Variedades

El azúcar, un hábito poco saludable

4 Mins read

Dentro de la variedad de ingredientes o aditivos que se consumen a diario, algunos de ellos a pesar de ser ricos, pueden generar importantes desajustes en el organismo, hasta provocar serios problemas de salud. Indudablemente que uno de ellos, es el azúcar.

En la actualidad, no hay dudas en afirmar que el azúcar refinado, viene siendo uno de los mayores problemas nutricionales de esta época.

EVIDENCIAS | A pesar de ser un producto altamente utilizado tanto en la industria alimenticia como en el hogar, es condenado por cada vez más expertos, como uno de los principales enemigo de la salud.

A pesar de que esta afirmación no es nada nueva, cada vez con mayor énfasis, se argumenta acerca de la razones de porque el azúcar, es uno de los ingredientes más perjudiciales.

Hace no tanto tiempo, se argumentaba que eran las grasas con su correspondencia con el colesterol y no el azúcar,  las encargadas de generar muchas enfermedades.

Y estas afirmaciones no salían de simples recomendaciones. Durante la década de los 60, la Universidad de Harvard publicaba estudios defendiendo el consumo de azúcar,  argumentando que éste no colaboraba en la aparición de enfermedades cardiovasculares. Fue así que se debía exponer otro culpable, y ahí salieron a la luz otros estudios también avalados por Harvard, en los que se argumentaba que eran las  grasas, los grandes enemigos de la salud.

Esto ha sucedido también con otros productos como por ejemplo la manteca, la que era suspendida de muchas dietas siendo recomendadas las margarinas, las que hoy se sabe, son elaboradas a partir de grasas hidrogenadas, altamente tóxicas, causantes de la oxidación celular.

Como en todo, los intereses creados y la corrupción llega hasta las grandes comercializadoras de alimentos. De acuerdo a información sobre el tema, los estudios que defendían el consumo de azúcar fueron pagos por la industria azucarera de la época, para avalarlos y hacer que éstos fueran ampliamente divulgados por revistas médicas y especialistas.

En la actualidad se ha podido demostrar que en realidad los responsables principales de una mala nutrición y en consecuencias de graves enfermedades son los tres venenos blancos, el azúcar, las harinas y la sal, las tres en su versión refinados.

Y a pesar de que su consumo doméstico puede ser reducido y/o controlado, no lo es en una gran cantidad de productos industriales. Sumando a ello y aun siendo especificados a través de las advertencias en los paquetes, la realidad es que la alimentación actual, está basada en alimentos refinados. Lo más grave tiene que ver con que la gran mayoría de la población casi no repara en los octógonos explicativos. Quizá y más allá de los que se oculta tras la presentación de un alimentos, sea un tema de observar y estar más conscientes de lo que intentan vender, en muchos casos, con la aprobación y respaldo de publicidad engañosa. Esto provoca que algunos productos sean ofrecidos como ricos y saludables, incluso entre los más pequeños, sin informar su contenido real.

CAUSAS | Tener presente las consecuencias del consumo de azúcar, siempre es importante cuando se quieren evitar diferentes tipos de patologías asociados a su consumo.

Todos los factores expuestos, han propiciado e impulsado a que el consumo de azúcar refinado haya crecido de forma exponencial.

De acuerdo a lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud, la cantidad de azúcar que se debe consumir en un día, no debería exceder al 5% de las calorías totales diarias.

En contrapartida, la media actual en cuanto a consumo está en 90 g de azúcar al día.

Entre los productos más consumidos por ejemplo los refrescos, están entre los que contienen más azúcar, le siguen los dulces, helados  y chocolates, además de cereales, mermeladas galletas refinadas, y jugos de frutas con azúcares añadidos.

En la actualidad no hay objeciones sobre la responsabilidad de su consumo en patologías como la obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes, entre otras.

Pero existen otros inconvenientes de su consumo. Actualmente se ha comprobado que a través de diferentes estudios, que el exceso de azúcar en sangre, incluso sin llegar a sufrir diabetes como tal, puede aumentar el riesgo de demencia hasta en un 18%.

Por otro lado, un estudio publicado en el Journal of Clinical Investigation en 2015,  afirmaba también que existiría una relación directa entre el exceso de azúcar en la dieta y el riesgo de sufrir la enfermedad de Alzheimer. Concretamente, cuando se duplica la cantidad de azúcar en sangre, aumentarían hasta un 20% los niveles de proteína beta-amiloide a nivel cerebral (la proteína patológica relacionada con la enfermedad).

Por su parte, se agrega que su elevado consumo puede provocar cambios en las bacterias intestinales, lo que daría lugar a una pérdida significativa de las capacidades cognitivas, como el aprendizaje y la memoria.

A pesar de que algunas alternativas es el uso de edulcorantes  naturales, como la stevia o artificiales, como la sucralosa, se ha comprobado que estos no son saludables, incluso se relacionarían con un mayor riesgo de patologías como la hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Pero existen alternativas al veneno blanco, de acuerdo a estudios, una muy sencilla y que no se vende en los supermercados.

La alternativa más saludable es consumir comida de verdad, comida fresca preparada en casa y no platos precocinados del supermercado, siempre teniendo en cuenta los alimentos  empleados, sus calorías, así como su calidad y la cantidad ingerida.

 

Tabla de contenido de azúcar

Cacao soluble: dos cucharaditas contienen15 g de azúcar añadido.

Cereales refinados: por cada 100 g de cereales, tienen casi 50 g de azúcar añadido.

Galletas y bollería: por cada 100 g, contienen hasta 20 g de azúcar añadido.

Refrescos con azúcar y bebidas energéticas: cada lata de cola representa más de 30 g de azúcar.

Chocolate blanco y con leche: por cada 100 g de chocolate hay hasta 60 g de azúcar.

Mermeladas: hasta el 50% de su composición es azúcar.

Postres lácteos (flanes, natillas, yogures refinados): pueden contener hasta 30 g de azúcar por porción.

Golosinas: su contenido en azúcar es casi del 90 %, además del agregado de jarabe de azúcar junto a colorantes y sabores artificiales.

En lo que supone la elaboración de salsas, como la de tomate, mayonesas, kétchup y otras, el azúcar que contienen permite aumentar el sabor, quitan la acidez y las hacen más adictivas.

Imagen ilustrativa, tomada de la web.

Por Yudith Píriz. 

Related posts
Variedades

Almendras, un alimento ideal para la época

4 Mins read
Cuando se hace mención a los frutos secos, sean nueces, castañas de cajú, almendras, avellanas y otras, y aproximándose el invierno austral,…
Variedades

El berro, verde saludable

5 Mins read
Recurrir a las verduras de hojas verdes, siempre es muy recomendable en casi todas las dietas pero por  lo general, se recurre…
Variedades

La equinacea, potencia el sistema respiratorio y actúa como inflamatorio

4 Mins read
Como sucede cuando llegan los primeros fríos, en esta año en particular, ya en pleno otoño y a pesar de que aún…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!