NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Variedades

Juan Pundik y su preocupación por la medicalización a niños

5 minutos de lectura

La Medicalización a niños, motivo de preocupación

 

No es un tema fácil de abordar, pero es necesario hablar de las denuncias de algunos profesionales que están preocupados por la abusiva medicalización de las nuevas generaciones. Los niños, niñas y adolescentes, están siendo medicados para mantenerlos en niveles correctos y ajustados al sistema educativo y/o social: sin mostrar rechazo, sin ser rebeldes e inquietos.

Padres y educadores están involucrados. Los chicos son diagnosticados como “rebeldes”, “hiperactivos”, “inquietos”, o simplemente “diferentes” o “molestos” y para todo, la solución es un sedante, una pastilla que los vuelva a un estado de “obediencia” y “quietud” aceptable para el sistema familiar y social.

 

Juan Pundik y las Investigación sobre la Medicalización en la Infancia

 

Juan Pundik, es uno de los especialistas que ha denunciado el tema y ha trabajo en ello. Cree que los chicos de hoy son mal diagnosticados o de forma apresurada, como hiperactivos o con déficit atencional y luego medicados. Presenta serias críticas al sistema de salud en el mundo. Pundik es un psicoanalista con más de 40 años de experiencia, fundador y presidente de la Asociación para la Prevención del maltrato al niño y autor de varios libros.

Forma parte de lo que se denomina Plataforma Internacional Contra la Medicalización en la Infancia, denuncia tratamientos que se realizan con ellos a base de anfetaminas, y alerta sobre las consecuencias que tendrán. Entiende Pundik que dar un buen diagnóstico es clave y que “por desgracia se ha convertido en el cajón de sastre donde muchos médicos, padres y educadores encuentran una respuesta a frustraciones”.

 

No atender en clase no es una enfermedad

 

Según expresa Pundik, “no atender en clase no es una enfermedad. La hiperactividad o déficit de atención no es una enfermedad. Nuestros cuestionamientos apuntan a ese proceder de describir nuestras conductas y transformarlas en patologías”.

Los que derivan a los chicos a un especialista son, normalmente, los profesores que tienen que manejar a 35 alumnos, que, naturalmente, no es fácil. Tenerlos quietos y callados puede hasta cuestionarse que sea sano, pero las características de la escolaridad así lo requieren y, en consecuencia, lo mejor es tenerlos drogados. Es lo que se hace con los ancianos en algunos geriátricos”. Que un niño sea inquieto o distraído no representa un problema para él, a los que molesta es a padres o profesores.

El fracaso escolar que pueda presentar un niño, Pundik cree que ocurre porque “se trata de ver a todos los niños iguales, pero no lo son. Lo que se aduce es que cierto niño no consigue el rendimiento escolar, a lo que yo digo, al rendimiento que se le quiere imponer. Yo tengo un largo historial de gente que fue diagnosticada y hasta medicada como hiperactiva simplemente porque esa escolaridad que querían imponerle no le servía, porque quería ser bailarina o jugador de fútbol. El problema es por qué les imponemos a todos los niños un menú fijo, cuando cada uno tiene habilidades diferentes. No todos valemos para lo mismo”.

 

Denuncias sobre el trato con fármacos a los niños

 

Pundik demostró que la medicalización de la infancia es un fenómeno creciente. “Un niño movido es hiperactivo; un niño que expresa su malestar es ansioso o padece déficit de atención. Para tratarlo, se le recetan fármacos con peligrosos efectos secundarios. Un círculo vicioso que se rompe con la premisa básica: lo que los niños necesitan es ser escuchados y queridos”, dice.

Entiende que no se puede evaluar a todos de igual forma y menos diagnosticar y medicar igual, pues cada niño es diferente y sufre sus propios estados. “Los diagnósticos del TDA/TDAH representan un cómodo saco descriptivo en el que caben todas las conductas habituales de cada uno de nosotros”, opina.

