NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Sociedad

Richard Schultes, entre la ciencia y la naturaleza

5 minutos de lectura

En la naturaleza, todo puede encontrarse, muchos lo han demostrado a través de diferentes investigaciones, otros lo conocen a través de sus propios saberes ancestrales. De una forma u otra, no puede ignorarse, que durante toda la humanidad, las diferentes culturas han recurrido a ella para encontrar especies que puedan ser usadas para beneficio de sus sociedades.

Han existido algunos buscadores que se han apasionado por el estudio de la capacidad de diferentes plantas para beneficio de las personas. Las medicinas tradicionales y los conocimientos ancestrales, han sido olvidados por muchos siglos por lo que, volver la mirada hacia esa diversidad, es una forma de reivindicar este rico acervo cultural.

Un ejemplo de esto es el experto en Etnobotánica y biólogo estadounidense Richard Evans Schultes, que entendió la importancia de las plantas y cómo éstas juegan un rol fundamental en el tratamiento de diferentes enfermedades del ser humano. Mucho de lo que él dijo en su época, comienza a tomarse en cuenta por muchos otros especialistas.

 

TRABAJOS | Schultes realizó sus investigaciones a partir de la colaboración y trabajo interdisciplinario de colegas, lo que le permitió llevar a cabo un delicado y completo recorrido, propiciando las bases de la Etnobotánica contemporánea.

En 1961 Schultes estuvo a cargo del curso de Biología en Harvard, en 1967 se convirtió en director del Museo de Botánica de Harvard y en 1970 fue finalmente nombrado profesor de la misma Universidad. Era considerado un profesor comprometido. Schultes era una figura casi mítica en su Universidad y eran muchos los estudiantes que lo admiraban y lo veían como un héroe.

Sus trabajos estuvieron enfocados en las principales características de la selva tropical colombiana: su gran diversidad y la gran complejidad de las interrelaciones entre los elementos que forman ese ecosistema. En tiempos no tan lejanos, en esa región de Colombia, se encontraba la flora más variada de la Amazonia. Existía cerca del 17% de las especies de flora superiores del planeta, lo que determinaba la gran biodiversidad de esa región. Hoy se da una constante destrucción de la selva tropical, con las consecuencias que esto trae aparejado.

Schultes entendió la importancia de conservar esos ecosistemas y se interesó por un tema que hasta el momento, presentaba una escasa investigación científica. Incluso hoy, muchas plantas utilizadas por los pueblos originarios, siguen sin conocerse.

El investigador pensaba que el estudio y domesticación de muchas plantas, constituirían un gran beneficio para la humanidad. Es sabido que la biodiversidad de la selva tropical, aun tan poco conocida, es un tesoro potencial. La mayoría de genes y especies que existen sobre la Tierra se encuentran en la selva tropical, por lo que en cierta forma las selvas son el archivo de la evolución del planeta y son vitales para la humanidad.

En opinión de Schultes los tres aspectos más importantes para la conservación de la biodiversidad son: la conservación de la flora, la intensificación en el estudio de las especies que poseen los grupos indígenas y la domesticación de nuevas plantas útiles. Para el autor, era importante la investigación científica botánica aplicada a las necesidades del hombre moderno y creía que esta aplicabilidad era imposible sin mantener el respeto y la protección del conocimiento tradicional indígena sobre las propiedades y usos de las plantas.

Fue así que se internó en la Amazonia para trabajar de cerca el tema. Durante sus 12 años de trabajo en el noroeste del Amazonas, Schultes recolectó cerca de 30 mil especies botánicas, de las cuales 300 eran desconocidas por la ciencia. Schultes opinaba que la recolección y almacenamiento del plasma genético, era un aspecto crucial para la conservación de las reservas naturales del planeta.

El investigador logró descubrir en el Amazonas, más de 1500 especies de plantas apreciadas por los indígenas por sus propiedades medicinales, narcóticas y venenosas.

Para él fue muy sorprendente la capacidad que tenían los aborígenes para clasificar las plantas, distinguir entre variedades de la misma planta, así como su habilidad para descubrir la presencia de compuestos químicos. En las últimas décadas, se ha dado una creciente pérdida del conocimiento tradicional de sociedades nativas y la degradación de sus hábitats naturales. Este aspecto fue pronosticado por Schultes, entendiendo la importancia de reivindicar la Etnobotánica, como única forma de conservar la biodiversidad y el desarrollo de las comunidades locales.

