Cultura

Entrevista con Pepe Vázquez, a escasos días de su presentación en Casa de la Cultura

6 Mins read

El pasado 1º de marzo celebró sus 83 años, nacido en el interior del departamento de Treinta y Tres; su familia con cuatro hermanas mayores se radicó poco después en la capital olimareña. Siendo niño, vio actuar a China Zorrilla junto al elenco de la Comedia Nacional en la obra Fin de Semana y también allí fue por primera vez al cine a ver a Johnny Weissmüller como Tarzán y quedó fascinado.

José Eduardo Vázquez da Rosa se transformó simplemente en Pepe Vázquez a poco de llegar a Montevideo y comenzar a estudiar teatro donde conocería a Imilce Viñas, actriz y docente, también apasionada de la actuación, con quien se casaría hasta que la muerte les separó en 2009. De la relación, nació una hija que también es actriz y productora teatral y le ha dado dos nietos.

En casi siete décadas interpretó una enorme variedad de personajes y autores, desde Shakespeare, Moliere, Wilde o aquellos recordados pasajes por la televisión en programas como Decalegrón o Plop. Todos, con el rigor y “el cariño que el público merece”.

Con 66 años sobre los escenarios Pepe Vázquez se despide este año de ese enorme público agradecido a tanta entrega con una obra del autor irlandés Samuel Beckett “que siempre quise hacer y que Denevi también siempre quiso hacer”: se llama “La última grabación de Krapp” y el público de Libertad tendrá el privilegio de entregarle su aplauso en la Sala María Búa de la Casa de la Cultura el próximo sábado 5 de agosto.

La obra se estrenó el pasado mes de mayo en la Sala Delmira Agustini del Teatro Solís colmada de público función tras función.

TEXTO | En contacto con La Semana, el actor explicó que va a cumplir 84 años y “ya no da para más, el teatro ha sido como una droga que me ha mantenido vivo, actuar ha sido mi vida, y este es un texto que con Denevi siempre soñamos hacer”.

Sobre el texto, Vázquez dijo que el personaje “es un viejo que empieza a buscar entre las grabaciones que hizo a lo largo de su vida y en realidad va contando una historia de amor, con sucesos muy fuertes. Es el encuentro de un adulto con el público y ese encuentro tiene muchísima emoción”.

Samuel Beckett ha sido un autor poco interpretado quizás porque sus temáticas son poco comerciales. El actor contó que “con Alberto Restuccia, con Luis Cerminara y Denevi en el Teatro El Tinglado, en un momento difícil después del Golpe de Estado, allá por 1974, hicimos Esperando a Godot que fue la obra que catapultó a Beckett como escritor, pero no tuvo buenas concurrencias”.

Recordó que “lo que hablamos después con Denevi es que para muchos Beckett era un escéptico, pero creo que no ha sido nada de eso. Fue un hombre que empuñó un fusil contra los nazis, que sufrió la cárcel y lo que él cuenta en La última grabación de Krapp¡ es su visión sobre el mundo y sobre el amor y es un texto que me parece ideal para cerrar mi carrera sobre las tablas”.

Adelantó que “el espectáculo es de casi una hora y tras el final yo voy a hablar un poquito para explicar algunas cosas. En estos tiempos hemos vivido algunos momentos de dificultad porque Denevi sufrió un ACV y yo llevo un material grabado por él con su opinión sobre el texto y se lo ofreceremos al público al finalizar la presentación”.

TRAYECTORIA | Al hablar de su carrera, el actor contó que empezó “a los 16 o 17 años a subirme a los escenarios”; tras las primeras enseñanzas de Nelly Goitiño, luego “me formé con dos maestros inolvidables cuando era muy joven y estuve viviendo en La Habana, Raquel Revuelta, una actriz y profesora cubana con una enorme formación y también estudié con un maestro mexicano Rodolfo Valencia”.

Su proceso formativo incluyó clases de expresión corporal, pero además “leí muchísimo, luego viví en Chile, he trabajado durante muchos años en la televisión” y de cada oportunidad quiso tomar un aprendizaje.

Vázquez dijo que “el hecho de convivir con una actriz fue un gran aprendizaje, más allá de la historia de amor que me unió a Imilce y también me ha formado mucho la hermandad que tengo con Jorge Denevi que es un fenómeno”.

Sobre su compañera de toda la vida agregó que “con Imilce aprendí a releer textos que alguna vez había leído y siempre me dejaba cosas nuevas, o cuando íbamos de gira por el interior y buscábamos materiales para trabajar. Esas búsquedas con ella eran como clases magistrales que uno recibía. Ver cine y comentarlo también era un aprendizaje para reconocer grandes actuaciones”.

