Variedades

El doctor Sergio Mejía y su enfoque integrador de la medicina

6 Mins read

La salud y la enfermedad han sido, desde siempre, motivo de variadas interpretaciones y cambios de paradigmas a través de los tiempos. En épocas pasadas, existieron diferentes miradas de lo que representa el cuidado de la salud, muchas de ellas a través de prácticas que carecían de los avances actuales con los que cuenta la medicina, pero hoy son muchos los médicos que ofrecen otros enfoques respecto a lo que la medicina debe proporcionar a las personas para la recuperación de la salud.

La visión de una salud integral, que contemple todos los aspectos del cuerpo humano, parece estar cada día más presente. Con diferentes argumentos, intentan lograr una medicina que conecte e integre los saberes actuales con los saberes ancestrales, entre los cuales existe un rico legado que es importante rescatar.

PARADIGMA | Sergio Mejía Viana, un médico español, tiene mucho para aportar a este tema, entendiendo que el ser humano es un todo y se lo debe tratar como tal. Especialista en la Universidad de Navarra en cardiología con más de 30 años de experiencia clínica y miembro de la Sociedad Española de Cardiología. Es experto en terapias complementarias y enfoque holístico de la salud. Mejía comenzó su cambio hace varios años.

“Mi cambio en el ejercicio de la medicina, siempre digo que fue la vida que me fue empujando, muchas veces me resistí a dar esos cambios o no los entendía”, dice y agrega que “antes de entender el cambio que tenía que hacer, estaba viviendo de forma normal, trabajando, siendo una persona comprometida con mi tarea. De todos modos, desde los comienzos de mi profesión, siempre sentí que no encajaba en algunos postulados”.

En ocasiones, los especialistas que mantienen una mirada amplia respecto a la salud, son descalificados, lo que quizá, muestre cierta rigidez a tener otras perspectivas e incluso a  abrirse a comprender otros escenarios en los que el ser humano deja de ser un conjunto de órganos y fluidos, para pasar a ser un todo integrado, con lo que es y con lo que lo rodea.

“Mi cambio fue un largo camino de muchos años cuestionándome mis propios sistemas de creencias. Pero hay un momento de la vida que uno se replantea muchas cosas y comencé a adentrarme en otra forma de entender la medicina. Sucede que no sabemos que realmente tenemos un alma, que hay un plan desde antes de venir a encarnar y que cada persona vive ese camino trazado desde el plan almico”, dice Mejía.

El especialista desarrolla su trabajo a partir de sus conocimientos médicos pero a ellos, incorpora y le otorga un lugar preponderante a su visión de que somos seres espirituales. Cree que este aspecto se deja de lado y el ser humano es visto solo como un cuerpo físico.

“Mi opinión se nutre del hecho de que tengo mente de científico y que intento ver el mundo espiritual no desde la creencia sino desde la experiencia”, dice. En la pandemia ve “una oportunidad inmejorable para que cada uno se plantee verdades profundas y se encuentre con que hay algo más que merece la pena ser explorado y desarrollado”, opina.

Quizá la ciencia médica en la actualidad, haya pecado de escasa humildad, intentando tener  todas las respuestas y la última palabra y que todo lo que hace y dice es la única verdad, posible y absoluta.

“La medicina integrativa es un término que se acuñó últimamente sobre todo para poder encajar en la medicina, el que no entraba en lo medicina alopática convencional del siglo XX. A la Fitoterapia, Naturopatía, técnicas energética y otras, se las englobadas en las medicina alternativas. Todos los que seguían estas terapias, o sea todos aquello que no comulgaban con todo lo que decían las revistas médicas, eran considerados pseudocientíficos y entonces había una separación”, recordó.

Cabría preguntarse quién es capaz de afirmar que solo y únicamente lo que dice la ciencia médica es real y todo lo demás es falso. Buscar un camino intermedio donde confluyan diferentes paradigmas permitiría una apertura que en definitiva beneficiaría a todos. Quizá se pueda argumentar que existen estudios realizados, pero en ese aspecto, también cabría preguntarse, quién se encarga de esos trabajos, quien los financia y con qué intereses.

