autosuficiencia al sur de Irlanda, donde aprendían de primera mano, la filosofía y forma de vida del escritor. Los que visitaban la granja, decían de Seymour que era un hombre muy generoso y hospitalario; volcaba gran parte de lo recaudado por la venta de sus libros en hospedar a los visitantes, ofreciéndoles alojamiento y comida hecha con alimentos de su propia granja.

Su marcado carácter ecologista, quedó reflejado en su lucha activa por la protección del medio ambiente cuando fue acusado de destruir una plantación de remolacha transgénica de la multinacional Monsanto en 1999.

 

SEIS LEYES | Así entendía Seymour, tantos años atrás, la urgencia de un mundo que se autodestruye: «la cuestión global de la horticultura química frente a la orgánica, sigue siendo una controversia de gran importancia. Desde mi punto de vista, la mejor prueba está en lo que se come… La teoría orgánica, puede resumirse como la observancia de las seis leyes siguientes: primera, el horticultor debe trabajar con la naturaleza y no en contra de ella; segunda, la naturaleza es diversa, y por tanto, el horticultor debe practicar la diversidad;  tercera, debe criar otras formas de vida ?animal o vegetal? en medios lo más parecidos posibles al que les sea natural; cuarta, debe devolver al suelo tanto, o casi tanto, como le ha quitado; quinta, debe alimentar al suelo y no a las plantas; y sexta, debe estudiar la naturaleza como un todo y no como una parte aislada”.

Su legado continúa a través de sus libros y de una escuela en Irlanda, The John Seymour School for Self-Sufficiency, que en la actualidad continúa ofreciendo cursos sobre apicultura, huerta orgánica, nutrición animal, construcción de ladrillos y carpintería, panadería, compostaje y más. Todas disciplinas que él practicó y que están referidas en sus libros. Hoy y a pesar del tiempo que ha pasado desde su fallecimiento (2004), John Seymour es considerado el principal mentor de quienes han elegido una vida diferente y armoniosa con el entorno.

Así pensaba este caballero inglés que mucho tiene para enseñar aún hoy. Quizá sean estos temas y no otros, “de moda” o con más marketing, los que puedan llevarnos a vivir una vida con propósito y sentido.

 

Por Yudith Píriz.

Leer Otros Artículos
Variedades

La medicina china aconseja adaptarse a los ciclos naturales para mantener el equilibro en el cuerpo

6 minutos de lectura
Para los días del año en los que las altas temperaturas son la constante, existen consejos que parten desde los principios que…
Variedades

Las arvejas, excelente aporte nutricional

4 minutos de lectura
Las arvejas son siempre disfrutables, aportando a las variadas preparaciones un sabor y color especial. La típica ensalada rusa es sólo una…
Variedades

El pescado debe estar presente en una dieta semanal equilibrada

3 minutos de lectura
Incorporar el pescado a la dieta semanal, es ideal para mantener una alimentación equilibrada, saludable y prácticamente sin contraindicaciones en todas las…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!