Elucubraciones

Elucubraciones semanales: «Lo que el mundo dice»

5 Mins read

Debido a las pocas ganas que tengo de reiterarme en las temáticas de la agenda nacional, decidido está que la primera edición elucubradora, casi otoñal de 2024, se enfocará en recorrer el mundo, porque hay que otear el orbe de vez en cuando para entender de qué viene lo que pasa dentro de la pequeña comarca en la que uno vive, que nunca escapa a los influencias externas; si así le parece paso a contarle por qué camino seguimos, no bien saltemos imaginariamente, al siguiente párrafo.

En momentos en que la cordura debería de primar sobre todas las cosas, la organización del tratado del Atlántico norte (la NATO en su sigla en inglés), aumenta su jerga belicista contra una Rusia que está haciendo “moco” (como decíamos en el barrio), al pobre pueblo ucraniano, que es la gran víctima de lo que pasa allá, por Eurasia.

Un Presidente psicópata, títere de Europa y Estados Unidos, llevó a su pueblo a una guerra que jamás podría pensar en ganar (a menos que en su cabeza siempre haya estado la posibilidad de la intervención directa de la NATO), por las diferencias sustanciales de población, poderío económico y militar que hay entre las dos naciones beligerantes.

Mientras los líderes europeos ponen sobre la mesa el inicio efectivo de la tercera guerra mundial (hace tiempo que estamos en preparativos), en sus naciones los pueblos arden en necesidades y quien capitaliza el descontento es el fascismo y la extrema derecha (todo en tono muy moderno y hasta “con onda”), a impulso del odio a los migrantes, al ataque a los movimientos ambientalistas, a los feminismos, a los movimientos liberadores en general y también al desprecio y la desconfianza hacia las instituciones de las sociedades democráticas de los últimos 70 años, que la población en general tenía como positivas.

El odio al otro, al diferente, se mezcla con la promesa de una libertad de mercado ideal (“la libertad de morirte de hambre”, como decía una vieja canción de Los Estómagos), de un mundo de libre competencia y de mercado perfecto en el que todos podemos ser emprendedores exitosos sin la molesta presencia del Estado, que nos impide crecer con sus impuestos, que además después usa para mantener vagos.

El mundo se radicaliza de forma nociva, lo que ocurre en Europa es solo una muestra del fracaso que está teniendo el supuesto “centro” del espectro político, ése al que todos quieren ir acá en busca de votos. A partir de los años 90 del siglo pasado, los europeos destrozaron el Estado de Bienestar creado luego de la Segunda Guerra Mundial. Tras la caída del régimen soviético, ya no fue necesario contener a las masas mediante asistencia y se les fueron sacando beneficios sociales y derechos.

Consecuencias de esas políticas: precarización laboral, desempleo, descontento, malestar, aumento de la tensión social. En paralelo, la inmigración creciendo y llegando desde todos lados, desde los más recónditos lugares, arribando en oleadas a los “países centrales” en busca del “dorado”, de la salvación, que demasiados pocos encuentran. Todos ellos, conviven en los barrios pobres de la rica Europa, que ya no puede mantener a todos.

Eso sí, si se enfrascan en una guerra con Rusia, a los primeros que van a reclutar los estados europeos son a los hijos de los inmigrantes africanos y de los países árabes de esos barrios pobres, porque los “blanquitos” no van a querer ir al frente o irán como jefes. Primero, la carne de cañón.

Pero sigamos, porque la confusión y la incertidumbre no está sólo en la vieja Europa. Los Estados Unidos avanzan a pasos agigantados hacia un nuevo gobierno de Donald Trump, ante el más débil e inestable Presidente demócrata que se recuerde. Joe Biden es responsable de la guerra absurda en Europa, dicen que motivada por los deseos rapaces de su hijo. Mantiene ese frente abierto a sabiendas de que será una de las razones por las que perderá la Presidencia en este crucial año, en el que más de la mitad de la humanidad está de elecciones (no solo somos los uruguayitos los que votaremos).

