Cultura

Pablo Rivero realizará Curso de Genealogía e Historia Familiar en el salón Don Bosco

5 Mins read

Es bastante común que algunos maestros le pidan a sus alumnos como tarea que armen el árbol genealógico de su familia y allí abuelos y abuelas son las primeras fuentes de información, pero difícilmente se llegue más allá de los bisabuelos.

Como en cualquier investigación, la Genealogía tiene herramientas y métodos que sumados a las nuevas tecnologías ayudan a obtener información fehaciente de las raíces genéticas de las generaciones anteriores.

DOCENTE| Nacido en Villa Rodríguez en 1952, Pablo Rivero Hernández es Maestro, Docente de Historia y Master en Genealogía y Heráldica de la Universidad Nacional de España. Actualmente es el Coordinador Académico del Instituto de Estudios Genealógicos del Uruguay, del que fue Presidente y además es el Director de la Casa de la Cultura de San José.

Ha dictado conferencias y participado de congresos en Argentina, Brasil, Chile, España y Uruguay. En 2009 publicó su libro “Rodríguez: un destino” (Una Historia de Villa Rodríguez), y ha participado como coautor en otras diversas publicaciones. En el mes de abril llega a Libertad para ofrecer su Curso de Genealogía en el Salón don Bosco.

GENEALOGÍA | Rivero explicó que se trata de “un curso-taller teórico y práctico sobre Genealogía e Historia Familiar, es un curso que he dictado en forma ininterrumpida desde el año 2012 en San José de Mayo”.

Asimismo el especialista agregó que “también lo he dictado en Trinidad, en Montevideo, en Paysandú y ahora la intención es llegar a la gente de Libertad”.

Sobre el curso detalló que “se busca darle herramientas o facilitarle el trabajo a todas aquellas personas que estén interesadas en profundizar en su historia familiar o armar su árbol genealógico”.

Explicó que “en estas épocas hay muchas personas interesadas en obtener la ciudadanía italiana o española y esas herramientas podrán resultarles de mucha ayuda”.

FUENTES | En cuanto a las fuentes que deben buscarse para acceder a la información respecto a los antecedentes familiares, Rivero dijo que “son múltiples; se comienza por los familiares más cercanos, la tía, los abuelos, luego se puede recurrir al Registro Civil que tiene todos los registros, en el caso de Uruguay desde 1879”.

En ese aspecto agregó que “allí están los certificados o partidas de nacimiento, matrimonio, defunciones o divorcios”. Pero puede surgir la necesidad de investigar más atrás, antes de 1879.

En ese caso el especialista expresó que “se puede recurrir a los registros de la Iglesia Católica, aunque también existen otras iglesias que tienen registros, como la Anglicana, la Valdense o la Metodista. Son todas iglesias que se afincaron antes de 1879 y por lo tanto tienen registros anteriores”.

Eso vincula directamente a la investigación genealógica con la histórica. Rivero dijo que “hoy gracias a Internet existe mucha información disponible acerca de la llegada o salida de barcos por ejemplo”, pero agregó que él es “más de la época en que mandaba una carta a una iglesia de España, tardaba 15 o 20 días en llegar, había que esperar que el cura correspondiente se tomara su tiempo para responder y la respuesta cuando llegaba tardaba entre 20 y 30 días, más en algunos casos”.

Las nuevas tecnologías han acortado las distancias y por lo tanto también los plazos. “Se manda un mail y en un par de días se tiene una respuesta”, comentó el genealogista.

Rivero agregó que “en general en los países europeos se encuentra una buena respuesta a los pedidos, en el caso de gestionar una ciudadanía española uno puede incluso ir al Consulado de España en Montevideo y se hace una solicitud y ellos se encargan de conseguir las partidas que se precisen y también se puede escribir a los registros civiles del país o a las parroquias de allá”.

UTILIDADES | En este punto vale aclarar que en trámites oficiales “además de la respuesta vía mail también me deben enviar la partida original y a su vez para que ese documento tenga validez en Uruguay debo apostillarlo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, de lo contrario no tiene ninguna validez”.

Sin embargo además de los nombres y fechas “porque si nos limitamos a esos datos estaríamos creando algo así como una guía telefónica, y lo realmente interesante es saber cómo eran nuestros antepasados, dónde vivían, cómo vivían, qué hacían, qué ideas filosóficas o religiosas tenían y en ese sentido hoy existen muchos recursos como para remontarnos muy atrás y a veces la gente se sorprende con lo que descubre”.

Como un ejemplo citó que “tengo unos amigos en Rodríguez con un apellido francés y que no tenían ni idea de su árbol genealógico y me ofrecí para investigarlo y encontré que eran descendientes de Jorge Burgues, que fue el primer poblador civil de Montevideo, que tuvo una pequeña pulpería cuando se instalaron los primeros ejércitos allá por 1724 y esta familia no tenía ni idea de ese antepasado que sin dudas fue bastante notorio e ilustre”.

El docente explicó que “muchas veces hay gente que cuestiona a la Genealogía porque se cree que uno busca algún antepasado ilustre, algún marqués o conde y siempre digo que cuando nos metemos en la genealogía hay que aceptar lo que aparezca, podemos obvio encontrarnos con alguien que fue muy importante, pero también en algún caso podemos encontrar a alguien que fue un criminal que estuvo preso, esas cosas pueden aparecer en las historias familiares”.

EL CURSO | Concretamente sobre el curso Rivero, agregó que “tiene una parte teórica y una práctica, en cada clase los alumnos recibirán un repartido con el material a tratar”.

El curso comenzará el próximo miércoles 10 “y será todos los miércoles a las 19 horas en el Salón Don Bosco y generalmente a fin de año hacemos alguna visita a algún Archivo documental, y acá en Libertad tenemos un archivo riquísimo que es el de la propia Parroquia. La idea es ver el tipo de archivos, cómo se manejan y qué tipo de material podemos buscar allí”.

Luego comentó Rivero que “siempre repito que los libros de las parroquias son muy ricos, sobre todo el famoso ‘libro de fábrica’ donde se anotaba todo y de pronto leyéndolo encuentro que mi bisabuelo fue el que donó las rejas de las ventanas y otro donó la imagen de San Isidro por ejemplo”.

Las clases semanales tendrán una duración aproximada de una hora y cuarto y la duración será “hasta octubre más o menos dependiendo del rendimiento del grupo. Vale destacar que no se requiere ningún conocimiento previo, no hay límites de edad, he tenido alumnos de más de 80 años y han salido muy satisfechos, también haremos una parte en la que aprenderemos a leer esas letras antiguas que de pronto podemos encontrar”.

Además se abordará “la Heráldica, que es todo lo relativo a los escudos familiares que hace algunos años había que ir a España para comprarlos, ahora se puede mandar a hacer en cualquier lado”.

Por Jorge Gambetta.

Related posts
Cultura

Espacio Cultural Ignacio Espino (ECIE), de San José, 13 años de una propuesta cultural que ahora crece en infraestructura

7 Mins read
El pasado 23 de junio el Espacio Cultural Ignacio Espino (ECIE) cumplió los 13 años desde su fundación y toma de posesión…
Ciudad del PlataCultura

En el club Bao tuvo lugar la primera de las actividades por el aniversario del Colectivo Teatro de CDP

3 Mins read
Los festejos por el vigésimo aniversario de la creación del Colectivo Teatro en Ciudad del Plata, comenzaron con la realización de la…
Cultura

Actividades previstas en la Casa de la Cultura para las próximas semanas

1 Mins read
Mientras transcurre el mes de julio en Casa de la Cultura de Libertad se vienen confirmando actividades para los próximos meses y…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!