NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Variedades

El berro, verde saludable

4 minutos de lectura

Al llegar su estación, ciertos alimentos ofrecen el punto óptimo en cuanto a la composición de sus nutrientes, lo que determina que sea el mejor momento para aprovechar al máximo, su potencial vitamínico. A pasos del invierno, comienzan a aparecer un grupo de súper alimentos, que proporcionan al organismo, ese plus tan necesario en esta época del año.

Desde lo nutritivo y medicinal, el berro es, sin dudas, uno de esos. Sus virtudes son muchas y excepcionales, ya que son pocos los vegetales de hoja que contienen tantas vitaminas y minerales como este potente alimento. En ensaladas o como parte de algunas preparaciones, el berro es altamente recomendado debido a los nutrientes que aporta al organismo, todos ellos de alta calidad, sobre todo si se los consume crudos.

CARACTERÍSTICAS | El berro (Nasturtium officinale) es una planta herbácea de la familia de las crucíferas (Brassicaceae) acuática. Las hojas son pequeñas y compuestas, de gusto agradable y se utilizan como condimento y en ensaladas.

Desde la antigüedad este vegetal representó una planta particular y habitualmente utilizada en la cocina de muchas partes del mundo. Su origen se sitúa en Europa y Rusia. Desde aquí se extendió a toda Europa para luego, ser exportada al norte de África, América y al Caribe. La planta silvestre crece de una manera abundante en la mayoría de los arroyos poco profundos, prefiriendo zonas encharcadas o con poca corriente. En la actualidad, su consumo controlado mediante diferentes técnicas, como la hidropónica, brinda la posibilidad de consumirlos con seguridad en cuanto a su higiene, así como a su máximo potencial.

Existen diversas variedades de berro, dependiendo de su uso gastronómico y de las condiciones del ecosistema en el que estén cultivados.

 

PROPIEDADES | En cuanto al aspecto nutricional, sus hojas son de las más nutritivas dentro del grupo de otros vegetales de hojas verdes.

El berro es un alimento que se destaca por contener altos niveles de vitaminas A, B, E y la C, que está presente en mayor cantidad.

Presenta además cantidades considerables de yodo siempre que el suelo y el agua lo contengan (200 a 500 microgramos en cada kilo), calcio, potasio, zinc, magnesio o hierro (éste último incluso en niveles superiores a las espinacas), aminoácidos y fibra.

El berro es además considerado una planta medicinal, de la cual se preparan una gran variedad de remedios caseros. Esto llevó a que muchos laboratorios fabricaran preparados tanto medicinales como para uso cosmético a base del extracto de sus hojas. Algunas de sus principales propiedades son diuréticas, expectorantes, aperitiva, fortificante. Este vegetal presenta carotenoides, que actúan como antioxidante previniendo el envejecimiento celular y protegiendo el organismo frente a los radicales libres a la vez que se aumentan la eficiencia del sistema inmunitario.

El berro además posee propiedades como depurativo de la sangre, colagogo, refrescante y facilita la eliminación de los residuos ácidos del metabolismo, y además por su riqueza mineral, estimula la producción de glóbulos rojos.

Sus excelentes virtudes son conocidas vulgarmente con el calificativo “fuente de salud”. Es considerado un tónico general, estimulante del corazón y del sistema nervioso.

Posee dos compuestos, el zinc y la vitamina C que le confieren la propiedad de antiséptico y curativo o regenerativo de la piel. Es un tonificante general del organismo ya que aumenta el apetito y la secreción de jugos digestivos, muy útil en caso de astenia (debilidad) y fatiga. Por su contenido en yodo se recomiendan los berros en caso de hipotiroidismo.

Su acción expectorante, favorece la eliminación de mucosidad bronquial haciéndola más fluida.

Al igual que otros vegetales como las coles, el brócoli, las coles de Bruselas, los rábanos, nabos y la mostaza, el berro contiene sustancias llamadas glucosinolatos, las que ayudan a prevenir el desarrollo de tumores.

Para quienes sufren de problemas hepáticos, del bazo, cálculos, ictericia o problemas de la sangre deben recurrir al berro tomado en cualquiera de sus formas, sea en tés, jugos, como en ensaladas. También se lo recomienda para enfermedades de los riñones, gota, problemas cardíacos, tumores glandulares, enfermedades de los pulmones e intestinos.

Las personas que sufren de diabetes encontrarán en el berro un alimento ideal, además de constituirse en remedio, ya que disminuye el exceso de azúcar en sangre. Quienes padecen de Bocio por su parte, también se verán beneficiados de su consumo debido al alto contenido de yodo natural, así como de hierro. Tiene la ventaja añadida de ser hipocalórico y tener un alto valor energético.

Otros nutrientes presentes en menor medida en este alimento son, vitamina B6, vitamina B2 y B3, fósforo, hidratos de carbono, selenio, ácidos grasos poliinsaturados, sodio, grasa, ácidos grasos saturados y ácidos grasos monoinsaturados.

El Berro adelgaza y aumenta las fuerzas del organismo en general. Por todo ello, se lo considera un alimento altamente recomendado para personas débiles y convalecientes. De todas formas, el berro se debe consumir con moderación, pues en grandes dosis puede provocar irritación de la mucosa gástrica y renal. En exceso, no es recomendable para embarazadas y niños.

 

EN LA COCINA | Representa una exquisitez que mejora, en sabor y en estética, cada plato donde se lo utiliza. Su forma estéticamente delicada y su sabor, ligeramente picante, lo convierten en uno de esos ingredientes que transforman una ensalada en algo más que una mezcla de lechuga y tomate. La mezcla de berros con aceite de oliva, o mezclada con un platillo de zanahorias ralladas o como acompañamiento de quesos y nueces, representa un plato de un altísimo poder nutricional.

Al ser una planta en constante contacto con el agua, queda expuesto a contaminaciones, por lo que es de gran importancia que proceda de cultivo ecológico y que antes de comerlo se lo lave bien y se lo deje por unos minutos en un recipiente con agua, sal y un poco de vinagre, de esta manera se eliminan insectos o bacteria que pudiera contener. Esto es válido para cualquier verdura que se coma cruda.

Una vez comprados, deben utilizarse casi de inmediato, o se pueden conservar en la heladera dejándolos envueltos en el plástico o, mejor aun, colocándolos en agua. Debido a su característico sabor entre picante, siempre resulta un ingrediente fresco y que le aporta un toque especial a las ensaladas o guarniciones.

Por Yudith Píriz

Leer Otros Artículos
Variedades

Las arvejas, nutrición en granos

4 minutos de lectura
Al llegar los días más cálidos, las ensaladas comienzan a tener un lugar más destacado en las mesas, tanto en almuerzos como…
Variedades

Los beneficios de tomar sol

5 minutos de lectura
La estación primaveral ya comienza a mostrar días más largos y soleados. Nuestra estrella principal nos regala más luz y calor, por…
Variedades

Receta: Scones de queso

1 minutos de lectura
Hoy compartimos con ustedes una receta de Scones de queso, unos pancitos pequeños, redondeados, y con sabor a queso, claro. ¡Ideales para…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!