Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 01/03/2022: «En todos los frentes»

5 Mins read

Pacíficamente comienza la columna elucubradora, que ante todo rechaza la toma de las armas para la resolución de los humanos conflictos y es por ello que no se pone del lado de ninguno de los bandos contendientes en este nuevo escenario de enfrentamiento regional con ramificaciones globales. El planeta es demasiado chico para pelearnos entre nosotros, cuando como especie tenemos tantos problemas por resolver pensando en nuestra supervivencia. Así empieza esta edición elucubradora de inicios de marzo del año 22, con la palabra como arma, para defenderse de los guerreristas.

Tranquila, tranquilo, no le voy a hacer una exégesis del conflicto en la Europa del este, ni le voy a dar una clase de la historia de Ucrania en unas pocas líneas, porque no la conozco en profundidad y porque además es probable que a usted no le interese profundizar en ello, ya que debe estar más entusiasmada/o en ver cómo, cual si fuera un partido de fútbol, la tevé le transmite las “incidencias” de la nueva guerra.

Es cierto que uno tiende a ponerse siempre del lado del más débil, pero más allá de lo que se pueda concluir mirando cifras y haciendo comparaciones, en este conflicto es difícil definir cuál es el débil, porque al parecer hay dos que están guerreando, pero del que pretenden sacar tajada varios otros nenes, entre ellos el imperio norteamericano, que está detrás de todas las guerras.

Antes de pasar a otras temáticas, sólo quería decirle que la de Ucrania es una batalla más de una tercera guerra mundial que ya sufre la humanidad y que no tiene otro objetivo que no sea procurar el control de los recursos naturales del planeta, cada vez más escasos. En lugar de procurar, como un solo pueblo, ver cómo superamos esa escasez latente, ver cómo haremos para dar comida y agua a las generaciones futuras, seguimos dedicados a matarnos y expoliarnos entre nosotros, sin pensar en el daño que le hacemos tanto a personas como al maravilloso globo que nos contiene. Es una verdadera pena que se haya vuelto a un escenario de guerra. Le confieso que pensaba que no ocurriría, pero me equivoqué. Y le vuelvo a decir, no le eche toda la culpa a los rusos ni a Vladimir en particular, los culpables son todos.

Y ya de regreso al país, luego de una visita fugaz por las Europas, nos instalamos en el Club Social El Asador de Libertad (¿vio que las elucubraciones se parecen al recorrido de un drone que sobrevuela acontecimientos sin que los protagonistas casi ni cuenta se den?), para hacerle algunos comentarios referentes mención a una nueva reunión -de las tantas que he presenciado-, en la que un Jefe de Policía -en esta ocasión don Orestes Leles Da Silva-, intercambió opiniones e informaciones con los vecinos sobre seguridad, en momentos en que se produce un nuevo pico de hechos delictivos en Libertad (en otras ocasiones ha sido en Puntas de Valdez y en otras en Ciudad del Plata). El encuentro fue el viernes, previo al carnaval, pero no nos entregó ninguna nueva mascarada.

¿Sabe qué? Nuevamente quedé con la sensación de estar participando de un gigantesco diálogo de sordos, con gente pidiendo soluciones a situaciones personales -dígase al robo que sufrió el día antes o una semana atrás-, y una autoridad que intenta explicar la globalidad de los problemas de la seguridad; les habla a los participantes de los escollos legales, de la falta de infraestructura y de personal que considera tiene para desarrollar su tarea, a la vez que brinda “tips” (bien palabra del postmodernismo cibernético de la tercera década del siglo XXI, ¿vio?), para cuidarse a sí mismo y a su propiedad. Pero como los asistentes concurren a que le solucionen su problema, todos se terminan yendo desencantados, refunfuñando con el jerarca de turno.

Usted sabe que este escriba de pueblo ha desarrollado su tarea periodística en la zona durante los últimos 20 años -ya le podría decir 21, pero no me voy a apurar, no sea cosa que digan que soy presumido-, por lo que debe tener claro que he visto reuniones con jerarcas de todos los colores y le puedo asegurar que en todas he presenciado el mismo problema. No hay posibilidad de entendimiento, las partes no hablan el idioma.

Pero ya que estoy en esto, pongo el foco en algo que dijo el jefe Leles y que lo han dicho todos los jefes y jerarcas de seguridad -de todos los pelos-, que he escuchado hablar en reuniones públicas a lo largo de estos lustros, pero que sin embargo para la gente pasa como desapercibido.

El llamado que hacen los jerarcas policiales es a que la gente no compre cosas robadas, porque toda “ganga” es cara. Si el mercado ofrece algo a 50 y se lo ofrecen a cinco, es que algo raro hay, por lo que si a usted no le gusta que le roben y pide más seguridad y exige policías en la puerta de su casa y llama a que los milicos puedan salir a matar ladrones, entonces no se crea viva/o comprando robado; en una de esas, la seguridad comienza a mejorar. Y en una de esas también, como es un elemento en el que todo el sistema político parece coincidir, puedan comenzar a trabajar juntos, en verdaderas políticas de Estado en materia de seguridad y dejar de usar el sufrimiento de la gente como botín electoral.

Cerrado este asunto, vayamos a otras regiones de la información, porque esto de elucubrar nos permite sobrevolar los temas sin comprometernos demasiado y así llegamos a la noticia del momento, el nuevo incremento de los combustibles.

A menos de un mes de realizarse el referéndum contra los 135 artículos de la LUC, el maravilloso mecanismo incluido en ella, que iba a permitir que el precio de los combustibles bajara gracias a las bondades del libre mercado, sigue, porfiadamente, dándole la razón a aquellos que dicen que aplicar el denominado Precio de Paridad de Importación (PPI), es un verdadero desastre, que de seguir aplicándose indefinidamente puede generar efectos de inflación no vistos en este país desde los años 70 u 80 del siglo pasado.

Cada nuevo aumento de los combustibles, por más mínimo, por más atemperado que éste sea, significa un mazazo en la economía de los que menos tienen porque los costos del combustible se trasladan a los precios de los artículos de primera necesidad.

Es absolutamente absurdo vivir en este tembladeral mensual. Desde el momento en que somos importadores y tomadores de precios, siempre estaremos supeditados a lo que ocurra en el mundo, por eso es el Estado el que tiene que garantizar precios que se mantengan en el tiempo, por lo menos medio año, y no dejar que todo flote solo, porque el señor mercado todo lo soluciona. Mentira, el mercado es una construcción humana y como tal, necesita controles, topes, regulaciones, como demuestra lo que hace el mismo gobierno, que los sube casi todos los meses, pero no tanto como lo que le dice su PPI.

Es tiempo de ir cerrando esta instancia elucubradora. El corrido está culminando y ni siquiera me acordé que era carnaval. Es que los carnavales son tan tristes en este pequeño pueblo del interior de San José, que es preferible ni acordarse de él. Lo que sí me acuerdo es que la semana que viene, hay un día menos para elucubrar como se debe. Espero que me perdone los pifies. Hasta entonces.

 

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Apuntes sobre el sistema electoral en año de elecciones"

5 Mins read
Un viernes temprano a la mañana comienza a estamparse en negro sobre blanco una nueva edición elucubradora del pasquín de pueblo, que…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Volando sobre las barbaridades de los parlamentarios"

5 Mins read
Aunque este año tenga un día más, de febrero va quedando poco y allí en el horizonte tenemos a marzo, con todas…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Realidad aumentada"

5 Mins read
Mientras todos piensan en lo que pasa en carnaval, en las elucubraciones semanales podemos llegar a ponernos a meditar sobre los problemas…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!