NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Deportes

Una carrera a contrarreloj

10 minutos de lectura

A pesar de que ya se cumplieron más de 15 años de su retiro oficial, Gustavo Figueredo continúa siendo recordado como una de las grandes figuras que tuvo el ciclismo uruguayo. El libertense de nacimiento y mercedario por adopción, ha dejado una huella inolvidable con logros que hasta hoy son difíciles de igualar.

Su gran habilidad en la especialidad contrarreloj le permitió ganar todo a nivel nacional pero además conquistar logros a nivel internacional, entre ellos la recordada medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata de 1995, año en el que saltaría a la fama además por haberse convertido en el primer ciclista de la historia en ganar en la misma temporada tanto Rutas de América como la Vuelta Ciclista del Uruguay.

Desde hace varios años ya se encuentra radicado en la ciudad de Mercedes dedicado de lleno a su empresa de transporte. Sin embargo este año volvió a acercarse al deporte de sus amores, ocupando el rol de entrenador en el equipo de Armonía de Fray Bentos en las pasadas Rutas de América.

PRIMEROS PASES / Figueredo tuvo su infancia en el barrio Cololó, ubicado a las afueras de Libertad, más precisamente en el kilómetro 55 y medio de la ruta 1. Siendo muy chico tuvo sus primeros vínculos con una bicicleta, cuando el “Cholo” Placeres, quien por entonces tenía un taller de bicicletas, organizaba carreras. Figueredo recuerda haber corrido una en la cancha de Juventud Unida y otra en la cancha de Campana.  Luego de eso llegó el obsequio de su primera bicicleta de carrera con la cuál más adelante defendería a San José en los zonales del Sur.

Sin embargo, en esa etapa de su vida, el ciclismo no era su único deporte. También “el fútbol me gustaba mucho cuando gurí” asegura. Jugaba en el barrio con sus amigos del barrio: los hermanos Fontes. Un día lo fue a buscar William Jalil y lo llevó a probar a Campana “llegué a jugar un partido de noche en una cancha que estaba atrás del aserradero” aunque reconoce que era hincha de Juventud Unida. Finalmente su gusto por el ciclismo se terminó imponiendo al fútbol.

A los 15 años Figueredo se mudó a la ciudad de Mercedes y allí comenzó a trabajar con su padre por lo que abandonó la bicicleta. Pero unos años más tarde “me volvió a picar el bicho de la bicicleta de nuevo” y retornó al ciclismo, esta vez para meterse de lleno.

Su primer evento fue un campeonato en Mercedes para novicios “yo ya estaba medio  grandecito para esa categoría por lo que Atenas -su club- me tuvo que acelerar” y luego llegaron sus primeras carreras federadas a nivel del Litoral.

A partir de allí todo comenzó a darse muy rápido en su carrera. En el año 1990 su nombre comenzó a sonar fuerte a nivel nacional cuando logró ganar las 500 Millas del Norte, la tercera competencia en importancia del ciclismo uruguayo. Luego de eso ya fichó por un equipo montevideano, el Club Ciclista Amanecer, con quien al año siguiente ganaría otra tradicional  prueba: la Doble Melo-Treinta y Tres.

Por ese entonces y aun siendo juvenil, también lograría  actuaciones destacadas en el exterior, por ejemplo en la Vuelta de Santa Catarina, en Brasil, donde ganaría un par de etapas.

En el año 1993 termina cuarto en la Vuelta Ciclista en lo que fue su primera actuación destacada en una de las grandes pruebas que tiene el calendario uruguayo. Con su carrera en ascenso, Figueredo ficharía por Nacional y a partir de allí comenzaría a vivir del ciclismo hasta el día de su retiro una década después.

EL AÑO 95 / Gustavo Figueredo tuvo muchos momentos muy buenos en su carrera y en su palmares aparecen: dos Rutas de América, dos Vuelta Ciclistas del Uruguay, una Vuelta Ciclista del Paraguay, un Mundial Amateur de Persecución Individual disputado en nuestro país y una medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata en el año 1995.

Precisamente, ese año de 1995, está en el mejor de sus recuerdos y fue el año donde su carrera se terminó de consolidar. Defendiendo los colores del Belo Horizonte, primero ganaría la 24ª edición Rutas de América en semana de Carnaval. Unos días más tarde viajaría a la República Argentina para defender a Uruguay en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata y allí obtendría la medalla de bronce en la prueba Contrarreloj.

Pero no conforme con eso, finalizada su actuación en este importante evento, volvió a Uruguay para encarar la Vuelta Ciclista donde también lograría la victoria. El libertense se adueñó de la malla Oro en la segunda etapa y terminó de consolidar su victoria al imponerse en la etapa contrarreloj del penúltimo día. Este triunfo transformó a Figueredo en el primer ciclista de la historia en ganar el mismo año las dos pruebas máximas del calendario uruguayo. Dos años más tarde lograría la misma proeza Federico Moreira y en 2001 también lo consiguió el argentino Javier Gómez, siendo hasta el momento los únicos tres casos.

