Elucubraciones

Elucubraciones semanales: edición 05/04/2022: «Y sí, hablemos del referéndum»

5 Mins read

Sólo le quiero comentar una cosa al comenzar: espero que no se me vaya toda esta edición elucubradora hablándole del referéndum, porque entiendo que el mundo es rico en nuevos acontecimientos y lo que ocurrió ayer ya a casi nadie le interesa hoy. Por supuesto que al escriba le importa lo resultado de la instancia democrática y de eso hablaremos al comenzar, pero quizás los dedos me vayan llevando hacia otros caminos con el correr de las palabras, porque opiniones electorales, las encuentra en todas partes. Veamos qué sale, siempre a renglón seguido.

La primera gran consecuencia del resultado del referéndum del domingo 27 de marzo, la conocimos el lunes 28 y fue que el famoso PPI (Precio Paridad de Importación), indicaba la necesidad de aumentos voluminosos en el precio de los combustibles. Ese era un dato que debió conocerse entre jueves y viernes de la semana anterior al referéndum, pero fue ocultado durante el fin de semana y recién una vez que se conocieron los números del escrutinio primario, se largó a la calle.

Por supuesto que el gobierno salió de inmediato a atemperar los porcentajes que surgían desde Ancap y de la unidad reguladora de energía y agua, por lo cual el aumento terminó siendo menor al “sugerido”, pero lo cierto es que más allá de lo anecdótico de la cifra en que termina subiendo, lo preocupante para este escriba es que se sigue aplicando uno de los artículos más negativos que contiene la LUC, aprobada por el Parlamento y ratificada ahora en las urnas.

La opinión que de esta disposición tenía antes del referéndum la sigo sosteniendo ahora, por más que la gente la haya aceptado con su voto; y es más, la reafirmo viendo la estrategia seguida por el gobierno para anunciar este nuevo aumento. Hasta ellos saben que es un disparate eso de aumentar -o revisar, si quiere un término que se ajuste más al utilizado por el gobierno-, todos los meses el precio de los combustibles, por eso demoraron la difusión de los informes, esperando que pasara el referéndum.

¿Por qué la gente votó a favor de algo que le afecta el bolsillo? Es algo que uno no puede explicarse muy bien. Podría hacerle mil interpretaciones en pose de cientista político, pero ninguna sería totalmente acertada. ¿Puede ser por el odio de una parte del electorado hacia el Frente Amplio? Puede ser sí, pero el odio siempre tiene un alcance limitado. ¿El énfasis puesto en la idea de que estamos mejor en materia de seguridad, distrajo a los electores de artículos polémicos como es el que contiene esta fórmula mágica que trastoca los bolsillos todos los meses? Por ese lado podrían estar algunas de las explicaciones, pero tampoco es una tesis que lo explique todo, porque en los últimos meses, eso de que “estamos mejor en seguridad” fue puesto en cuestión por la información que surge a diario en los medios y por las experiencias personales de los electores a los que les prometieron volver a vivir con la puerta abierta y poder salir con “las carteras” por el barrio, pero no pueden.

Usted se estará diciendo que hasta ahora yo le hablé de una de las consecuencias de mantener vigentes los artículos impugnados de la LUC pero que no le dije nada sobre el resultado en sí. Es cierto, sí, pero lo que intento decirle es que quizás por ahí esté otra de las explicaciones del resultado que dejaron las urnas. Era muy difícil, complejo de explicar todo el paquete que buscaba impugnarse, como para que todos lo entendieran. Quizás por eso hubo gente (la menos politizada, la que va obligada a votar), que terminó votando contra sí misma, haciendo lo que le decían que debía hacer los líderes políticos que más le atraían o votando en contra de lo que promovía el político que menos simpatía les generaba.

