Variedades

La merienda, un hábito saludable

3 Mins read

Todas las ingestas del día son fundamentales para llevar una dieta balanceada y sana. Bien sabido es que el desayuno forma parte de una de esas ingestas que no se deben descuidar y a la cual es necesario dedicarle el tiempo adecuado para saciarse y para que los alimentos se digieran correctamente. Por su parte, otra de las ingestas básicas del día es la merienda. Al igual que el desayuno, la tradicional merienda representa una de las comidas que no pueden olvidarse.

De acuerdo a expertos y nutricionistas, saltearse esta ingesta implica pasar un largo tiempo sin comer alimentos, entre el almuerzo y la cena que provoca que se reduzcan los nutrientes en sangre y los sustratos de energía para el cerebro y otros órganos. Además, se incrementan las señales de hambre llegando con un nivel elevado a la cena momento en el cual, aunque se debería comer con mucha moderación, pasa lo contrario debido al extenso periodo que pasó el organismo sin recibir alimentos.

SALUDABLE | El cuerpo humano debe tener un ritmo en la alimentación. La merienda, la ingesta necesaria en medio de la tarde, es fundamental para controlar los niveles de hambre, pero sobre todo, para mantener la energía del cuerpo y la actividad del metabolismo. Su realización, siempre que esté compuesta de alimentos saludables, puede ayudar a adelgazar, a mantener una dieta más equilibrada y nutritiva. En el caso de los niños, es fundamental esta comida ya que ayudará a mantener el cerebro en funcionamiento y a no alterar el proceso normal de crecimiento.

Y en el resto de las personas, también es fundamental ya que el organismo necesita reponer las reservas consumidas y también un aporte continuado de glucosa para que el cerebro funcione correctamente.

 

Los expertos en nutrición se han referido en reiteradas oportunidades a la necesidad de adquirir unos adecuados hábitos alimenticios que garanticen una correcta dieta y una de las claves para conseguirlo, consiste en distribuir el aporte energético y de nutrientes en cinco ingestas diarias: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena.

EDADES Y OPCIONES | Merendar es un hábito alimentario absolutamente recomendable para todas las edades y situaciones debido a que es crucial para cubrir las necesidades nutricionales.

En el caso de los niños, su aparato digestivo todavía está en pleno período de maduración y desarrollo con lo cual, su organismo no está suficientemente preparado para estar muchas horas sin comer. Si a esto se suma el aumento de actividad en estas edades, se puede comprender la importancia de la merienda.

A su vez, la merienda cobra un especial protagonismo en las embarazadas y en las madres lactantes, teniendo en cuenta que las necesidades nutricionales se ven aumentadas.

En personas de la tercera edad, esa comida del día entrega al organismo los nutrientes que evitan que el aparato digestivo lleve a cabo digestiones lentas y pesadas, ya que a estas edades la capacidad digestiva es menor.

En una merienda se pueden consumir una amplia variedad de alimentos, desde cereales, tostadas, sándwiches, frutas, leche o yogur e infusiones como té negro, verde, té de hierbas. También puede ser una merienda completa, un vaso de jugo de naranja y tostadas con queso, yogur con cereales y frutas frescas, licuados de frutas, un vaso de leche con pan integral o tostadas con mermelada y queso magro. Éstas son sólo algunas de las combinaciones que se pueden preparar para degustar una rica y nutritiva merienda, tanto niños como adultos.

Para que la merienda sea realmente saludable y conserve su función, permitiendo mantener activo el organismo y llegar con menos hambre a la próxima comida, lo aconsejable es que se componga de algo de proteínas que den gran saciedad y algo de fibra e hidratos complejos.

Los principales problemas pueden darse cuando en la merienda, al igual que en las demás comidas, se ingieran alimentos con un elevado aporte de grasas saturadas y azucares, lo que en cierto modo favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares, diabetes y otras patologías asociadas a una alimentación desequilibrada.

Por ese motivo es que se desaconseja el consumo de bollería,  galletas dulces, tortas o preparados que contengan demasiada grasas y calorías.

Durante la merienda además de no descuidar la calidad de lo que se ingiere, no es aconsejable comer parado ni picotear, es adecuado tomarse un tiempo para disfrutar, dedicándole un espacio en la jornada a esa comida de la tarde.

Por Yudith Píriz.

Related posts
Variedades

La importancia del colágeno para la salud integral del organismo

5 Mins read
Muchos de los nutrientes que el organismo necesita para su buen funcionamiento están presentes en las dietas, sobre todo en aquellas que…
Variedades

En invierno, hay que reforzar la dieta para mantener las defensas altas

5 Mins read
Para la temporada de días fríos, las defensas que el organismo debe emplear para contrarrestar y vencer a gérmenes y virus, deben…
Variedades

Sabores destacados: la salsa ketchup

4 Mins read
Para agregar a diferentes preparaciones, algunas salsas ofrecen un toque muy especial que ayudan a realzarlas. Hoy, muchos platos no serían iguales…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!