Política

Apuntes al final de la campaña: para los políticos lo primero debería ser la felicidad ajena

4 Mins read

Los ánimos no están calmos, entre discusiones, episodios de egos exaltados, voces entrecruzadas y escaso sentido del humor, se suscitan una reiterada secuencia de hechos que muestran una forma particular de actuar en pos de alcanzar ciertos logros, referidos al acceso a puestos de poder, o lo que es lo mismo, a ser figuras públicas que tendrán bajo su responsabilidad, el cometido de velar por los intereses de todo el pueblo uruguayo. Demasiados nombres transitan por la agenda política, muchas listas y colores, spots y caras tanto conocidas como otras que se suben a esta escena por primera vez.

Entre unos y otros, se teje un panorama que hoy con la tecnología, permite apreciar un muestreo en el día a día y hora tras hora, de informes, notas, entrevistas, incluso entredichos en las redes sociales.

Al mejor estilo circense, los protagonistas, ponen su pasión en la tarea y por momentos, esa pasión se convierte en una explosiva lucha que más que una contienda electoral, pasa a convertirse en algo peligroso y triste, porque los temas personales priman ante las ideas y proyectos, que deberían ser lo prioritario a discutir y evaluar en este momento.

META FINAL | Así, se pinta el cuadro de una nueva campaña electoral que deja, al igual que otras anteriores, un sabor a luchas de poder y enfrentamientos y odios que muestra, aunque se lo maquille, a personas con un orgullo desmedido y un exceso de soberbia que trasluce -a pesar de intentar convencer de lo contrario-, una total ausencia de humildad y capacidad de ocupar los lugares que tanto persiguen.

Esto deja mucho que desear respecto al sentido común, a lo verdaderamente importante y trascendente en la vida, por más que nadie discute que todos necesitamos de la política porque cada día y en cada circunstancia que vivimos, desde los ámbitos más diversos, siempre y en cada momento, formamos parte y estamos haciendo política. Ponerse por fuera de esta realidad, es ignorar que somos seres sociales y en esa comunión, la política representa el quehacer de todo grupo humano.

Desde esta perspectiva y tomando a la política como algo tan necesario como importante, nos interesó abrir un paréntesis que nos lleve a tener otras miradas, otros enfoques y por qué no, una forma diferente de ver la vida, y lo que de ella esperamos.

En definitiva en la vida, todos buscamos lo mismo, sentirnos bien y lograr nuestros sueños, de todas formas, no siempre el fin justifica los medios, porque en la búsqueda de lo mejor para cada uno, en ocasiones se entra en una enfermiza carrera en la que entran en juego todo tipo de intereses materialistas y egocéntricos.

En las luchas de poder, en el juego político, se pierden de vista muchos pequeños detalles pero que en ellos es, la mayoría de las veces, donde se encuentra el verdadero equilibrio.

Por ello, olvidar lo esencial en pos de obtener cargos, honores y reconocimientos, lleva a perder parte de la vida, porque ellos desequilibran y hacen que la visión que cada uno tiene de la vida, se ajuste sólo a esos objetivos que, de no alcanzarlos, dejan el peor de los vacíos, el de la propia oscuridad.

Cada pelea, cada cruce de palabras, desprestigiarse unos a otros y un largo etcétera, muestran una actitud tan egoísta como improductiva, donde importa más tener una buena imagen ante los demás que presentar propuestas realizables y brindar aportes para lograr construir una sociedad cada día mejor, que se nutra de mejores valores, de honestidad, de principios, de solidaridad, de crecimiento.

Si esta es la forma en que la población será gobernada o guiada de la mano, poco se podrá esperar. Si ese es el primer y único motor que mueve a algunos políticos, del color que sean, el escenario es poco alentador para hacer frente a los verdaderos problemas que tiene el país y luchar así contra las adversidades, de un mundo cada vez más caótico.

Esa es una realidad que no muchos quieren ver pero que está ahí, a veces, muy solapada. Tristeza y desazón, es lo que provoca que en un país tan pequeño, las disputas sean tantas y de tal agresividad, porque entonces, se podría pensar que esos no estarían a la altura de manejar los temas verdaderamente trascendentes de un país.

Daremos lo que somos, o predicaremos con el ejemplo, si esto es lo que se muestra en campaña, poca esperanza queda de que ante una posible victoria, se pueda actuar de una forma diferente a lo que se es como persona o a lo que se hizo en campaña.

 

APUESTAS |Desde afuera, desde la perspectiva de los que no participan de esa lucha de poderes -es decir, del ciudadano común-, lo que queda en evidencia es que lo que está detrás de una campaña, ya no tiene que ver con apostar a mejorar la situación de los ciudadanos, tan castigados en el tema de inseguridad -pero también de hechos violentos, físicos y actitudinales-, sino que se continúa incitando a la reacción agresiva, buscando imponer una única verdad.

Frente a este panorama, que de una forma u otra, todos podemos apreciar, sólo queda esperar que los acontecimientos se sucedan. Si bien es real que siempre existieron disputas en puertas de elecciones, quizá en este momento se han suscitado demasiados hechos que muestran actitudes poco adecuadas entre personas que intentan encontrar su chance en el terreno político.

Así, lo que más resuena, es una visión demasiado enfocada en lo propio. La separación por sectores o colores, termina siendo un enfoque que no tiene como meta final, el país y su gente; sin la unión no existen logros satisfactorios y ese aspecto puede observarse en todos los ámbitos.

Una posible solución quizá podría ser, centrarse en el objetivo final y el más importante, buscar soluciones a los problemas y dejar de lado todo tipo de disputas y peleas, no fomentándolas con las propias acciones y contrarrestándolas con hechos que demuestren la altura necesaria para representar políticamente a una sociedad.

Como prioridad en estos momentos, sería conveniente dejar rencores de lado, para ofrecer a los demás lo mejor de cada uno e intentar hacer los cambios que tanto se pregonan y así sí, dar las mejores ideas para que Uruguay crezca como país, no sólo desde lo socio-económico sino principalmente, desde los valores.

Si vemos sólo el árbol y no el bosque en su conjunto, dejamos por el camino muchas cosas importantes que representan el objetivo primero y principal, de quienes tendrán en sus manos, los destinos del país.

 

Por Yudith Píriz

Related posts
Política

Para María Noel Battaglino el MSP ha debilitado su rol rector de la salud

4 Mins read
En las elecciones departamentales de 2020, en tiempos de pandemia y en momentos de baja popularidad en lo nacional, el Frente Amplio…
Política

El Frente Amplio y sus planteos programáticos en materia de seguridad y cuidados

4 Mins read
En instalaciones del Club Atlético Campana se desarrolló el viernes 7 en horas de la tarde-noche un encuentro denominado “Las bases programáticas…
Política

Bacigalupe, la interna blanca y la necesidad de unidad el día después de las internas

4 Mins read
La interna del “Sumate” dentro del Partido Nacional es lo más atractivo que está presentando la elección interna de los partidos políticos…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!