NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Deportes

El 1° de mayo Juventud Unida está de cumpleaños y por segundo año no puede festejar; tiempo de recordar viejas glorias

8 minutos de lectura

Un puñado de quijotes arraigado de diferentes formas a Libertad, eligió el 1º de mayo de 1943 para comenzar a reunirse en lo que era uno de los almacenes de ramos generales del pequeño pueblo, el comercio de Omar Oteguy. Allí, usando cajones de verduras o bebidas como asientos, aquellos muchachos fueron soltando sueños y poniendo contagiosas ganas para armar un cuadro de fútbol. La primera Comisión Directiva la presidió Carmelo Pion y le acompañaban Carmelo Sartore, José Parodi, Ramón Binaghi y Tomás Méndez. En el campeonato de aquel año el club fue la sorpresa logrando un tercer puesto ante rivales que tenían muy buenos antecedentes.

Durante sus primeros años Juventud Unida vistió una casaca con bastones negros sobre fondo blanco, luego sus colores cambiaron al azul y blanco y en 1951 adoptó definitivamente hasta nuestros pandémicos días, el color verde con vivos blancos.

ORÍGENES| En sus primeros años la institución alquilaba un predio que era parte de los campos propiedad de la familia García, hasta que con el aporte de una creciente masa de seguidores pudo adquirir esos terrenos donde poco a poco, al impulso de Omar Oteguy y Paulino Britos, que lograban que mucha gente se fuera sumando a la tarea, se fue construyendo el importante complejo que hoy conocemos sobre la calle Lavalleja, que comenzó por una sede junto al campo de juego.

El primer título de campeón de la Liga Regional del Sur llegaría recién en el año 1959. También ganó luego los torneos de 1962, 1967, 1970; en 1971 obtuvo su primer bi-campeonato, Campana se fue transformando poco a poco en el clásico rival. El1973 fue su año dorado, al obtener también el Departamental que le daría acceso a su primera Copa de Clubes en 1974, año en el que además logrará su segundo bi-campeonato, obtuvo también los títulos de 1976, 78, 79 e ingresó en una dura época de 10 años de sequía que se rompería en 1989, 90 y 91 con el primer tricampeonato. Después, ya no volvería a ganar el torneo oficial de la Liga Regional del Sur.

En 1996 se creó la Liga Mayor de Fútbol de San José, un año después Juventud Unida sufrió el descenso a la Divisional B, retornando en 2000 al círculo de privilegio. En 2001 ganó el Apertura y en 2002 llegó a una recordada final ante Río Negro (más Figares), por el título de la Liga. Luego ganó la Liguilla del 2005, fue campeón del Apertura 2010 y logró su retorno a la Copa de Clubes en 2011.

En total Juventud Unida ganó 13 campeonatos oficiales de la Liga Regional del Sur (o Liga Libertad), cinco menos que su tradicional adversario, Campana lo obtuvo 18 veces.

El equipo verde nunca pudo ganar un título de la Liga Mayor. En 2014, junto a San Rafael e Independiente, Juventud Unida migró a la Liga Regional de Ecilda Paullier, fue vice campeón ese año y ha ganado consecutivamente los cinco títulos siguientes entre 2015 (año en el que retornó a la Copa de Clubes con muy buena participación), y 2019, último torneo disputado.

1973| Pero sin dudas el año que con mayor emoción recuerdan los socios, parciales y allegados es 1973, aquellas dos finales ante Universal que llegaba por  quinto año consecutivo a esa instancia. El partido de ida se jugó el 28 de octubre en el Parque Pedro Chanquet con victoria libertense por 1 a 0 merced al tanto marcado por  Darwin “Negro” Arias a los 58 minutos. La parcialidad verdolaga concurrió en caravana a aquel compromiso.

La revancha fue en calidad de local para Juventud Unida. La vieja cancha junto a la sede, donde hoy está la piscina, explotaba de público. La concurrencia, según algunas versiones, superaba las 3500 personas (algunos hablan de 4500), se enfrentaban dos cuadrazos, y comenzó ganando Universal con gol de Ángel Cardellac a los 22 minutos, pero a los 75 llegaría el empate mediante ejecución de tiro penal en los pies de Jorge “Tete” Barboza que años más tarde levantaría con Peñarol (junto a Fernando Morena), la Copa Teresa Herrera en España.