Le aclaro que entiendo que este grupo de ciudadanos no es demasiado numeroso, serán apenas algunas decenas de miles, pero en un universo tan reñido como el que arrojó el referéndum, terminan inclinando la balanza. Claro, al final, esto habla muy bien del uruguayo en general, que sabe a qué fue a las urnas. Podrá gustar o no el resultado final, pero la gran mayoría votó sabiendo por qué lo que hacía.

Dicho esto, le voy a responder lo que pienso sobre si hubo un ganador nato o no en esta instancia de referéndum. Sé que está esperando hace rato que le dé respuesta a esta interrogante. La verdad es que no da para grandes expresiones de algarabía entre los eventuales ganadores y tampoco da para echar campanas al vuelo a los circunstanciales perdedores de la compulsa electoral.

Si bien en una democracia, un voto más, para un lado o para el otro, deja como resultado un ganador, en la percepción ciudadana es claro que estamos ante un empate técnico. Somos un país de dos grandes bloques (los coaligados por un lados y el FA por el otro), y la diferencia entre uno y otro es tan ínfima que el que se equivoca pierde.

Lo interpretó muy bien Manini: “si nos equivocamos, esa diferencia se evapora”, comentó, palabras más palabras menos, un nervioso líder cabildante en la noche del último domingo de marzo en el coqueto Radisson Hotel, donde la coalición gobernante esperó los resultados del referéndum entre canapés, sandwichitos y alguna que otra copa de champagne, dejando ver el carácter “popular” de la coalición multicolor.

Falta algo así como dos años y medio para la próxima elección nacional. El proyecto liberal y anti estatista del herrerismo, que en definitiva es el que gobierna -los demás coaligados acompañan-, tiene resistencias sociales muy fuertes y eso quedó claro en el referéndum, por lo que si insisten en aplicar su programa a rajatabla (mínima intervención estatal en todos los ámbitos), la resistencia y el malestar seguirán aumentando y ya no habrá pandemia ni encuestas que disimulen el descontento.

Por lo que he escuchado y leído por ahí, hay dirigentes blancos y de la coalición en general, con un discurso triunfalista que resulta poco entendible a la luz de los datos finales. Puede ser tan solo una pose (no parecer derrotados, aunque se sientan un poco así), o puede ser una estrategia de ir por todo, cuando deberían estar pensando en negociar con el objetivo de mantenerse en el gobierno un período más; si ese es el objetivo que tienen, claro.

Pero bueno, qué voy a andar yo opinando sobre lo que deben hacer los coaligados, que hagan lo que mejor les parezca. Antes de la retirada le hago un comentario sobre el departamento.

Nuevamente quedó demostrado que el departamento todo, en las instancias nacionales tiene un comportamiento electoral netamente metropolitano. Se acerca a lo que votan Montevideo o Canelones. Si bien el No ganó por unos siete puntos porcentuales, el Sí tuvo una enorme diferencia a favor en Ciudad del Plata y una relativa mayoría en la propia capital departamental.

Será cuestión de ver cómo es el comportamiento en futuras instancias electorales, pero no cabe duda que “los tiempos están cambiando”, como dice el viejo Bob Dylan y uno que envejece con las canciones de la adolescencia, le dice que es tiempo de despedirse y despedirnos de otro lector de la columna elucubradora, el maestro Caballero, quien acaba de fallecer. Apenados, les decimos hasta la próxima, no habiendo podido cumplir el desafío de no hablar únicamente del referéndum. Hay muchas promesas rotas, una más, nada hace.

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Los medios, las empresas y la libertad"

5 Mins read
Lléguenle los respetos del escriba de pueblo a todos los seguidores de la columna elucubradora, que están soportando el levantamiento de la…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Los términos y sus significancias"

5 Mins read
Lo sé, me va a salir con que ya estamos en junio, que se fue medio año y con que eso es…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: El "Iturraldegate" y las veleidades del tocayo

5 Mins read
Quien diría que mayo se despediría con tanto ajetreo. Arde el honorable y la culpa de todo la tienen los periodistas que…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!