Cultura

La española Marta Sanz y una novela distópica que retrata de forma crítica, el presente

4 Mins read

La literatura permite desplegar un sinfín de géneros, estilos e interpretaciones que, desde todos los tiempos, han cautivado a las personas. En el presente, los libros han perdido cierto protagonismo debido a la presencia de las redes sociales y su inmediatez que saben atrapar, sobre todo a las nuevas generaciones. Aun así, muchos continúan deleitándose y encontrando en esas letras que cuentan historias o relatos, su refugio cotidiano. Los libros continúan su viaje y en él, siguen ofreciendo una  invitación, a aquellos que son amantes de la lectura.

ESTILOS | Marta Sanz es una de las voces más destacadas de la literatura española actual, que recrea su trabajo en la novela tanto en la policial, como en la sentimental y la autobiográfica, además de incursionar en el ensayo y la poesía, en algunos casos, incluso mezclando estilos.

Nació en Madrid en 1967 y es Doctora en Filología, graduada en Literatura Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, trabaja en la Universidad Antonio de Nebrija en el Postgrado del Departamento de Lenguas Aplicadas y Humanidades, recibiendo importantes reconocimientos a su labor.

Es una mujer curiosa, con un humor sarcástico y se denomina una anti redes sociales aunque declara que no tiene problema en usarlas y disfrutarlas en ciertos momentos.  Desarrolla una literatura que se nutre de realidades pero también de fantasías pero sobre todo, para desarrollar su trabajo, parte de una idea optimista de la literatura.

Dice Marta Sanz: “no importa el género, yo busco interpelar y, sobre todo, que quien lea mis libros se haga preguntas. Yo busco que la literatura sirva como una manera de abrir los ojos, de transgredir y formularnos preguntas sobre una normalidad que muchas veces no es normal”.

La escritora española entiende que un buen libro debe permitir cambiar la percepción del mundo que tiene una persona, y sobre todo debe provocar cierta transformación. “Para mí, el argumento para decir que un libro es bueno, es que tenga la capacidad de cambiar tu visión del mundo. Que no sales de esa lectura del mismo modo en el que has entrado. Y entonces, desde ahí, vale todo: autobiografía, redes, burros que vuelan, la historia de tu madre, distopías, policiales, poesía. El caso es hacerlo bien”, opina.

“Quiero creer que volvemos a disfrutar con una literatura que no solo está pensada para deslizarse sobre ella, pasar el rato y descubrir al final que el mayordomo es el asesino”, dice Sanz.

 

LIBRO | En junio de 2023, la escritora madrileña presentó su nueva novela “Persianas metálicas bajan de golpe” (editorial Anagrama). Es una novela distópica de ciencia ficción, que busca retratar de forma crítica y hasta humorística, la situación actual. La autora dijo que en esta obra “se encuentra la posibilidad de pensar sobre los problemas y transformaciones del presente a través de la fantasía, el sentido del humor y la exageración del lenguaje literario”.

Marta Sanz explica que la obra nació a partir de lo sucedido durante la pandemia durante la cual, se establecieron nuevos hábitos, otra forma de percibir el mundo. Dice la autora, “el libro nació de la incertidumbre que sentimos durante los tiempos de pandemia. Yo tuve la sensación de que de pronto el futuro se había convertido en una persiana metálica que bajaba de golpe. Me pregunté qué pasaría en una sociedad sin un sistema de salud, de educación pública, en una sociedad que lo fiase todo a la presunta buena voluntad de las empresas privadas y de la industria tecnológica. Sentí un escalofrío y me entró la risa”.

La escritora, que busca siempre encontrar la parte optimista de la literatura, explica que recurrió a ese estilo para defender no solo que es posible un futuro mejor, sino también un presente. “Persianas metálicas bajan de golpe”, advierte de la deshumanización a la que conduce una tecnología que aísla a las personas y les secuestra la memoria, pero también sobre una cultura que aletarga. La autora sostuvo que si bien hay un tipo de arte que sirve para abstraerse de lo complicado de la vida,  debe haber también una cultura que estimule.

De acuerdo a la crítica española, el libro de Sanz es original, bien planteado y con un toque de fantasía que quizá en tiempos venideros, no lo será tanto. Como una síntesis acotada, la novela discurre a través de la vida de tres mujeres que viven vigiladas por drones, en un mundo que la tecnología ha llegado para pervertirlo todo.

La obra tiene como escenario un mundo, Land in Blue (Rapsodia), en el cual, se da una profunda exageración de lo que sucede en el mundo actual. De acuerdo a la autora, el texto presenta “cosas tan cotidianas como la violencia vicaria contra el cuerpo de la mujer, la explotación o la mala situación de las personas de la tercera edad”.

El género distópico que desarrolla en la obra, presenta la particularidad de que es un relato optimista. El objetivo que buscó con su obra fue “visibilizar las grietas de un sistema para poder reparar una vida que en este momento es un poco triste aunque la novela parte de una gran confianza en el poder de las palabras para cambiar cosas que ahora nos hacen infelices”.

Opina Marta Sanz que no es un libro fácil, que se conjuga a partir de un texto literario exigente y con el cual según afirma, no pretende complacer a todos los lectores. A pesar de ello, argumentó la autora que “para mí, ha sido una experiencia gozosa porque en este libro he imaginado con una libertad máxima y he jugado con el lenguaje para que su música y su sensorialidad dibujaran un mundo que no es el nuestro, pero se le parece muchísimo”.

Por su parte, expresa que se trata de un libro donde “se conjugan la crueldad y la ternura en la construcción de los personajes y se imagina una ciudad-continente-país, próximo a la estética del ciberpunk, con una tecnología muy desarrollada y a la vez con mucha precariedad laboral”.

Además, respecto al lenguaje, ha advertido Sanz que “la riqueza del léxico de la novela es una especie de parodia frente al adelgazamiento y las mil quinientas palabras que usamos cotidianamente. Porque tenemos prisa y la dificultad nos parece un insulto”, enfatizó Marta Sanz.

Imagen tomada de internet.

Por Yudith Píriz.

Related posts
Cultura

Quedó inaugurada una muestra pictórica en el Macció por los 112 años del teatro

1 Mins read
En el marco de los 112 años del Teatro Macció, quedó inaugurada este miércoles la muestra del artista plástico Manuel Rosé. Las…
Cultura

Guitarristas invitados a participar de un homenaje a Artigas, frente al monumento, interpretando "A don José"

4 Mins read
El natalicio del general José Artigas siempre convoca a los uruguayos y un tema musical inevitable para la ocasión es “A don…
Cultura

Libros para llevar en papelería de Libertad, mediante donación de Rotary

1 Mins read
El Rotary Club Libertad, con el apoyo del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), dispuso en la papelería Índigo, un conjunto de…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!