El empate le dio a Juventud y su gente el mayor festejo que se recuerde y la posibilidad de participar de su primera Copa de Clubes, la de antes, la realmente histórica, donde perdió sus dos partidos en la llave eliminatoria ante Atlético Florida.

El plantel consagrado en 1973 lo dirigía Dante Navarro con Jorge “La Bellaca” Vera como kinesiólogo (masajista por entonces), los arqueros eran Ernesto “Cuadrado” Alfonzo (titular), y “Lalo” González como suplente, Luis “Cosita” Nilo, Albérico Gaitano, Luis “Tero” Quintana Ernesto “Cachorro” Araújo en la línea final, por el medio Marino “Gato” Cáceres (o César Pérez), Alberto “Negro” Morales  (o Juan “Nene” Outeda), Darwin Arias y Aníbal Merli, Nelson “Loco” Firpo (o Hugo Herrera), y Jorge “Tete” Barboza.

EL LOCO| Aunque no anotó en las finales Nelson “Loco” Firpo ha quedado impreso en el ADN de Juventud Unida junto a los más destacados defensores de la verde. Sus impresionantes carreras como puntero o sus letales apariciones como “9” generaron enormes gritos de gol. Fue un gusto enorme volver a hablar con Firpo para recordar aquellas épocas de gloria. “Ese año hacíamos goles de todos los colores” fueron sus primeras palabras.

Firpo dijo que “mi vida en el fútbol de Libertad fue muy linda” y sobre el equipo que ganó el Departamental agregó que “era un cuadro potentísimo, Universal era un equipo temible en todo San José, pero Juventud le complicó todo. Estaban Arias, Morales, yo jugaba por las dos puntas y cualquier pelota que mandaba al área sabía que aparecía el “Negro” Morales que cabeceaba como los dioses, o aparecía Merli”.

Pero un equipo requiere además de la eficacia ofensiva, una buena protección de su última zona y Firpo agregó que “en defensa era muy potente también con un ‘Tero’ Quintana que era un disparate, en el medio. El “Cachorro” Araújo metía pata como loco, en los laterales teníamos a “Cosita” o a César Pérez que eran tremendos por lo que metían, César era un asesino” (se ríe).

Nelson admite que tenía muy merecido el apodo de “Loco”. “Yo era el primero en ir al frente, supe saltar el alambrado varias veces, no faltó alguna agresión a los jueces, hasta que me dije que de esa manera no iba más, no podía vivir suspendido. El club hacía mucho sacrificio para que uno jugara y no podía estar dos o tres partidos afuera”, dijo.

Pero no todas eran dulces, Firpo recordó que “era un tiempo que podía andar como bala pero no tenía un mango en el bolsillo, yo salía de la sede, después de haber hecho dos goles y entraba a la confitería y rascaba los bolsillo y apenas daba para tomar alguna bebida”.

Firpo tuvo idas y vueltas con Juventud, recuerda que “me tuve que ir después de un partido que le ganamos a Campana 2 a 1 con un gol de Rojas y otro mío y cuando pasé por la sede a levantar mis chirolitas me dijeron que no había plata. Sin embargo siempre he querido mucho a Juventud y su gente”.

El ex futbolista dijo que dentro de la cancha “yo hacía lo que me salía, a los técnicos en la charla le decía que si a todo, pero debo confesar que yo hacía lo que me parecía. Me entendía bien con Merli que me daba muchas habilitaciones cuando jugaba de puntero, tuve suerte de jugar con muchos juveniles que jugaban muy bien”.

Firpo explicó que en un tiempo “transmitía los partidos mientras jugaba, la lleva Firpo, le sale ‘Calavera’ que me dio una piña en la oreja y cobraron penal (risas inevitables), y ganamos con ese gol, y yo muchas veces iba relatando las jugadas”.

Nelson Firpo llegó a Juventud en 1967 y rápidamente fue seleccionado para integrar la Selección de San José sin haber pasado por la juvenil. Fue campeón del Interior con la camiseta alba y tuvo además pasajes por Independiente y Estrella del Sur con retornos varios a Juventud Unida. Se siente orgulloso de que su hijo Martín haya jugado para esos mismos equipos y hoy sea el entrenador del primer plantel de Juventud Unida.