Con Trump en la Presidencia, seguramente los “states” avancen hacia la paz en Ucrania, el problema está en que se abre un frente interno de pronóstico reservado. Mire, le explico, leí en estos días que una encuesta sitúa en un promedio del 30% la población de muchos estados norteamericanos que tiene ánimos secesionistas, es decir que se quieren separar de “la Unión”. Entre ellos están nada más ni nada menos que California, Texas o Nueva York; por distintas razones, tres estados claves en la conformación nacional de los yanquis.

¿Se imagina usted unos Estados Unidos vueltos a gobernar por fundamentalistas religiosos de las más variadas tendencias, por conspiranoicos que creen que los demócratas violan niños engañándolos mediantes unas tiendas de venta de pollo frito; se imagina a ese gigante, liderado por supremacistas blancos y neonazis?

Sin tener dotes de adivino le digo, estoy casi seguro que los ánimos secesionistas en las grandes urbes se van a acentuar. Así como hoy es en Texas -con gobernador republicano y anti migrantes-, que se grita secesión, con el trumpismo en el gobierno, serán California, Nueva York y otros estados liberales y cosmopolitas los que se querrán desmarcarse de “la Unión” liderada por la extrema derecha republicana, por los dueños del petróleo, granjeros sureños, radicales conservadores y racistas. ¿Se imagina a parte del actual arsenal nuclear norteamericano, distribuido entre California y Texas, en pie de guerra entre sí? Mejor no hacerlo.

En medio de todo este complejo lío que tiene occidente, Israel enciende el polvorín en el Oriente Medio, vengándose de forma desproporcionada de un ataque palestino. Las víctimas civiles se cuentan por miles, del lado de Israel son unos cientos, sin embargo en los grandes medios internacionales lo único que vemos es a ese puñado de judíos víctimas de los palestinos. Es que los muertos del enemigo nunca importan en las guerras; es más, se festejan sus muertes, como hace ahora el Estado de Israel en el absurdo conflicto, que ni siquiera los Estados Unidos quieren, porque los distrae de sus objetivos centrales que es subyugar a Rusia, para ir luego por China, que tranquilita sigue quedándose con lo mejor de la torta del comercio internacional, sin tener que disparar un solo tiro.

Acá en Latinoamérica, a la tranquilidad que devino con el triunfo de Lula en Brasil se la llevó el triunfo de Milei en Argentina. El experimento libertario va rumbo al fracaso y por supuesto, los que pierden siempre son los de abajo; desprotección social, pobreza y hambre de las masas, es sinónimo de fiesta para los dueños del gran capital y así es como vive la Argentina de hoy.

En ese complejo mapa mundial que hemos recorrido, al que le faltaron algunas otras paradas, el Uruguay elige nuevas autoridades en 2024 (al igual que ocurrirá en la conflictiva Venezuela o en el México de López Obrador, del que poco hablan los medios hegemónicos, porque no tienen con qué pegarle), habrá que ver cómo impactan todas esas fuerzas concéntricas en el ánimo de la gente. Le insisto, no crea que lo que ocurre fuera, no define nuestra realidad cotidiana.

En este mundo interconectado, deberíamos demostrar con el voto que lo mejor es ir por el camino de la cordura y no por el de los mesiánicos delirantes que hacen del odio al otro, su razón de ser. Claro que no voy a decir más nada al respecto. Que cada cual concluya por sí mismo.

Hablando de conclusiones, es hora de concluir esta edición elucubradora. Quién le dijo a usted que un escriba de pueblo no puede dedicar su tiempo a hacer análisis internacionales. Siempre es posible, más cuando se hace con verdadero interés. En siete días, nos dedicamos a lavar los trapos sucios en casa.

Imagen ilustrativa, tomada de la web.

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Reflexiones a la entrada del otoño"

5 Mins read
Este texto comienza a desarrollarse una temprana mañana de viernes, sin un rumbo definido pero con el ánimo de dejar un buen…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Los votos que el dinero reúne"

5 Mins read
Ahora así, todos aclimatados en el nuevo año vamos orejeando la baraja, pensando en el proceso electoral que marcará el rumbo del…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "De liderazgos y democracias plenas"

5 Mins read
Tranquila, tranquilo, no le voy a decir feliz año nuevo aunque me sienta tentado a hacerlo; uno ya viene remando este 2024…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!