 

Solo basta leer los prospectos

 

Dice que algunos de los medicamentos recetados para el déficit de atención o hiperactividad, que contienen metilfedinato, es un derivado anfetamínico que tiene efectos secundarios al ser suministrado en niños y adolescentes. “No hay más que leer los prospectos. El de Rubifen, por ejemplo, indica como posibles efectos secundarios vértigo, dolor de cabeza, insomnio, náuseas, nerviosismo, palpitaciones, reacciones cutáneas y alteraciones de la presión arterial. El mismo prospecto, insisto, advierte de que su uso puede generar dependencia de tipo anfetamínico. Un dechado de virtudes”, comenta.

 

La crítica de Pundik a la ‘cocaína pediátrica’

 

Dice Pundik: “todos aquellos que no estamos de acuerdo con que se drogue a los niños, la denominamos ‘cocaína pediátrica’. Y no es una denominación arbitraria. Cuando hablo de sustancias, lo primero que hago es probarlas yo mismo. Invito a cualquiera que considere que un niño debe tomar una de estas sustancias a que haga lo mismo, que pruebe el metilfenidato, que se lo administre a sí mismo y que me cuente luego”.

Pudnik es crítico al referirse a la forma en que actúan muchos médicos porque entiende que cada uno debe decidir si quiere medicar a un niño o busca otros caminos. “La sociedad neoliberal globalizada necesita evaluarnos y cuantificarnos en nuestros actos, nuestras conductas, nuestros discursos, nuestros pensamientos y padecimientos. Con esto se busca prescindir de toda singularidad y borrar toda la subjetividad del individuo sometiéndolo a un cuestionario ‘para todos’, en el que debe limitarse a hacer cruces en casilleros, para luego pretender definir la generalización de su padecimiento”, dice.

 

La Serotonina

 

Pundik se refiere además a lo que determina naturalmente los niveles equilibrados de presencia activa de serotonina, es una infancia serena, equilibrada, atendida y estimulada. “Durante ese período el cerebro tiene plasticidad. Las neuronas se conectan unas a otras en parte por influjo de la serotonina. Su disminución incrementa los niveles de ansiedad, angustia o estrés desde la infancia. Y también incrementa la posibilidad de que esta angustia se exteriorice a través de todas las manifestaciones sintomáticas que se pretenden suprimir luego artificialmente mediante esas drogas, actualmente también con el Prozac”, dice Pudnik, que explica que el Prozac, uno de los medicamentos recetados para la hiperactividad, “afecta prácticamente todos los sistemas del organismo; afecta al sistema nervioso, digestivo, respiratorio, cardiovascular, músculos y huesos, urogenital, piel y apéndices”.

 

Lo que más necesitan es Amor

 

Cree que los padres tienen que asesorarse y asegura que su lucha “es para que no se drogue a los niños con ninguna sustancia que pueda producirles más riesgos y más reacciones adversas que beneficios comprobados. Nos queda el recurso de la desobediencia civil. La crianza amorosa de los hijos, la estimulación temprana, la paciencia, la actividad lúdica, el campo, el mar y la montaña, la luz del sol, la actividad deportiva y la ingestión de alimentos sanos que estimulan la natural producción de la serotonina, dopamina y noradrenalina indispensables para una buena calidad de vida y para la formación de nuevas neuronas, con más eficacia que con la ingestión de medicinas y sin ninguno de los graves síntomas adversos que estos provocan. Debemos tener claridad que lo que necesitan nuestros hijos es amor”.

 

Por Yudith Píriz.

Leer Otros Artículos
Variedades

Receta: Pastel de manzanas con canela y nueces

1 minutos de lectura
Pastel de manzanas, canela y nueces Días atrás hablábamos de la Canela, una especia asiática muy utilizada en el mundo entero. Y…
Variedades

La canela, rica y saludable

3 minutos de lectura
Canela, mucho más que un condimento Aromatizar, conservar, dar color o resaltar el sabor de los platos son algunas de las funciones…
Variedades

Energía solar y eólica en el mundo: Uruguay es 2°

2 minutos de lectura
Mapa mundial: Uruguay tiene un segundo puesto, detrás de Dinamarca, en cuanto a la utilización de Energías solar y eólica   La…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!