PÉREZ| En aquél equipo de 1973 había un joven de apenas 19 años que luego sería capitán y caudillo del plantel principal. César Pérez recuerda con un sabor amargo aquellas finales, dijo que “para el primer partido en San José yo salí de Libertad como titular, en el partido anterior ante Oriental en su cancha  el ‘Gato’ Cáceres no había andado muy bien y había entrado yo, entonces para la final Cáceres iba a quedar de suplente. Cuando llegamos allá Dante dio el equipo y yo no figuraba, cuando el viernes me había dicho que jugaba, pero había un jugador con mucha influencia que era Jorge Barboza con el que nunca me llevé muy bien, creo que eso fue decisivo”.

Sin embargo Pérez reconoce que “creo que fue una decisión totalmente acertada porque aquel debió ser el mejor partido que jugó Cáceres en el año, pero me quedé siempre con aquella espina de no haber podido jugar las finales”.

Agregó que muchas veces las charlas “las daba Jorge Barboza, que era un jugador con mucha visión futbolística y tenía mucha influencia, Navarro era de pocas palabras”.

Pérez recordó que “en 1974 cuando fuimos a jugar la Copa de Clubes con Atlético Florida el equipo cambió. Nos dirigía el ‘Chumbo’ Santos  y el arquero fue Adhemar ‘Pocho’ Basso, no estaba Barboza, se había incorporado Jimbo Raymondo, también Orlando Garcés, el ‘Gato’ Cáceres ya no estaba, “Cosita” tampoco; dejó el fútbol como Campeón Departamental. Yo fui titular en esos dos partidos, fueron dos partidos que yo nunca había visto una cosa igual, fueron dos guerras, al puntero que yo marcaba recuerdo que le dejé un ojo cerrado (se ríe), porque yo era muy gurí y en la primera jugada ese puntero Ledesma de apellido, me presionó y en cada pelota me hablaba, hasta que en una se me fue el codo hacia atrás y estuvo afuera como 10 minutos”.

De aquellas “batallas” Pérez aportó otra anécdota que ilustra lo que fueron aquellos dos choques ante un equipo copero y de alto rendimiento como el Atlético que dirigía nada menos que Mario Patrón. “Aníbal Merli era un jugador excelente y lo tenían acosado a patadas, porque si lo dejaban jugar les pintaba la cara, y en una montonera tras un centro en el área le dio una piña impresionante al ‘Pato’ Ferreri o Ferrari”.

Para un muchacho de apenas 19 o 20 años como era por aquellas épocas César Pérez, debió contar con referentes como el ‘Tero’ Quintana “que era el que me respaldaba más. En el partido en Florida me gritó ‘dejalo pasar nutrio que yo le voy a salir’ y lo agarró a piñazos y lo expulsaron, pero además de un gran jugador cuando había algún problema el primero que estaba era el ‘Tero’”.

Finalmente César Pérez dijo sentirse “orgulloso de haber integrado aquel plantel, en ese equipo no había mucho lugar para jugar, yo estuve casi todo ese año 1973 como suplente, volaba de las ganas de jugar. En 1976 volvimos a jugar la final ante Maracaná y yo era uno de los pocos que quedábamos de aquel equipo”. Como decía El Sabalero, lindo haberlo vivido, para poderlo contar.

Por Jorge Gambetta.

Leer Otros Artículos
Deportes

Básquetbol: quedó conformado el Consejo Integral de Minibásquetbol

3 minutos de lectura
Días pasados se creó, a impulso de la Federación Uruguaya de Básquetbol (FUBB), el Consejo Integral de Minibásquetbol con el objetivo de…
COVID19Deportes

Cimarrones busca mantener viva la llama del rugby en sus planteles pese a las medidas restrictivas

4 minutos de lectura
La pandemia tendrá consecuencias más allá de sus efectos específicos. La inactividad física de más de un año – salvo cortos intervalos…
Cuidad del PlataDeportesSociedad

La pelea de la hinchada de Peñarol contra la impunidad, con josefinos que hacen punta en el movimiento

6 minutos de lectura
Por iniciativa de los colectivos “Un gol a la impunidad” e “Hinchas con memoria” se lanzó a través de las redes sociales…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!