Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 25/07/2023: Que no nos apaleen la conciencia

5 Mins read

Con menos margen de maniobra que en una edición normal, la columna elucubradora de esta semana le da la bienvenida a sus fieles lectores/as y también a sus consecuentes detractores/as. El relativo “éxito” de un espacio como este, se nutre de unos y de otros, por eso no nos corremos cuando los palos llegan, tan solo aguantamos, estoicos, cada golpe a nuestra conciencia. Si así le parece, empezamos la última edición de julio, esperando que la inspiración nos lleve a concretar un buen texto, antes de iniciar unos días de descanso.

En la pasada edición hice alguna mención a cómo la falta de argumentos para rebatir la posición del otro, lleva a que alguna gente opte por denostar a esa otra persona sin molestarse en intentar demostrar que sus propias ideas son mejores. Estas actitudes tienen que ver con una natural tendencia a la violencia con la que se manejan ciertas tradiciones políticas. Históricamente el fascismo y la extrema derecha han optado por estrategias de esa índole (a través del odio y el racismo fue como alcanzaron el poder el fascismo italiano o el nazismo alemán), pero en Uruguay -quizás no solo en Uruguay-, esa estrategia pareciera que últimamente está permeando a algunos sectores del espectro democrático, por ello es fácilmente perceptible que la intolerancia a las diferencias (a las políticas, pero también a las situaciones de pobreza, a los negros, a los judíos, a las mujeres, a los feminismos, a los gays y a un montón de etcéteras), se ha incrementado de forma desmedida.

El asunto se está volviendo cada vez más grave porque de la violencia verbal en las redes y en algunos discursos encendidos, se está pasando de lleno a la violencia física. Hasta ahora eran casos aislados, pero en las últimas semanas se está produciendo una seguidilla de actos de esta índole que aumentan la preocupación.

Por ejemplo, en Salto, desconocidos prendieron fuego a un indigente y en Montevideo hay una banda que sale a apalear con bates de béisbol (¡Como en “La naranja mecánica”!), a personas que duermen en la calle, a las que solo por esa condición las catalogan como “pastabaseros” y otros epítetos, que los hacen merecedores de su apaleamiento (lo mejor de todo es que los apaleadores deben salir después de haber consumido un buen par de gramos de cocaína cada uno, porque le cuento un secreto, a los extremistas de derecha les encanta la “merca”, ya que los envalentona).

Qué culpa tienen los pobres de serlo, se pregunta uno, cuyo estilo de vida frugal, lo podría hacer merecedor del descontento de personajes violentos como los causantes de esos ataques a personas indefensas y frágiles como las ya mencionadas. ¿Por qué son merecedores de actos de violencia tan crueles? ¿Será que esos violentos en realidad temen más a la posibilidad de caer en la pobreza que a los pobres en sí? Yo estoy convencido que ocurre eso. Le llaman aporofobia al miedo a los pobres, pero ¿Cómo llamarle al miedo a ser pobres que muestran con su actitud, este tipo de individuos?

Creo que fue Gandini el que hizo popular la frase “apariencia delictiva” y de ella se valieron en el verano pasado unos sujetos para darle una paliza al hijo de un conocido docente universitario de veraneo en Punta del Este, porque pensaron que era un ladrón. Al parecer, no estaba vestido como esperarían ellos que lo estuviera alguien que veranea en Punta (la decidida acción del padre hizo que el caso no pasara desapercibido); lo mismo ocurrió hace poco en Maldonado. Seguro se me pasan más hechos similares, pero quería llamarle la atención sobre la alarmante tendencia. No se trata de un hecho aislado, parece una metodología, premeditada y hasta quizás, orquestada, vaya a saber por quién.

Un ataque directo a los valores básicos de convivencia social y a la idea de justicia (que nunca puede ser por mano propia); quien es diferente a mí es culpable de antemano, no tiene derecho a ser, a vivir, parecen decir estos sujetos; lo peor de todo es que esa gente que odia al diferente, no se da cuenta que todos somos diferentes, aunque esperen que todos se les parezcan, no saben que fuera de la burbuja de mundo perfecto del que quieren sacar lo imperfecto, hay un mundo rico de tonos y sabores y hacen muy mal perdiéndoselo.

Pero bueno, esos son comentarios de este escriba de pueblo, que poco más tiene para aportarle sobre este asunto. Antes de cambiar de rumbo, le digo, no le tema a las diferencias, témale a quien quiere que seamos, pensemos y actuemos todos de la misma forma. En la uniformización, está la violencia verdadera.

Ya mismo le cambio de tema, porque a los violentos no hay que dedicarles más tiempo del que se merecen y porque además en esta columna bien diversa en temáticas, como muchas que andan a la vuelta, por eso le queremos desear un feliz 80 cumpleaños al “Negro” Rubén Rada, quien los cumplió hace unos días atrás, uno de los tipos que le ha dado calor a la diversidad musical del Uruguay.

Candombero de ley, fue uno de los cultores y/o creadores de lo que se dio en llamar “candombe beat”, en el que el rock y los ritmos afrouruguayo se ensamblan de forma armónica. Con Totem, con El Kinto, con los Fattoruso en Opa, con su carrera solista o acompañado de sus hijos en un presente todavía pleno de música, el “Negro” le está legando a este país, con mucho de racista aún, una colección de grandes canciones que están y estarán en la “playlist” de generaciones enteras de uruguayitos.

¿Por qué dejar a un lado la crítica política y social para hablar de un músico? Es que estamos acostumbrados a hacer obituarios, a recordar en la muerte a quienes marcan una época, por eso en esta oportunidad prefiero celebrar la vida de uno de los músicos más grandiosos que ha dado este país en los pasados casi 70 años de vida (cuenta la historia que ya con 11 o 12 años, Rada andaba participando de agrupaciones musicales), y recordarles que el “éxito” no se construye de un día para el otro, que es un trabajo paciente y lleno de escollos, pero que siempre culmina con una satisfacción.

Y también decirle que hay un solo Uruguay (por favor, no me confunda con los que te “jedi”), que está hecho de las diversidades de un territorio que fue colonia, que pudo ser parte de una patria grande o de un imperio y que terminó siendo un pequeño rincón del sur de América, donde dicen que en el pasado había lugar para todos y en el que ahora, unos imbéciles nenes de mamá, salen a castigar la pobreza y las diferencias. Sería bueno que no permitamos que eso siga ocurriendo en la “tacita del plata”.

Llegó el momento de pasar raya y de parar por un rato la máquina. Desde ya le voy anunciando que la columna elucubradora (al igual que el resto del periódico, claro está), estará ausente por una semana, pero seguro vuelve renovado para continuar trayéndole una propia visión del complejo tiempo que nos toca transitar. Hay muchos desafíos por delante, sí así le parece, nos encontramos el 8 de agosto, ya para ir templando el espíritu y comenzar a soñar con una venidera primavera, que siempre nos trae mejores aires. Hasta entonces.

Foto ilustrativa tomada de la web.

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Apuntes de campaña electoral"

5 Mins read
Sabe, intuía que el proceso electoral que estamos cursando iba a ser de campañas proselitistas muy diferentes a las que había visto…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Los medios, las empresas y la libertad"

5 Mins read
Lléguenle los respetos del escriba de pueblo a todos los seguidores de la columna elucubradora, que están soportando el levantamiento de la…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Los términos y sus significancias"

5 Mins read
Lo sé, me va a salir con que ya estamos en junio, que se fue medio año y con que eso es…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!