NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Variedades

El invierno es el tiempo de la interiorización y la calma, según la medicina china

7 minutos de lectura

Ante la llegada del invierno, y siguiendo los ciclos de la naturaleza, aplicar algunos métodos de la Medicina China, puede ayudar a mantener el equilibrio del organismo. El invierno, es tiempo de almacenaje, interiorización, calma, permitiendo que la esencia vital se acumule dentro del organismo, para resurgir en la próxima primavera.

Desde diferentes filosofías, se habla de la unidad, que todos somos uno y que provenimos de una única fuente universal, con el nombre que cada quien le otorgue. Lo cierto es que, desde ese centro, surge la energía que da vida a todo lo que se desarrolla en el plano físico, como materia. Desde esta perspectiva, y al sentirnos parte de ese todo, es que se puede entender que todo ser viviente, tiene sus mismos o similares procesos y estados evolutivos.

Los seres humanos, al igual que plantas y animales, transcurren sus vidas a través de ciclos, los que están ordenados de acuerdo a las leyes de la naturaleza y del cosmos.

Dicha concepción, se establece a partir de los mecanismos de desarrollo y transformación, en un círculo que nunca se detiene.

Al igual que la naturaleza, los seres vivos, se desarrollan desde diferentes estados cíclicos, a los que su propia conformación, se adapta; frío-calor, día-noche, reposo-movimiento.

El ser humano, forma parte de esos ciclos por ser parte de la naturaleza, por lo que su adaptación a ellos, es imprescindible para vivir en armonía con el todo y con su propio ser interno.

De esto vienen hablando los orientales desde hace más de 2500 años, a través de la Tradicional Medicina China.

Centrándonos en sus sabias prácticas, es interesante conocer algunas de ellas para preservar la salud, respetando los ciclos de la naturaleza.

 

ADECUARSE | Al llegar el solsticio de invierno en esta zona del planeta, ajustarse a los días con bajas temperaturas, forma parte del fluir en armonía con lo que nos rodea. Todos los demás seres vivos fluyen de forma natural, con esos ciclos, por lo que es necesario que también los humanos, deban prepararse para hacer frente a la próxima estación.

Para la Medicina China, el invierno predispone a vivir con más calma, al reposo, a estabilizar las emociones, es un momento donde todo parece ocultarse en la naturaleza, muchos animales hibernan, las plantas y árboles quedan sin sus hojas. Es decir todo parece ir hacia adentro, en una especie de recogimiento.

Adaptarse a las bajas temperaturas, también pasa por permitir que la esencia vital se acumule dentro del organismo, para resurgir en la próxima primavera. Durante el invierno, a simple vista pareciera que todo está quieto, que no ocurre nada pero, por ejemplo, es una fase donde las semillas se ablandan, preparándose para la germinación primaveral.

Según los sabios antiguos, cuando uno concentra su esencia vital y su espíritu en su interior y se mantiene vigilante, la enfermedad no puede alcanzarle. Por ello, se aconseja en invierno, tomar las cosas con calma, es tiempo de almacenaje, interiorización y reserva de energía.

De acuerdo a la Medicina China, para armonizar con los estados naturales, es conveniente no derrochar energía con un exceso de actividad física durante esta época.

Para ello, en cuanto a ejercicios, recomiendan practicar Tai-chi, chi kung, yoga, ya que permiten movernos pero de forma relajada y tranquila, debido a que utilizan la respiración como elemento principal. También la acupuntura, masajes y relajación, en esta época del año, ayudan a calmar los nervios y tonificar los órganos. De acuerdo a esta práctica ancestral, ejercicios de alta intensidad y con ritmos demasiado exigentes, no son recomendables para éste momento del año.

Se entiende que para acompasar los ritmos de esta etapa, es conveniente nutrirse del amor y el calor, dado que es el momento propicio para reuniones en torno al calor del fuego, con la familia o amigos, regalándonos momentos cálidos, acompañados de una buena comida.

Es momento también de estabilizar las emociones, evitando trabajar en exceso emociones como el miedo, la tristeza, ansiedad o irritabilidad, intentando mantener una mente tranquila y alegre.

 

ALIMENTOS | En todas las estaciones del año, la alimentación es un aspecto fundamental para lograr el equilibrio en las funciones del organismo. Cuando llega el ciclo donde las temperaturas bajan, es prioridad ajustarnos al consumo de ciertos alimentos, que brindan calor y energía al cuerpo.

Según la Medicina Tradicional China, a la estación fría, la gobierna el elemento agua. Este elemento representa los riñones, la vejiga y el aparato reproductor, su color es el negro, su sabor el salado y la emoción asociada a este elemento, es el miedo.

De ahí lo fundamental de la alimentación ya que cuidando lo que comemos, protegemos a estos órganos. Según esta práctica milenaria, la esencia fundamental se almacena en el riñón, al que se le llama “el guardián de la fuerza” porque es la fuerza motora que propulsa las funciones básicas de todo el organismo. A lo largo de la vida va disminuyendo y uno de los síntomas físicos, es el envejecimiento. El exceso de trabajo, el estrés, trasnochar y los alimentos extremos, aceleren esa disminución. Al respecto, y al considerar al riñón el almacén de energía para toda la vida, es que se entienden imprescindible cuidar este sistema para mantenernos vitales y jóvenes.

Por su parte, a la vejiga se le llama “la Ministra de Reservas” ya que se encarga de almacenar y excretar la orina, se la asocia con el equilibrio del sistema nervioso.