El actor además siempre fue un gran consumidor de espectáculos “Yo digo que como espectador también fui alumno de los grandes nombres de la Comedia Nacional, allí estaban China Zorrilla, Estela Medina, Enrique Guarnero, Alberto Candeau, Villanueva Cosse y uno, todo eso pudo absorberlo, además he trabajado junto a compañeros que me enseñaron muchísimo”.

RETIRO | Sobre el día después de su retiro Vázquez sonrió antes de decir que “no me asusta el retiro porque sé que la carroza me está esperando en algún lugar. Lo más difícil a esta edad es aprender a aceptar que uno está viejo y supongo que antes que la carroza me toque el hombro tengo cosas para decir que no las habría dicho con 25 o 30 años, porque en esa edad se es muy inconsciente”. A propósito, citó a Bernard Shaw “que decía que la juventud es la mejor época de la vida pero tiene un defecto y es que si uno se da vuelta y mira a otro lado por un momento, cuando intenta volver, la juventud ya se fue”.

Para Pepe Vázquez el desarrollo del teatro nacional tuvo varios motivos, “por un lado como espectadores tuvimos el privilegio de vivir a unos minutos de avión o a unas horas de barco de un país enorme como Argentina con una gran ciudad como Buenos Aires donde llegaban espectáculos que a los empresarios les costaba poco traerlos a Montevideo”.

Además “Montevideo ganó prestigio porque tuvo a la Comedia Nacional y a una Margarita Xirgú, una exiliada del franquismo y todo eso influyó enormemente. Tuvimos personas como la doctora Adela Reta que cuando Sanguinetti le ofreció el Ministerio de Educación y Cultura puso como condición que se terminara y se inaugurara el edificio del Sodre”.

Agregó que “Reta fue una voz progresista en medio de un partido como el Colorado con el que tengo muchas discrepancias; soy un hombre de izquierda, pero no puedo ignorar los aportes de quienes hicieron buenas gestiones sean del color que fueren”.

LECTOR | El actor no deja de repetir que ha sido un gran lector. “En mi casa se leía mucho, a pesar que mi padre se dedicaba a las tareas rurales y un día me preguntó de dónde yo había sacado aquella veta de rebeldía y le respondí que él me leía primero y luego me hacía recitar el Martín Fierro y ese texto no es moco de pavo (se ríe) porque allí se contaban cosas muy profundas del hombre y la tierra así como lo bueno y lo malo que el hombre hace”, dijo.

Pero la pasión por el arte ha ido más allá de las tablas, “en mi casa no tengo más cuadros porque no puedo, no tengo lugar. Yo no sé nada sobre pintura, pero antes de los ensayos siempre miro algún cuadro que me transmite una energía especial, me concentro buscando qué quiso transmitirme aquel hombre o mujer que hizo aquella obra, trato de no cerrarme a esa energía especial que me da la plástica”.

EL HUMOR | Vázquez integró importantes y recordados elencos en la televisión nacional y pedirle una anécdota fue como bucear en una memoria privilegiada. “En la televisión uruguaya por aquellos años habían cosas que no podían decirse, una vez estábamos pasando unos libretos y a mí me tocaba decirle a alguien ‘dejate de joder’ y consulté con el resto si podía decir eso que no se había dicho nunca en televisión. En la televisión argentina ya venían golpeando con esas cosas y algunas peores, lo cierto es que en el canal estuvieron dos semanas analizando el tema y un día viene Jorge Scheck que era el guionista y dijo que iba como estaba, pero me dijeron que no nos cebáramos”. Aquel estilo diferenció el humor de uno y otro lado del Río de la Plata, dijo.

Finalmente el actor agradeció el cariño de la gente y dijo que “Paco” Espínola decía algo que para él sigue siendo un material bíblico. Él decía que a la gente hay que quererla y eso es lo que he tratado de entregarle a la gente en toda mi carrera y he recibido mucho amor de parte del público”, dijo.

La cita con Pepe Vázquez es el próximo sábado 5 a las 20 horas. Las localidades ya pueden reservarse por el 098 362 435 a un costo de 400 pesos para socios y 450 para las generales.

Imagen ilustrativa tomada de la web.

Por Jorge Gambetta.

Related posts
Cultura

La Biblioteca Pública Libertad celebra su primer año de actividad en el Día Nacional del Libro

5 Mins read
“Una biblioteca no es otra cosa que un domicilio o ilustre asamblea en que se reúnen, como de asiento, todos los más…
Cultura

Aldo Pérez inauguró exposición en Casa de la Cultura

1 Mins read
Se inauguró el pasado sábado 18 de mayo, en el hall de la Sala María Búa de la Casa de la Cultura…
Cultura

Cita de viernes con la historia del rock uruguayo en la Casa

3 Mins read
Casa de la Cultura de Libertad recibe el próximo viernes 24 de mayo a las 21 horas a dos de las máximas…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!