Sociedad

Nuevos eventos transgénicos generan cuestionamientos

7 minutos de lectura

El pasado 15 de diciembre el Gabinete Nacional de Bioseguridad (GNB) aprobó la autorización para la liberación de catorce nuevos eventos transgénicos, esto incluye diez variedades para estudios controlados e investigación y cuatro para uso comercial.

El GNB funciona bajo la órbita del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, en la Dirección Nacional de Inocuidad Alimentaria, se trata de un órgano interministerial integrado por los titulares de Agricultura y Pesca que lo preside, Salud Pública, Economía y Finanzas, Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Relaciones Exteriores e Industria Energía y Minería, tiene como cometidos “promover y regular el desarrollo productivo sustentable basado en estrategias y medidas de gestión con un enfoque multidisciplinario, articulando las medidas adecuadas para la protección del medio ambiente, conservación de los recursos naturales, promoción y protección de la salud humana y animal”.

EL INICIO| En octubre de 1996 Uruguay y Argentina se sumaron a EEUU y Canadá como los primeros países del mundo en autorizar el uso comercial de un producto VGM (vegetal genéticamente modificado), se trató de la Soja Roundup Ready (Soja RR) de la empresa Monsanto, que llegaba con la novedad de ser resistente a un herbicida producido por la misma empresa, el Glifosato.

En 2003 y 2004 se autorizaron las dos primeras variedades de maíz y entre 2011 y 2014 fueron autorizados otros trece eventos, cuatro de soja y nueve de maíz todos para uso comercial.

Votación dividida

La nueva autorización del GNB para los eventos de uso comercial tuvo discrepancias entre los ministerios que integran el órgano asesor, a favor estuvieron los ministerios de Economía, Agricultura, Relaciones Exteriores e Industria, en contra votaron el de Salud y el de Medio Ambiente, por considerar que faltan estudios relevantes que garanticen la inocuidad de los productos considerados sobre la salud humana y el medio ambiente.

Los cuatro nuevos eventos autorizados para su uso comercial son dos de soja y dos de maíz, las nuevas variedades sojeras son la DAS44406- 6, de Dow Agro Sciences, cuya liberación comercial había sido solicitada en 2012 y que tiene tolerancia a tres herbicidas: Glifosato, Glufosinato y 2,4D y el MON89788XMON87708, de Monsanto, solicitado para liberar comercialmente en 2013, tiene tolerancia a dos herbicidas: Glifosato y Dicamba.

En cuanto al maíz se trata del MON89034X- MON88017, de la empresa Monsanto, cuya liberación a nivel comercial había sido solicitada en 2010; apila dos eventos mediante los cuales la planta tiene resistencia a insectos lepidópteros (la Diabrotica Speciosa, llamada comúnmente “vaquita de San Antonio”) y tolerancia al Glifosato; la otra variedad de maíz es la llamada TC1507XMON810XNK603, solicitada en 2014, resistente a lepidópteros y a dos herbicidas (Glifosato y Glufosinato).

Entre las variedades autorizadas para investigación también hay una papa transgénica que viene estudiando el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Tanto el Ministerio de Salud Pública como el de Medio Ambiente votaron negativamente en el GNB por no haber podido realizar estudios específicos sobre el paquete tecnológico implícito en las nuevas variedades, DINAMA además cuestiona que se libere un maíz con resistencia a un insecto que no es considerado plaga en el Uruguay (Vaquita de San Antonio) y que no se han realizado estudios que aseguren, en el caso de los maíces, que no se producirán contaminaciones por polinización sobre cultivos orgánicos o criollos.

Mientras desde el MGAP se celebró la autorización de estos nuevos eventos “porque estábamos muy retrasados en la decisión de estas solicitudes”, también la Asociación Rural del Uruguay manifestó su beneplácito por la medida.

Sin embargo las reacciones contrarias a la decisión están surgiendo desde todos los niveles de la opinión pública, desde las organizaciones ambientalistas, científicos, productores orgánicos e incluso del sistema político, como es una declaración emitida el martes por el Círculo Verde del Sector Casa Grande del Frente Amplio que lidera la senadora Constanza Moreira que establece en su introducción que “Esta decisión revela que se priorizan los beneficios económicos a corto plazo, por sobre la salud de la población y los derechos a saber y decidir sobre las maneras de producir nuestra comida” y solicita al Presidente de la República que suspenda la aplicación de la medida.

LA CIENCIA| La Semana consultó al Dr. Claudio Martínez Debat, doctor en Biología y Químico Farmacéutico, investigador que ha profundizado en el tema de los alimentos transgénicos y el impacto de los mismos a nivel de la salud y el medio ambiente.

El científico aclaró que “hablo desde lo personal, soy científico pero no soy agrónomo, estos eventos en principio van a solucionar problemas agronómicos” y agregó que las variedades liberadas implicarán “un control más eficiente de malezas dado que los transgénicos actuales presentan la aparición de malezas resistentes, por eso se liberan nuevos transgénicos que toleran otros herbicidas como el 2.4D, Glufosinato de Amonio y Dicamba, esto va a permitir desde el punto de vista agronómico un manejo un poco más eficaz en el corto plazo, porque el mismo problema que apareció con el Glifosato va a aparecer con estos”.