“Son cosas que en su momento las vivís y decís que son lindas pero recién con el paso de los años vas tomando la verdadera dimensión de lo que lograste” asegura Figueredo.

De todos los logros obtenidos en ese año y en su carrera, hay uno que el entrevistado destaca por encima del resto “lo que a mí más me marcó fue la medalla de bronce en los Panamericanos de Mar del Plata” y describe como único el momento de subirse al podio a buscar la medalla y que suene el himno de tu país de fondo mientras alzan la bandera “para mí fue lo más emotivo, representar a la selección y obtener una medalla”.

Ese gran año, Figueredo lo cerraría con otra muy buena actuación a nivel internacional: un segundo lugar en la Vuelta Ciclista de Chile, detrás del colombiano Ricardo Mesa.

Eran años muy buenos tanto para Figueredo como para el ciclismo en general de Uruguay, con una camada de ciclistas muy buenos entre los que estaban Federico Moreira, Milton Winants, José Azconeguy, entre otros y donde además venían a competir equipos muy buenos desde el exterior.

En especial con Federico Moreira, por tratarse de dos grandísimos contrarelojeros, se había generado una gran rivalidad, sin embargo Figueredo dice que se trataba de una rivalidad inventada por la prensa “incluso terminamos corriendo juntos en Peñarol y metimos 1 y 2 en la General de la Vuelta 2002”.

Igualmente de toda esa camada con el que más relación mantiene hoy es con Milton Wynants “porque corrimos mucho juntos, además él es de Paysandú, yo empecé en Mercedes y fuimos compañeros tanto en Nacional como en Alas Rojas de Santa Lucía”.

Pero también por esos años era importante el movimiento de ciclistas en Libertad. Además de Figueredo aparecían otras figuras más jóvenes como Alen Reyes, Diego Fernández o el propio Enrique Ramos. De todos ellos Figueredo tiene un muy buen recuerdo.

LA CRISIS / En el año 2000 volvería a obtener Rutas de América defendiendo a Nacional. En esa ocasión Figueredo agarró la malla blanca el primer día al ganar una contrarreloj de 8 kilómetros en Rocha y la mantendría durante los restantes nueve días que duró el evento. Dos años más tarde ganaría nuevamente la Vuelta Ciclista, en este caso con la casaca de Peñarol, convirtiéndose de esa manera en el primer y único ciclista hasta el momento que ha ganado las dos pruebas importantes con ambas casacas: la tricolor y la aurinegra.

En especial en esos años en Peñarol se vivía el ciclismo con mucho profesionalismo, buenas concentraciones, buena alimentación y buenos contratos formaban parte de ese momento. Sin embargo al poco tiempo de terminada la Vuelta el precio del dólar se fue por las nubes y todo comenzó a cambiar. Primero le pasaron el sueldo a pesos y al poco tiempo el equipo se terminó desarmando.

Allí surgió la posibilidad de la Unión Ciclista Maragata, un ambicioso proyecto que en principio contaba con el apoyo del Gobierno Departamental y que nucleaba a varios ciclistas de nuestro departamento. Sin embargo tras algunas pocas carreras, el proyecto se cayó y Figueredo recaló en el Tabaré Farías.

Para el 2004 surge la posibilidad de retornar a Atenas de Mercedes quien había armado un muy buen plantel contando entre sus filas con Federico Moreira y Alen Reyes pero “ya habían bajado considerablemente los sueldos de los ciclistas” y eso precipitó al entrevistado a tomar una decisión que hacía un par de años ya rondaba en su cabeza: retirarse. “Yo ya tenía la empresa de  camiones y no la estaba atendiendo como debía, además en el ciclismo veníamos de dos años peleándola y no daba para más”.

Otro punto que ayudó al deportista a tomar esa decisión fue el hecho de retirarse en el mismo club que lo había visto nacer en este deporte “había empezado en el Atenas y termino en el Atenas” pensó. Hoy a la distancia y con otra perspectiva Figueredo reflexiona sobre su retiro “quizás no fue la mejor manera pero se dio así”.

OTRO ROL / Desde el momento de su retiro, Figueredo tuvo poco contacto con el ciclismo. Sin embargo en este 2020 se dio su retorno al mismo, en esta ocasión para ocupar el rol de entrenador al frente del Armonía Cycles de Fray Bentos, equipo que terminaría siendo la revelación de Rutas de América ocupando el quinto lugar en la General por Equipos y el tercer en la General Individual a través de la figura de Sebastián Rodríguez.

Sobre esta muy buena actuación Figueredo opinó que “el ciclismo para mí no tiene mucho misterio, es entrenarse y cuidarse. Los gurises hicieron caso y anduvieron bien” y luego agregó que “hay mucho para mejorar, pero para lo que es el club que Sebastián Rodríguez ganara una etapa y terminara 3° en la General o que Cristian Gutiérrez ganara una etapa y en otra fuera segundo, es muy importante ya que nadie nos tenía en cuenta. La gente quedó recontenta en Fray Bentos”.