Mejía aplica la medicina convencional pero incluye otras terapias lo que entiende, es una forma integral de ejercer la medicina. Dice que la medicina integrativa es una opción que aporta excelentes resultados y quizá esa pueda ser la mejor forma de aunar saberes. “La ciencia médica se ha especializado en órganos y para ello hay especialistas en esos órganos y ahí se fragmentó el conocimiento médico. Así el paciente tiene muchos médicos que lo atienden, y cada uno sabe mucho de una partecita de un órgano, pero eso no está dando buenos resultados. Es por ello que integrar puede asociarse también a juntar todo aquello que en algún momento se fragmentó”.

Entiende que en la actualidad son muchas las personas que están no sólo viendo sino viviendo esta realidad. Al respecto hace referencia a esa masa crítica que es necesario para lograr el gran cambio de la humanidad. «Ha llegado un momento en que se ha conseguido una masa crítica en el número de humanos que son conscientes de su esencia espiritual”.

Los médicos que trabajan desde este paradigma en el que ven al ser humano como un todo, intentan demostrar que es imposible aislar a la persona de todo lo que siente, sus emociones, sus pensamientos. “La nueva Medicina viene a descubrir la base de corrupción que hay detrás de esa Medicina basada en la evidencia, que tiene intereses económicos”. Mejía cree que la medicina basada en evidencia, está fracasando y por eso entiende que es momento de acercarse a otra forma de practicarla.

Mejía cree que buscar la salud desde una medicina  basada solamente en tratamientos farmacológicos, es una medicina equivocada. Dice que todo comienza en la enseñanza de este tipo de medicina que no toma en cuenta los aspectos que no se ven del ser humano, como su ser espiritual y su emocionalidad.

Sus argumentos están basados en una profunda observación que ha mantenido desde hace muchos años, que lo llevaron a investigar por qué a pesar de tantos adelantos científicos, tratamientos y medicinas, la gente sigue enferma y sin calidad de vida. “Estamos viviendo posiblemente la sociedad más enferma de toda la historia de la raza humana. Nos han convencido que somos una sociedad muy longeva, y eso no es real”, dice Mejía.

 

NUEVA MEDICINA | El médico trabaja desde un paradigma que para muchos otros especialistas no presenta evidencias fiables o demostrables de que funciona. De todos modos entiende que muy de a poco otros médicos comienzan a integrar otros factores a sus tratamientos y se van abriendo a un entendimiento más amplio e integrado con respecto a la cura de las enfermedades.

Cree el Especialista que la medicina actual se basa en ocultar y desaparecer el síntoma y eso no se traduce en salud. “Lo que hemos aprendido como médicos es bastante incompleto, no reconocemos la capacidad que tiene el cuerpo de sanarse a sí mismo, ni al síntoma como un señal de alarma de algo que debe ser corregido, reconocemos el síntoma como algo que hay que bloquear”.

Su perspectiva de la medicina ha cambiado desde sus primeros años como especialista y ha podido observar que realmente funciona. Por ello cree que reconocer que somos más que un sólo cuerpo físico, es el primer paso. “El problema es que no confiamos en la capacidad de sanarse del cuerpo, vemos al cuerpo como una cosa inútil que se enferma y se va degenerando”, dice.

“Por suerte la sociedad va saliendo de la distopía y al volver a entrar al conocimiento ancestral, vamos a mejorar la calidad de la vida y la duración de la vida. La relación de la salud con las emociones es real. La energía es lo que hace mover las emociones, esto nos recuerda que tú no eres un cuerpo, nos recuerda que eres un espíritu, un ente sutil que ha venido a ocupar un cuerpo físico durante una temporada”, dice.

“Ojalá se enseñara esto desde los primeros años, en las escuelas, a manejar las emociones, a conectar con el corazón, a poder salir un poco del cerebro y vivir desde las emociones, este cambio de enfoque, se traduce en salud”, opina Mejía.

Por Yudith Píriz

Related posts
Variedades

El perejil, una hierba aromática beneficiosa para el organismo

3 Mins read
El perejil es una de las plantas más usadas para condimentar diferentes preparaciones o para la elaboración de aliños y salsas y…
Variedades

El ananá, una fruta que ayuda a mantener sano al organismo

4 Mins read
Para esos días que aún mantienen altas temperaturas, siempre es recomendable  buscar alimentos frescos, ricos y que permitan al organismo estar nutrido…
Variedades

El enfoque holístico de la salud de Jesús Costa

5 Mins read
La salud de las personas es una temática que siempre interesa y de la cual, cada día pueden conocerse enfoques o perspectivas…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!