En cuanto al nivel de toxicidad de estos nuevos productos cuyo uso se incrementará con las nuevas semillas, Martínez Debat dijo que “estos herbicidas que aparecen ahora son todavía más tóxicos que el Glifosato, en particular hago hincapié en los herbicidas porque es un poco la novedad no?, se habla que son eventos con estas novedades productivas y en realidad es más de lo mismo, el 2.4D fue parte del “agente naranja” de la Guerra de Vietnam y se sabe que es muy peligroso, es cancerígeno, produce malformaciones” con respecto al Glufosinato de Amonio el biólogo dijo que “es parecido al Glifosato, hay pocos estudios y habría que profundizar” y sobre el Dicamba opinó que “también es peligroso, son herbicidas que son más antiguos y más tóxicos que el Glifosato, se conocen desde hace tiempo”.

Martínez Debat explicó que “el Glifosato comenzó a generar problemas y además hay una resistencia a su uso, en general de parte del público, tiene mala fama, y en realidad creo que tiene los días contados antes que se prohíba, pero estos que aparecen son más tóxicos todavía”.

En particular sobre el Dicamba, el científico dijo que “además el problema que tiene es su volatilidad, es muy volátil, se dispersa fácilmente en el medio ambiente, y ahora van a haber dos sojas tolerantes a herbicida, uno a Glifosato o Glufosinato y otro a Dicamba, pero el productor que opte por Dicamba va a afectar al productor que tiene la otra soja, no tolerante al Dicamba, aunque sea transgénica” y agregó que “en EEUU ha provocado fuertes conflictos entre productores, hay una lluvia de juicios e incluso el estado de Arkansas ha prohibido el uso de Dicamba”.

El Dr. Martínez Debat agregó que “estamos aplicando estrategias de guerra y cada vez se están utilizando armas más pesadas por decirlo de alguna manera, pero me da la impresión de que no es una salida sustentable, ni para el medio ambiente ni para la salud, sí desde el punto de vista productivo a corto plazo, porque se nos dice que se mejoró la genética, pero esa mejora genética va más allá de la transgénesis, va a que con el paso del tiempo los mejoradores vegetales van aprendiendo a mejorar la planta, eso se hace por cruza convencional y otras tecnologías que no implican la transgénesis, los transgénicos son para casos puntuales como la resistencia a algunos herbicidas o como en el caso de los maíces para insecticidas” y cuestionó que se autorice el uso de “un insecticida para un insecto que no es plaga en el Uruguay” refiriéndose a la Vaquita de San Antonio.

El biólogo dijo que el tema de los transgénicos “siempre ha sido comercial, llegaron con una serie de promesas, que tenían que ver con la alimentación de la población mundial o con el desarrollo de la biotecnología, el menor uso de insecticidas, en los hechos ninguna de estas promesas ha resultado cierta, en particular en el caso de los insecticidas y los maíces es verdad que se utiliza un poco menos de insecticida en el inicio, pero se compensa con el mayor uso de herbicidas porque los maíces vienen ahora con el combo, son resistentes al insecticida y al herbicida, entonces se están usando más agrotóxicos que antes”.

Sobre la falta de estudios profundos previos a la liberación, Martínez Debat dijo que “en ningún lado se hacen estudios previos, esto sale, se aprueba y después hay que arreglárselas, se confía en lo que nos dicen las empresas en el prospecto” y opinó que “a Uruguay hacer todos los estudios previos para liberar esto le costaría muchísimo, yo preferiría en este momento, que ese gasto se destinara en invertir para promover alternativas mucho más sustentables como la producción orgánica, el control biológico y otro tipo de alternativas, porque sabemos que mientras hacemos todos los estudios pasa el tiempo y no es muy viable”.

Creemos que para ello es preciso generar un gran debate nacional que mire hacia el futuro y determine qué tipo de desarrollo es el mejor para el Uruguay, la coexistencia entre el sistema orgánico y el agronegocio está generando conflictos importantes e insoslayables, en veinte años los transgénicos no han satisfecho las expectativas que generaron al comienzo, todo indica que los paquetes agrotóxicos seguirán transformándose para corregir errores que surgen en la práctica de campo real, los suelos seguirán degradándose por la progresiva afectación de la biodiversidad y la salud humana, de diferentes maneras, seguirá sufriendo consecuencias disfrazadas en la “normalidad” de algunas patologías, algunas de ellas, como el cáncer y ciertas malformaciones fetales seguirán en aumento sin que se acepte oficialmente la incidencia de los compuestos químicos cuyo uso en la agricultura parece no tener techo.

Jorge Gambetta
Publicado en edición impresa del miércoles 27 de diciembre de 2017.

Leer Otros Artículos
Sociedad

Propuestas de Libertad acapararon premios en la tercera edición de San José Innova

1 minutos de lectura
Un total de 11 equipos participaron de la tercera edición de San José Innova, la feria y concurso de emprendimientos organizado por…
Sociedad

Mujeres convocan a movilizarse este 25 de noviembre en Libertad y Ciudad del Plata

1 minutos de lectura
Tanto en Libertad como en Ciudad del Plata, habrá movilizaciones por el Día Internacional de Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres….
Sociedad

Padres debieron desalojar de apuro la escuela 65 de Santa Paula, pero no saben cuándo comienzan las obras

2 minutos de lectura
Profundo malestar existe entre los padres de niñas y niños que acuden a la escuela 65, Juan María Pérez (Santa Paula), porque…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!