Los alimentos que tienen afinidad con el riñón y favorecen su función son, frutos secos, limón, mandarina, naranja, mora, frambuesa, ciruela, nueces, castañas, pistachos, pipas, girasol. En la época más fría del año, todos los alimentos oscuros (sésamo negro, castañas), y salados (peces y algas), ayudan también a nutrir los riñones, la vejiga y el aparato reproductor. También son especialmente adecuadas las raíces, sobre todo las que están más profundas en la tierra, el nabo, la zanahoria o la remolacha son alimentos ideales.

 

ALIMENTOS CALIENTES | El invierno también invita a quedarnos en casa, a protegernos del frío y, por este motivo, es el momento de nutrir la parte más interna de nuestro organismo (huesos, médula y cerebro). Para hacerlo, es necesario comer alimentos calientes como el trigo sarraceno, los ajos, la canela o la avena, y también ligeramente picantes, que nos ayudarán a movilizar la energía hacia las extremidades. Se pueden consumir además, apio, cebolla, puerro, calabaza, espárragos, hinojo, maíz, mijo, porotos azuki, lentejas, col y cebada.

También se recomienda ingerir pescados, mariscos y carnes, calamar, ostras, sardinas, pescado blanco, gambas, anguilas, mejillón, pulpo, cangrejo, pato, cerdo y pollo

Se aconsejan también los huevos cocidos y la leche de cabra, el café y las especias como pimienta negra, comino, canela, clavo, romero, perejil, anís estrellado y ginseng.

En cuanto a la forma de cocinar, se entiende que conviene hacer cocciones largas como sopas, guisos, estofados y horneados. Recomiendan mucho la sopa, en especial con huesos y algas. Para no sobrecargar a los riñones conviene evitar el exceso de proteínas, sobre todo las de origen animal; embutidos y lácteos, así como disminuir la ingesta de medicamentos, laxantes y diuréticos más agresivos, la sal refinada y cruda, las bebidas muy frías y los azúcares refinados.

En cuanto a los alimentos que tienen afinidad con la vejiga, se encuentran la alfalfa, espinacas, brotes de soja orgánica y algas.

Para esta sabia medicina, es recomendable la ingesta de tónicos durante el invierno, para mantener la salud. Incluso, en la actualidad, también varias investigaciones al respecto, muestran que esta estación, es el periodo del año en que se aprovecha mejor de los nutrientes.

 

OTROS CONSEJOS | La filosofía oriental, utilizaba el agua y el fuego como símbolos de las propiedades Yin y Yang. Las propiedades del Yin son oscuridad, frialdad, tendencia a descender y las propiedades del Yang son tendencia a ascender, calor, brillo, luz. Por ello, su concepto de agua y fuego es que el agua nutre, el fuego produce energía, el agua simboliza la quietud y el fuego la actividad.

Como el elemento agua representa el riñón y la vejiga, es necesario cuidar de ellos en la estación del frío.

En invierno es recomendable ir a dormir temprano para favorecer la energía yang mientras es mejor levantarse tarde para proteger la energía yin y la esencia. Se entiende que no es bueno empezar a trabajar antes de la salida del sol, ya que los procesos para la acumulación y conservación de la energía vital, se realizan durante el sueño y así se favorece el proceso para mantener el equilibrio del organismo.

Es necesario evitar el frío, acercarse a fuentes de calor y mantener la temperatura de las habitaciones, debido a que ayuda a prevenir los ataques del frío que bloquean el yang.

En cuanto a la vestimenta, usar prendas de algodón es lo más adecuado, sobre todo en la ropa interior, ya que es un tejido suave, cómodo y que conserva muy bien el calor. Se deben evitar las prendas de texturas muy finas, ya que esto puede exponernos al entumecimiento o dolor en las extremidades, articulaciones y caderas. Debe evitarse también ropa demasiado apretada, ya que tenderá a agitar la energía yang, impidiendo su preservación en el interior. Es aconsejable que los zapatos y calcetines sean algo más amplios en esta estación para favorecer la circulación de la energía de manera ligera y armoniosa, lo que da comodidad y calor a las piernas.

Un capítulo aparte son las manos y los pies, los que aconsejan, deben cuidarse de manera especial ya que el frío bloquea la circulación energética, por ello es importante que estén siempre calientes. En las puntas de los dedos de manos y pies es donde se hace el relevo energético entre los meridianos yin y los meridianos yang completando el circuito.

De acuerdo a esta filosofía de vida, el invierno es la estación para estar tranquilos, descansar, estar contentos, abrigados y bien nutridos, como forma de preservar nuestra energía interna, evitar enfermedades y prepararnos para la primavera.

Por Yudith Píriz.

Leer Otros Artículos
Variedades

Las arvejas, nutrición en granos

4 minutos de lectura
Al llegar los días más cálidos, las ensaladas comienzan a tener un lugar más destacado en las mesas, tanto en almuerzos como…
Variedades

Los beneficios de tomar sol

5 minutos de lectura
La estación primaveral ya comienza a mostrar días más largos y soleados. Nuestra estrella principal nos regala más luz y calor, por…
Variedades

Receta: Scones de queso

1 minutos de lectura
Hoy compartimos con ustedes una receta de Scones de queso, unos pancitos pequeños, redondeados, y con sabor a queso, claro. ¡Ideales para…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!