Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 22/02/2022: «Columna censurada por su propio autor»

5 Mins read

Ahora que todo tiene aroma a carnaval, lo que diga un escriba de pueblo que no tiene mucha idea de lo que se dice en los tablados, podría ser de poco interés para algunos de los lectores de esta columna, fanáticos murgueros que no pueden comprender mi para nada disimulada indiferencia hacia lo que ocurre con la fiesta popular. Advertido de esto, si está dispuesto a no leer odas al dios pagano que reina en febrero, entonces le invito a seguir leyendo a renglón seguido, porque en una de esas se entusiasma con lo que le cuento, más allá que no tenga ningún bombo para tocar.

Eso sí, por más que pueda no hablarle de los eventos carnavaleros en sí, porque casi no los sigo, sí me puedo llegar a referir a los temas que se discuten en torno al carnaval en los medios de incomunicación y en las redes asociadas, como trascendente fenómeno social que es, en particular para los uruguayitos.

Voy a empezar por la tonta discusión que algunos operadores políticos intentan imponer en la tele con cada nuevo concurso del carnaval montevideano, sobre la afinidad que los artistas de carnaval tienen con la izquierda o más concretamente con el Frente Amplio, como la expresión política del presente que nuclea a más sectores identificados con esas posturas ideológicas.

Se la califiqué de discusión tonta, porque así como entiendo que el arte no es concursable (la subjetividad que subyace en cada hecho artístico, hace que no lo podamos evaluar en función de si es mejor o peor que otro producto del arte), tampoco es direccionable y nadie puede decidir qué puede o qué debe decir un artista. Si el artista es filosóficamente una persona de izquierda (hay una cierta sensibilidad que lleva a que muchos lo sean), en su arte estará reflejado lo que es, su ser, por eso nadie puede venir y decirle “mirá loco, como ya hay muchos artistas diciendo cosas izquierdosas, a vos te toca hacer un couplé que alabe el gobierno de los multicolores”.

Es el reino de lo absurdo. Yo no le puedo decir al artista -sea cual sea éste-, decime tal cosa sobre tal tema. En la libre interpretación del o la artista quedará decidir sobre qué cosas quiere hablar y de qué forma quiere hacerlo. Será definición mía -o suya o del vecino de al lado-, como receptor de la obra, decidir si me gusta o no lo que el artista propone, con todas las subjetividades que cada uno lleva encima.

En definitiva qué le quiero decir, se estará preguntando. Bueno, que si a usted -o a los operadores mediáticos-, no le gusta lo que dicen los conjuntos de carnaval, es porque sencillamente no le gusta el carnaval ni las murgas, así que no mire más murgas y vaya a escuchar otras músicas o mirar otros espectáculos que digan cosas que a usted le gusten más, pero no pida que un artista se amolde a su discurso.

Si no le gusta, no lo mire, es sencillo. No se puede pedir un test ideológico, eso es un boicot al arte, que debe ser por sobre todo, libre e independiente. Todo lo que pretenda direccionarlo, entra en la categoría de censura y usted que tiene algún año más que todos esos operadores juveniles de los medios televisivos que reclaman la murga de derecha, sabe lo que significa un país censurado.

Siguiendo en la línea libertaria que caracteriza a esta columna (libertarios de los que no tenemos nada que ver con el argentino Milei, que se apropió del término), le menciono otro elemento carnavalero que me pareció curioso. No fue en el montevideano, no, fue por el litoral, específicamente en Paysandú, en donde, por lo que leí por ahí, la Intendencia determinó que en los desfiles del departamento, los conjuntos de carnaval no podían llevar publicidad sobre el referéndum contra la Ley de Urgente Consideración (LUC).

