NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 26/10/2021: «el algoritmo»

5 minutos de lectura

Ahora que el maestro Tabárez sigue en su cargo, uno puede seguir escribiendo sobre mundiales por venir con tranquilidad. No porque la clasificación esté asegurada, sino porque escuchar hablar al técnico de la selección le da otro sabor a los triunfos, aunque haya quienes insistan en mostrarlo incapaz porque pasó los 70 años. Bienvenida/o a la columna elucubradora, tabarista, de espíritu libertario (de los verdaderos), y que no se postra ante ninguna autoridad humana, porque surgió para ser libre y escribir lo que le va surgiendo. Veamos qué ocurre esta semana.

Le reconozco que en algún momento del anterior fin de semana pensé que de verdad lo iban a echar a Tabárez; era tan grande el operativo desprestigio que habían montado, que llegué a asumir que había llegado el momento del cambio de época, generándome grandes interrogantes respecto a lo que vendría de ahí en más. No porque me asusten los cambios ni nada por el estilo, pero como le escribí hace siete días atrás, era una lástima que lograran que se fuera por la puerta de atrás alguien que le ha dado tanto a la identidad de Uruguay, ya no como potencia futbolística, sino como nación. Por suerte no ocurrió, pero esta vez casi lo logran.

Sabe, tengo que coincidir otra vez con Mujica (“de nuevo vos hablando bien de Mujica”, imagino que está pensando usted), cuando hace poco dijo que lo que vende es estar en contra (palabras más, palabras menos fue lo que declaró), no importa de qué, pero estar en contra. Contra el gobierno de turno (en particular contra los que tienen sensibilidad social), supuestamente contra todas las ideologías y contra todos los políticos; tiene onda aparentar ir “contra lo establecido” y como Tabárez es parte de “lo establecido”, los “rebeldes” siglo XXI, van contra él, sueñan con un técnico 2.0 (tipo el falso libertario Milei para los argentinos en el mundo de la política), que hable mucho pero que no diga nada, que insulte bastante, que no sepa ni dónde está parado pero que gesticule mucho para la tribuna.

¿Usted cree que yo debería dejar de hablar de fútbol y pasar a cosas más importantes? Pero es que hablar de la selección uruguaya es hablar de algo demasiado trascendente para una nación como ésta, pequeña (apenas un insignificante punto, dentro de un diminuto planeta, ubicado en el vasto universo), con la rara particularidad de tener buena “materia prima” para el balompié (y para otras áreas de la vida, menos promocionadas, también).

No hay causa más importante que la selección, todos vivimos en vilo durante el fin de semana que casi despiden a Tabárez, todos estábamos pendientes de lo que pudiera decidirse. Gustara o no gustara el fútbol, sabíamos que algo estaba pasando. Así de importante es el fútbol para el Uruguay, por lo tanto, dedicarle unas líneas en una edición elucubradora no debe resultar extraño a usted, que más de una vez me ha leído haciendo gala de teóricos conocimientos futbolísticos.

Lo cierto es que le debo reconocer que hablar del caso Tabárez y la selección uruguaya me sirve también como excusa para poner el foco en un comportamiento social que cada día hace más daño. Sí, me refiero a las expresiones de odio en las redes, que entre algoritmos, meta datos y “likes”, destruye vidas, carreras o hasta puede hacer caer gobiernos.

Vivimos en la era de la impaciencia, en la que no se perdona nada y tampoco se concibe que quien piensa diferente a mí, tenga mis mismos derechos. Cuanto más agresivo sea, cuando más cargado de odio esté, más rinde el mensaje. Leí tanta cosa despreciable sobre Tabárez, tanta violencia gratuita contra otro ser humano que daba vergüenza ajena. El maestro será mejor o peor técnico, eso es cuestión de gustos, pero no se merece ser despreciado, por el solo hecho de ser un ser humano. Mire, puede verlo como algo exagerado, pero ni Gilberto Vázquez, que se acaba de ir como con 30 muertes encima, mereció tantos insultos como Tabárez después del partido con Brasil.