Muchos de estos ciclistas iban a correr en calidad de libres, sin embargo se dio el vínculo con Armonía y allí fueron ellos quienes propusieron el nombre de Figueredo como entrenador. Al principio no estuvo presente en todas las etapas aunque las llamadas para consultar eran constantes. Luego finalmente se unió a la caravana “uno lo toma normal porque ya lo vivió” aunque reconoce que en este rol se pone mucho más nervioso que cuando él mismo corría “no queres que se te escape ningún detalle ni tampoco que le falte nada al ciclista”.

Igualmente estaba tranquilo porque según él “yo sabía lo que ellos habían entrenado” y no duda en afirmar que en la Vuelta (que finalmente se suspendió) “íbamos a andar mejor todavía, íbamos a hacer más protagonistas aún”.

A propósito del entrenamiento y el ciclismo general, Figueredo tiene una mirada crítica con la actualidad. “Hoy el ciclismo ha cambiado mucho, hoy vos podes ser el director técnico pero te lo entrena otra persona, entonces vos realmente no sabes lo que tenes” y agrega “de esa forma se te hace muy difícil” y reconoce que “si me llamara un club para dirigir pero yo no fuera quien manejara los entrenamientos de los ciclistas, no aceptaría”.

Continuando con este tema Figueredo manifiesta “a mí me encanta esto y lo que yo pueda trasmitir a cualquiera lo hago, yo no me guardo nada, me gusta trasmitirlo, pero hoy te llama un club, te pone los seis corredores pero todos entrenan con alguien distinto” y entonces pregunta “¿cómo haces?”.

Según narra el entrevistado “nosotros cuando entrenábamos por ejemplo en Nacional, nos uníamos y salíamos todos juntos entonces lográbamos un conocimiento, éramos un equipo o cuando estábamos en Peñarol teníamos a Milton Mazza a quien teníamos que escribirle todo lo que hacíamos, cuantas horas dormíamos, lo que comíamos”.

Aunque es muy cuidadoso en sus palabras se nota que este tema la apasiona por lo que continúa opinando y cuestionando los métodos de entrenamientos actuales “hoy hay mucho lobby, se vende mucha cosa pero si hilas fino los verdaderos profesionales no se  si entrenan con todo eso, ellos van a la fuente”. Según Figueredo habla de esto con otros ciclistas de su generación y “no es que estamos en contra del progreso pero estamos en Uruguay y para entrenar así vos tenes que tener un montón de cosas atrás que acá no tenemos” y agrega “yo como sudamericano soy gran hincha de los ciclistas colombianos y ellos te dicen que entrenan a sensaciones, o sea sensaciones de lo que el cuerpo te va diciendo, el cuerpo te habla”.

PENDIENTE / Al margen de lo que fue su exitosa carrera, consultamos a Figueredo sobre si le había quedado pendiente una participación en los Juegos Olímpicos, oportunidad que por ejemplo si tuvo Milton Wynants, quien en Sídney 2000 logró una medalla de plata que hasta el momento ha sido la última obtenida por nuestro país en esa contienda.

“Cuando estaba en actividad no me lo planteaba” pero luego vuelve a ponerse en perspectiva “hoy a la distancia me hubiera gustado si” y cuenta que “tuve la oportunidad y no fui a la selección, priorice la actividad local”. También en el 2003 estaba citado para un Mundial en Suiza y pedí que me sacaran de la lista por porque no iba a viajar.

Si bien Figueredo de alguna forma estaba “cómodo” en sus respectivos clubes y en la selección el propio ciclista es quien se hace cargo prácticamente de todo, esos no fueron los motivos de sus renuncias ya que “la selección es lo más lindo pero también es lindo llegar bien”. Según el entrevistado “en Uruguay es difícil porque nosotros tenemos otro calendario con respecto a Europa, a mí me agarró bien los Panamericanos porque justo yo venía de correr en Rutas pero los demás torneos siempre nos agarran fuera de temporada”.

Como mencionamos al inicio de esta nota, Figueredo desde ya varios años se encuentra radicado en Mercedes, sin embargo la presencia de familiares lo sigue trayendo con frecuencia a Libertad, una ciudad que recuerda muy bien su nombre y que en más de una ocasión supo salir a la calle en caravana para festejar sus triunfos.

Escribe: Marcos A. Soto

*Nota publicada en la edición impresa del martes 7 de julio

Leer Otros Artículos
Deportes

Jorge Ortíz viajó con la selección uruguaya a Brasil, representando a la OFI

1 minutos de lectura
El vicepresidente de OFI Jorge Ortíz fue designado por la organización para representarle en la delegación oficial de la AUF que viajó…
Deportes

Cumbre por el desarrollo del básquet de Libertad en el gimnasio San Isidro

6 minutos de lectura
En la noche del pasado miércoles se realizó en el Gimnasio San Isidro una reunión convocada por la Liga Departamental de Básquetbol…
Cuidad del PlataDeportes

Liga Rincón: vandalismo, solidaridad y apretada agenda para miércoles y jueves

3 minutos de lectura
La sede de la Liga Rincón de Fútbol Infantil de Ciudad del Plata, sufrió un nuevo acto vandálico días atrás. En los…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!