Sociedad

Recicladores manifiestan su preocupación por inminente cierre del vertedero; dicen perder fuente laboral

3 Mins read

Con la intención de registrar algunas imágenes del actual vertedero de desechos no domiciliarios para ilustrar la nota de las páginas 6 y 7, el equipo de La Semana concurrió al terreno que queda por el Camino al Cementerio, donde el centro de disposición está ubicado.

La presencia de una cámara fotográfica no pasó desapercibida para los recicladores que estaban realizando su habitual tarea en el lugar y por ello en pocos minutos, había cuatro o cinco personas rodeando al cronista y al fotógrafo de este medio, consultando sobre las razones de la presencia allí.

En principio miraban con recelo pensando que las dos personas que se presentaron hacían algún trabajo para la Intendencia, pero al dar a conocer la pertenencia a La Semana, de inmediato comenzaron los comentarios y las pregunta, que por qué vinieron, qué van a hacer, qué buscan, que cómo es eso de que lo van a cerrar.

Ninguno de los presentes quiere salir en cámara, pero todos se largan a hablar. Alguno habló con alguna autoridad de la Intendencia y sabe que lo van a cerrar, otros lo habían escuchado pero pensaron que no era verdad. Lo cierto es que para todos es una preocupación el inminente cierre, por más que entienden que los propietarios del terreno están en su derecho de pedir que se lo entreguen si es suyo.

 

CHANGADORES | Para las cuatro o cinco personas que dialogaron con La Semana, los desechos de la ciudad de Libertad y los alrededores son su medio de vida. Uno de ellos no tiene problema en reconocer que hurgando en los contenedores lleva comida a su casa. “Saco una fruta, una verdura para hacer la comida de mi familia. Mejor eso que robar”, dice y explica que cuando no encuentra alguna “changa” en la construcción o en el campo, recurre al vertedero.

Incluso alguno cuenta que ha logrado hacer su casa con los desechos que ha ido recolectando desde el vertedero. “Un montón de veces le pedí materiales a la Intendencia, pero nunca me los dieron –se los dan a otros que después los venden-, pero de acá saqué todo para construir mi casita”, mencionó un joven mientras rebusca entre los pastos.

Otro, que con orgullo dice haber “salido de la droga” trabajando en el vertedero, cuenta que en un día normal de trabajo en el lugar, logra reunir entre 1000 y 1200 pesos. Una buena jornada le puede dejar hasta 2000 pesos y con eso “tira”. Así le ocurre a él como a muchos de los que trabajan en el vertedero. Mencionó que algunos días, dependiendo de la época del año, llega a haber hasta 20 personas allí, hurgando entre los desechos, haciendo su jornal.

 

PREOCUPADA | Una señora, que dice tener cinco hijos y que los cría con su tarea diaria de recicladora, manifiesta su preocupación por las restricciones que para esta tarea tendrán en el Eco-Centro que la Intendencia y el Municipio estarán abriendo en el correr del presente mes por calle San José. Su preocupación se basa en que, como le informó el propio director de Salud e Higiene Ambiental Carlos Rodríguez, el acceso al centro será limitado y con controles. “No va a ser como ahora que cualquiera viene acá a reciclar, van a ser unos pocos los que podrán entrar”, comenta.

Explica la señora que por lo que ha dialogado con las autoridades, ella será una de las que tendrá la posibilidad de acceder al nuevo centro de disposición de residuos no domiciliarios, pero se preocupa por todos aquellos que no podrán entrar y que si lo pueden hacer ahora en el actual lugar.

También cuestionó el plan que está desarrollando la Intendencia, por el que muchos comercios tendrán que pagar volquetas. “Hay comercios pequeños a los que les han dicho que van a tener que pagar seis o siete mil pesos en contratar volquetas que ya me han dicho que no lo van a hacer”, menciona la señora.

Cuando se les dice que todo lo comentado por ellos puede ser parte de una nota que el periódico va a elaborar, quedan contentos, agradecen que se refleje la situación en la que quedarán cuando el vertedero se cierre.

Comprenden el derecho que tiene la familia propietaria del terreno a hacer uso del lugar –porque saben además que nunca se les pagó nada-, pero apuntan sus dardos hacia la Intendencia y exigen que les sigan permitiendo trabajar para llevar la comida a su hogar.

Por Javier Perdomo.

Related posts
Sociedad

Organizaciones sociales presentaron 12 proyecto al Fondo de Iniciativas Barriales del Municipio de Libertad

4 Mins read
En el correr de esta semana se estará reuniendo el jurado del Fondo de Iniciativas Barriales promovido por el Municipio de Libertad,…
Sociedad

El recambio generacional en Rotary Club Libertad: Álvaro Álvarez asumió la Presidencia

4 Mins read
El pasado sábado en las instalaciones sociales del Club Atlético Las Palmas tuvo lugar el cambio de autoridades del Rotary Club Libertad,…
Sociedad

Satisfacción por nueva jornada de limpieza de la costa en Kiyú con mayor participación que la primera

2 Mins read
La costa del Río de la Plata, a la altura del balneario Kiyú, fue escenario el pasado sábado 13 de una nueva…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!