El investigador tuvo entre sus objetivos principales, observar el contexto sociocultural del uso de las plantas, para adentrarse en esas realidades y conocerlas, lo que explica mucho sobre los sistemas ideológicos y cosmológicos de los pueblos indígenas del Amazonas para con su existencia, su relación con el entorno y el aprovechamiento de los recursos de la naturaleza.

Y esa observación se transformó en una convivencia de más de 12 años durante los cuales Schultes permaneció de forma continua en el Amazonas realizando trabajo de campo, tomó cientos de fotografías de plantas, personas, escenas y del entorno. Llegó por primera vez en 1941 a la selva para realizar un estudio sobre las fuentes vegetales del curare, veneno usado por los indígenas en las flechas con que cazaban.

Su valoración por el conocimiento indígena, propició la necesidad de conservar y preservar tal conocimiento y de buscar mecanismos de protección a estas poblaciones. La concepción de Schultes sobre la “tendencia natural” de los indígenas a conservar la naturaleza, refleja en parte la idea del buen salvaje, del “nativo ecológico”, del aborigen conservacionista.

Una de sus estudios de profundidad fue el de la gran diversidad de plantas narcóticas o alucinógenas de uso ritual en las comunidades aborígenes, muchas utilizadas en relación con la magia, la religión y la medicina. Schultes, pudo determinar la diferencia que hay entre el mundo “desarrollado” y las sociedades indígenas en cuanto al uso de las plantas alucinógenas. Según él, las sociedades indígenas consideran estas plantas sagradas, regalos de los dioses a los humanos. Con el tiempo y a partir de la divulgación de sus estudios y experiencias con plantas narcóticas Schultes se convirtió en una autoridad mundial en plantas alucinógenas, lo que no pudo comprenderse por algunos grupos de la sociedad del momento, siendo interpretado erróneamente.

Como él lo mostró, incluso aquellas plantas proscritas como la marihuana, el peyote, la coca o la ayahuasca, tienen un importante potencial para la medicina. Su interés científico lo llevó a probar en sí mismo el efecto de los alucinógenos, pero siempre bajo la estricta supervisión del chamán, experto al que le valoró sus conocimientos como médico o curandero.

BúSQUEDA | Schultes es considerado uno de los últimos grandes exploradores botánicos e investigadores de campo. En sus más de 12 libros y cientos de artículos escritos, él recordó a sus lectores la existencia de un enorme número de especies de plantas y hongos, las cuales tienen alguna propiedad medicinal.

Hoy son muchas las patologías tratadas con plantas o con productos derivados de ellas. No es casual que Schultes haya mirado a la selva como el equivalente de la farmacia de la naturaleza pero que hoy, lamentablemente, se está perdiendo junto con la selva.

Sus conocimientos etnobotánicos fueron adquiridos, observando y escuchando con atención y paciencia durante años, los rituales, cantos, danzas y ceremonias en las cuales pudo entender el significado de las plantas en estas sociedades indígenas.

Schultes siempre creyó en la importancia de la investigación científica botánica aplicada a las necesidades del hombre moderno.

Consideró relevante preservar los conocimientos indígenas y expresó su afán por recolectar esa información antes de que el desarrollo de las sociedades terminara asimilando a las comunidades aborígenes y se perdiera para siempre el conocimiento sobre el uso de las plantas. Para Schultes el conocimiento tradicional indígena era parte del legado de la humanidad en general.

Por Yudith Píriz

Leer Otros Artículos
Sociedad

Guardavidas bajan a las playas el 8 de diciembre, pero realizan recomendaciones para quienes ya están yendo a ellas

2 minutos de lectura
Tras el fallecimiento por ahogo de una niña de 13 años en Playa Pascual y el incremento de la temperatura, con el…
Sociedad

Bentaberri firmó convenio por pasaje de trámites de Registro Civil; el 1° de enero se implementa

3 minutos de lectura
Tal como habíamos anunciado semanas atrás, la Intendencia de San José, junto a las de Colonia y Río Negro, firmó el pasado…
Sociedad

San José estuvo en línea con los datos nacionales: ganaron el Pit-Cnt en Activos, ONAJUPU en Pasivos y USU en Empresas

1 minutos de lectura
El departamento de San José, siguió la media nacional en las elecciones del Banco de Previsión Social (BPS), realizadas el pasado domingo….
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!