Ni por el Sí ni por No, pidió ecuánimemente el Intendente sanducero, pero en los hechos yo lo veo como un acto de censura de la más dura. ¿Quién es un Intendente para decir lo que se puede mostrar y lo que no en un desfile de carnaval? Si hoy no permite mencionar el referéndum en un evento organizado por la Intendencia, mañana, ¿de qué puede no permitir hablar? Si la gente se quiere expresar, en el sentido que sea -a favor o en contra-, sobre un tema del que toda la ciudadanía tendrá que decidir el 27 de marzo, ¿quién es el Intendente para impedirle hacerlo? ¿Por qué no dejarlos? ¿Por qué tanta obsesión por “no manchar” la fiesta popular con temas de índole política, cuando el carnaval, las expresiones culturales y populares en general, deben ser la caja de resonancia de las preocupaciones de la gente?

Lo mismo pasa con no arrendar el Estadio Centenario para una movida del Sí (el otro día escuché por ahí que hasta a Novick se lo alquilaron, pero ahora les entró la preocupación por preservar el deporte de la política), con la malla rosada de la vuelta ciclista que no la dejaron ser. Siempre para preservar la política fuera del deporte, como si el deporte fuera un lugar sacrosanto al que no hay que contaminar, como si el deporte no fuera parte de las políticas que aplican los gobiernos.

A eso le podemos sumar la tontería de Sotelo de no transmitir el debate Andrade-Manini Ríos por Canal 5 -que es un medio de información del Estado-, para preservar una supuesta “ecuanimidad” que el canal público debería observar. Ese es un concepto falso de lo ecuánime y me recuerda al proyecto de medios que presentó Cabildo Abierto que establece estándares imposibles para preservar una supuesta ecuanimidad que deben guardar los medios.

Mire, para ir liquidando este tema, le comento que uno, que tiende a ser desconfiado por naturaleza, sospecha que más que preservar la ecuanimidad y “no manchar” el arte y el deporte con la política, lo que se quiere es que las cosas que no les gusta, no se digan en público y esos son actos de censura, disfrácemelo como quiera. Pero bueno, por suerte los buenos carnavales están en Melo, donde Federico Buiszant (o como se escriba), y Petinatti, son las principales vedettes.

Despierto el domingo con la noticia del fallecimiento del “Bicho” Bonomi. Por supuesto que sorprendido, como la mayoría de la gente de bien de este país cuando ocurre el deceso de alguna figura pública de trascendencia, aunque uno sabe que en algunos espacios se deben de haber emitido y difundido otro tipo de expresiones.

Bonomi fue, en particular en los últimos cinco años de gobierno frenteamplista, el chivo expiatorio y el culpable de todos los males del país para una parte de la sociedad uruguaya.

Le cuento, a veces uno en el rol de periodista, le hacía una pregunta a los dirigente de los partidos hoy coaligados y en el gobierno y por más que la consulta no tuviera nada que ver con seguridad, por algún lado aparecían los robos y las culpas de Bonomi. Fue el demonio en persona (se podría decir que lo siguió siendo hasta el día de su muerte, porque el viernes en el acto nacionalista en Libertad se escucharon referencias negativas hacia su persona y su gestión).

Sin embargo el “Bicho” nunca se inmutó, siguió con su gestión, plena de errores y aciertos, como todas las gestiones, pero convencido de lo que hacía. Demonizado por algunos, respetado por otros, se fue un hombre que le dio toda su vida a la gestión pública y como tal merecería el respeto de sus adversarios, aunque sabemos que algunos sonríen.

Nosotros dejamos por acá, casi no queda más lugar. Será hasta la próxima semana, cuando llegaremos un día más tarde de lo habitual, el miércoles 2 de marzo. Todo por culpa de carnaval.

Imagen ilustrativa, tomada de la web.

Por Javier Perdomo

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Tragedias evitables tierra adentro"

5 Mins read
Emitido el primer sufragio y conocidos los resultados de las primarias, el sistema político se tomó unos días de vacaciones y en…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Lo que el voto nos pronunció"

5 Mins read
Ahora sí, pasados unos días, el escriba de pueblo tiene más elementos como para decirle alguna cosa sobre la elección interna. No…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Dictaduras, democracias y homenajes"

5 Mins read
Comprenderá usted que en esta edición elucubradora no se aborde resultado electoral alguno. Es poco el margen de tiempo para escribir y…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!