Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 15/12/2023: «La mutualista gallega e iras de fin de año»

5 Mins read

El verano no termina de asentarse por estas tierras, pero igual el espíritu del fin de año hace que uno deje de preocuparse por las cosas que le ocuparon la mente en los meses anteriores, cuando el frío calaba hondo, al igual que las diarias dificultades. Ahora parece todo más fácil, aunque en definitiva sea una sensación pasajera que se complementa de festejo en festejo. Como profesional arruina fiestas que uno es, le invito a adentrarse en esta edición elucubradora que se caracteriza por traerle a tierra en cada ocasión que puede. Si así le parece, comenzamos el viaje.

El asunto excluyente de la semana que pasó fue el de la discusión parlamentaria sobre el levantamiento del veto interpuesto por el Poder Ejecutivo a la ley votada por el Parlamento para que se dispusiera del dinero necesario para abonar los despidos de los ex trabajadores de Casa de Galicia. Le reconozco que no seguí el proceso previo al veto en sí, no tengo claro los detalles de la ley votada por el curioso bloque que conformaron parlamentarios frenteamplistas, cabildantes y algunos nacionalistas, pero sí creo saber el porqué de la decisión del Presidente de no abonar esos dineros.

Por supuesto que la decisión de Lacalle Pou no tiene que ver con la plata, porque 200 millones de pesos más o menos, no desbalancean las cuentas públicas (parece cómico que lo manejaran como argumento cuando han repartido dinero en cuestiones inútiles por todos lados). Mire, el Presidente no avaló lo votado por el Parlamento porque se opone por posición de clase a la ley de insolvencia patronal, que prevé un fondo -al que aportan trabajadores y empresarios-, que puede ser usado en caso de quiebras empresariales, para abonar las correspondientes indemnizaciones a quienes quedan sin empleo.

No se entiende otra razón para quedar expuesto como quedó el Presidente si no es desde esa idea, no se entiende otra razón para permitir que se generara tanto malestar hacia su gobierno sino es con un pensamiento de tipo estructural que no le permite concebir que algo que venga desde los sindicatos (la ley de insolvencia patronal fue promovida por el Pit-Cnt y aprobada durante los gobiernos del FA), pueda tener validez.

Esa es la única explicación que le encuentro a la actitud presidencial o de la mayoría de los parlamentarios oficialistas en general en este asunto. Le insisto con que no fue un tema de dinero, sino que fue una postura ideológica, un guiño al gran empresariado (mejor dicho, a las gerencias uruguayas de la empresas extranjeras, porque cada vez menos firmas son propiedad de uruguayos), para que sepan de qué lado está este Ejecutivo, por si no les ha quedado claro en lo que va del período.

Lo mejor de todo es que los trabajadores afectados por la decisión Presidencial, ya anunciaron que irán a juicio contra el Estado y al final todos terminaremos pagando mucho más por una actitud caprichosa del primer mandatario. Son unas mil las personas que ya se aprestan a iniciar demandas laborales que seguramente ganarán y le insisto, pagaremos todos.

Algo más que le quería comentar sobre este asunto antes de cambiar la temática. De a ratos miré la sesión parlamentaria en que se intentó levantar el veto presidencial, pero de lo poco que vi le digo que mis dudas sobre lo que llevó al cierre de la mutualista Casa de Galicia, se acentuaron mucho. Cada vez más parece que la empujaron al cierre y cada vez más parece que arreglaron todo como para que una empresa médica en particular (el Círculo Católico), se quedara con su infraestructura. Oh casualidad, el que tomó todas las decisiones que provocaron el cierre, fue el Presidente de ASSE, que anteriormente era gerente de la mutualista referida. Son demasiadas las coincidencias, permítame decirle.

Pero bueno, pasemos raya ya porque hay más temas para abordar en esta edición elucubradora. Resulta que una vieja rencilla iniciada en la campaña electoral anterior vuelve a despertarse entre dos senadores nacionalistas, que en algún momento, hasta coquetearon con una alianza.