Lo peor es que ese tipo de campañas, diseñadas y dirigidas desde laboratorios informáticos, son cada vez más frecuentes y uno comienza a creer que cada vez pensamos con menos libertad, que en realidad nuestros pensamientos no son nuestros y que están siendo direccionados hacia uno u otro lado, según sea el responsable del algoritmo de turno.

Por eso es que uno debe revisarse cada día, detectar si lo que estoy pensando es parte de mí o si estoy siendo de alguna forma direccionado para que piense en tal o cual sentido. En serio se lo digo, hay veces que me pregunto si tal o cual pensamiento es mío o estoy siendo condicionado. Como se imaginará, casi nunca encuentro la respuesta, pero de igual forma es un buen ejercicio para no caer en la tentación de odiar por odiar, de condenar sin bases y de juzgar sin conocimiento, como procuran que haga quienes están en los laboratorios.

Mire, un poco para ir redondeando la cuestión le voy a poner un ejemplo de este tiempo. En estos últimos dos o tres meses se han incrementado los casos de muertes violentas en el país. Hablamos de que algunos de los fallecidos son adolescentes, caídos en las luchas de las bandas dedicadas al micro tráfico de drogas. Otros han sido comerciantes, también mujeres -las víctimas de siempre-, y hasta un anciano en Ciudad del Plata al que después de matarlo, intentaron quemarlo junto con su casa.

Hasta ahí, nada nuevo. Es la rutina perfecta para el cronista policial que nunca ha querido ser, pero ¿sabe qué es lo que más me ha sorprendido? Que ahora las muertes pasan como chorizos por los informativos, sin generar la indignación que generaban hace un par de años atrás.

Claro, yo sé todo eso del cambio de foco informativo que implicó la aparición de la pandemia de coronavirus, pero eso puede hacer que las muertes trágicas de ahora sean menos importantes que las de antes. Yo creo que no, lo que pasa es que ahora el algoritmo no está funcionando y la violencia -que tiende a aumentar-, no es el centro de los informativos, las muertes violentas no son repetidas 20 veces en la tevé y en las redes sociales no hay “trolls” pidiendo la cabeza del Ministro de turno (habría que ver quién recibió más ataque virtual si Tabárez o Bonomi, me parece que están cabeza a cabeza).

Es más, el mensaje de las máquinas es que desde que asumió el gobierno multicolor vivimos en una sociedad casi ideal (uno escucha a los defensores de la LUC y pareciera que vivimos en el país de frutillitas). “Bueno, sí ocurren tragedias, como en todos lados, pero no como cuando estaba Bonomi”, parece decirnos el nuevo algoritmo y con eso tenemos que conformarnos, sintiéndonos liberados del diablo que nos sojuzgaba hasta hace un par de años.

No le crea al algoritmo, los muertos de ahora son tan importantes como los muertos de antes. La violencia crece en nuestro tiempo, va de la mano de la vida rápida, de la desesperada búsqueda del éxito y del agotamiento de los recursos. Esto trasciende gestiones y gobiernos de turno, pero mientras se siga en esa mirada reducida, no habrá solución para la inseguridad. Seguiremos inaugurando cárceles, para contener la delincuencia cuando en verdad lo que hacemos es desbordarla.

Se me fue el tema, como siempre ocurre y cuando eso sucede yo prefiero detenerme y esperar hasta la semana que viene para seguir ahondando -vaya a saber si en esto mismo o en otra cosa-, no sea que se nos desmadre la cosa. Así que si me permite, le digo que por acá termina esta instancia elucubradora, invitándole a volver por acá en ocho días.

 

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 23/11/2021: "¿Es cierto que lo mejor está por venir?

5 minutos de lectura
Empedrado está el camino en el penúltimo mes del año, es como que nunca quiso arrancar pero ya se termina, deseoso pareciera,…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 16/11: "Dicen que hubo una pandemia"

5 minutos de lectura
Transitando este lánguido mes de noviembre, nos vamos acercando sin pausa al fin de un año largo y breve a la vez….
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 09/11/2021: "De tablado en tablado" 

5 minutos de lectura
Y así como en una semana sobra el tiempo para elucubrar, en la siguiente escasea; en este siglo XXI es todo tan…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!