Claro que hago referencia a Jorge Gandini y a Juan Sartori, que se encuentran en otro enfrentamiento dialéctico de boliche. Sartori acusando a Gandini de no querer perder sus privilegios, Gandini respondiendo que “Juancito” no trabaja nunca en el Parlamento (no es por defender a Gandini, pero algo de razón tiene), y así la van llevando, concitando la atención de la cloaca de Twitter y otras redes sociales, pero aportando poco a la vida de nosotros los uruguayitos de a pie, como les gusta decir a algunos políticos que se bajan de “terribles gomas” a hacerse los desclasados.

Pero si me permite, creo que es otra señal más de la creciente preocupación que existe en el oficialismo. Se va terminando el período y saben que es muy probable que pierdan la elección de 2024 y por ello empiezan las pasadas de factura entre ellos.

También el presidente Lacalle Pou parece estar siendo ganado por el mismo sentimiento. Por lo menos esa sensación dejó al cuestionar al intendente de Canelones Yamandú Orsi en un acto público por dichos de éste respecto a las recientes y fulgurantes apariciones del narco Marset en Canal 4. Nervioso parecía estar el Jefe de Estado, al increpar de esa manera a uno de los candidatos favoritos para ganar la elección nacional de 2024 (no estoy diciendo nada que no digan las encuestas), a horas de llegar de una nueva cumbre de un Mercosur que le sigue siendo esquivo como plataforma de exposición internacional, aunque le sirva para mantener a su manada local contenta en lo discursivo.

Resulta casi irónico escuchar al Presidente hablar de cuidar las formas cuando tiene una bancada de legisladores -¿se los nombro o los tiene calados?-, que divide el mundo entre “los frenteamplistas que son todos malos” y “nosotros que somos los más buenos de todos”, en una división binaria que ni los escolares conciben ya, aunque queden algunos adultos que aún se la puedan creer y la repitan como loros.

Usted sabe que a este escriba de pueblo no le gusta seguirle el discurso a nadie y que guardo especial cuidado de tener un discurso independiente, no asimilado a la retórica de ningún partido, por eso ese discurso de “nosotros somos los buenos” y “ellos son los malos” me preocupa porque antagoniza de una manera mentirosa, porque hay bondades y maldades en todas las personas porque, como le dije en la anterior edición elucubradora, ni todo el tiempo somos buenos ni todo el tiempo podemos ser malos.

Pero todo hace indicar que esa será la tónica de la discusión que querrá plantear el oficialismo en la próxima campaña, porque poca cosa tiene para mostrar y mucho que ocultar. El tema es que después de cinco años de gobierno en los que no ha pasado nada, es difícil echarle la culpa de todos los males a un sector político; no creo que le rinda como pareció rendirles en la pasada edición.

Le va a ocurrir lo mismo que al FA en 2019, hablando de las ceibalitas, la ley de ocho horas para el trabajador rural, la fibra óptica y el sistema de cuidados no convenció a nadie; bueno, culpando de todo a la izquierda, tampoco van a convencer a nadie.

Dichas estas cosas le comunico que se cierra una nueva edición elucubradora de este diciembre del año 23. En siete días se viene la penúltima del año y espero encontrarle acá, en la página 4 del pasquín de pueblo, dejando que el mundo nos sorprenda. Hasta entonces.

Imagen ilustrativa, tomada de la web.

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Tragedias evitables tierra adentro"

5 Mins read
Emitido el primer sufragio y conocidos los resultados de las primarias, el sistema político se tomó unos días de vacaciones y en…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Lo que el voto nos pronunció"

5 Mins read
Ahora sí, pasados unos días, el escriba de pueblo tiene más elementos como para decirle alguna cosa sobre la elección interna. No…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Dictaduras, democracias y homenajes"

5 Mins read
Comprenderá usted que en esta edición elucubradora no se aborde resultado electoral alguno. Es poco el margen de tiempo para escribir y…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!