Variedades

El Apio y sus propiedades

5 minutos de lectura

Entre las plantas que además de dar sabor a las preparaciones, son altamente nutritivas, curativas, se debe incluir sin duda, al Apio. Ramitas que fortalecen el organismo, y brindan un peculiar sabor y aroma a las distintas preparaciones.

Como acompañamiento de salsas, ensaladas, en sopas, cazuelas o jugos, el apio se ganó un lugar de privilegio desde que diferentes estudios demostraron que además de saborizar, era un ingrediente ideal para tratar algunas enfermedades específicas.

Datos sobre el Apio o Apium graveolens

El apio (Apium graveolens) pertenece a la familia de las Apiáceas, antiguamente conocidas como umbelíferas, al igual que otras plantas desintoxicantes como el perejil y el hinojo. Es originario del sur de Europa y fue muy utilizado en la antigüedad. Sus antepasados eran plantas silvestres poco carnosas y amargas. Apios es el nombre griego, que fue utilizado en latín para designar diversas plantas de las umbelíferas olorosas. Graveolens, significa, precisamente, de olor fuerte. Existe registro del uso del apio como hipotensor desde las medicinas tradicionales del lejano oriente, por lo menos desde el año 200 AC. También existen datos de que los griegos y los romanos durante la antigüedad clásica, lo utilizaban como calmante. En la actualidad continúa siendo utilizado con ese mismo fin en la Medicina Tradicional China.

Según esta milenaria medicina, el apio es de sabor amargo y dulce, refresca y humidifica el organismo.

Propiedades de la planta de Apio

El apio es una planta tradicionalmente utilizada en medicina natural para limpiar el organismo eliminando impurezas, para adelgazar y para desintoxicar la sangre.

Contiene agua, carbohidratos, fibra, proteínas, vitamina A, C, E, B6 y B2, K, niacina, folatos, y minerales como potasio, sodio, fósforo, calcio, magnesio, hierro, zinc y selenio.

Diferentes investigaciones han podido demostrar algunas de las propiedades atribuidas en las medicinas tradicionales al apio, como por ejemplo, la utilización de esta planta para tratar la hipertensión en la Medicina Tradicional China, o el uso de la raíz y las semillas de apio en el Ayurveda para combatir los dolores de la artritis, las enfermedades del hígado, y las molestias de la menstruación.

Andrés Sierra ha estudiado sus propiedades

Estudios realizados por Andrés Sierra licenciado en Etnología de la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias de Puebla, y dedicado desde 1983 al estudio, la práctica y la enseñanza de la Medicina Natural, demuestran algunas de las propiedades del apio para la salud.

“Puedo afirmar que, para tratar la hipertensión, también la gastritis, como alcalinizante natural y diurético, es suficiente el uso del apio en forma natural, consumiendo tallos y hojas. El contenido químico de la planta de apio ayuda a que la presión arterial se reduzca debido a que relaja las paredes musculares de los vasos sanguíneos y esto hace que la sangre circule más libremente por el organismo”.

Es justamente debido a este factor que los chinos desde hace miles de años usan el apio para curar a las personas que padecen esta patología. Como es sabido, la hipertensión constituye el factor más importante de riesgo de enfermedad cardiovascular y a nivel mundial se calcula que del 25 al 30% de los adultos la padecen. Debido a ello, es que se recomienda el consumo de apio, como un importante alimento para ayudar en el tratamiento de esta enfermedad cada vez más presente en las personas de todas las edades.

Un buen diurético natural

l“El tratamiento médico consiste en recetar fármacos hipotensores y/o diuréticos. Sin embargo, diversos estudios médicos han criticado el uso de fármacos en los pacientes que presenten hipertensión leve a moderada, señalando que es mejor y más eficiente, en estos casos, implementar un tratamiento basado en cambios en los hábitos de vida y de alimentación. En tal caso, su acción como diurético y como tónico circulatorio, explican en parte sus efectos hipotensores, y también su acción analgésica. Digamos una vez más, que el apio destaca también por ser un diurético que no desequilibra la proporción sodio potasio en nuestro organismo y que por lo tanto no genera efectos secundarios nocivos, a diferencia de los diuréticos farmacológicos  Aunque el apio es rico en sodio, (87mg/100gr) es también rico en potasio (287mg/100gr), por lo cual su riqueza en sodio no lo hace contraindicado en los pacientes con hipertensión, todo lo contrario”, asegura Sierra.

Otras investigaciones

Otros estudios sobre el apio, aseguran que mejora la circulación, disminuye el colesterol, es depurativo, diurético y combate la elevación del ácido úrico, por lo cual se recomienda para combatir problemas como artritis y cuadros gotosos. Se considera que es un potente alcalinizante y remineralizante orgánico.

Otra de sus propiedades, es la de aliviar enfermedades del sistema digestivo, estómago e  intestino, ya que estimula el tracto intestinal y tiene un efecto carminativo y calmante.

Para adelgazar y más

Además esta hierba, es muy apropiada en dietas de adelgazamiento, pues ayuda a reducir el peso, debido a su bajo contenido de calorías y sus efectos diuréticos.

Otras investigaciones han dado al apio el poder de ayudar en casos de insomnio, ansiedad o estrés.

En cuanto a las contraindicaciones de su consumo, se establece que no es recomendable para embarazadas y personas con disfunciones renales.

Cómo se usa

Crudo, el apio es ideal para acompañar cremas untables, por lo que es habitual utilizarlo con este tipo de aperitivos, alternándolo con zanahorias.

Cuando se lo cocina es muy aromático por lo que basta utilizar una pequeña cantidad de su tallo para conseguir perfumar guisos, sopas y asados, siendo parte integrante de muchas salsas, caldos y fondos básicos en la cocina.

La parte blanca del apio, la penca con su característica forma ondulada, es la parte más valorada de esta planta, donde se concentra la mayor parte de su sabor y aroma. Sin embargo, también sus hojas son muy nutritivas y perfectas para hacer una salsa pesto muy aromática, también sirven para hacer una sal de apio con la que dar un toque extra de sabor a los pescados al horno o a la plancha y finalmente para preparar una vinagreta para aromatizar carnes o ensaladas.

En la Medicina Natural, se recomienda el consumo de apio en ensaladas, sopas, o en tizanas, pero la forma más práctica y rápida para beneficiarse de sus propiedades hipotensoras es consumirlo en jugos. Éstos deben consumirse inmediatamente después de haberlos preparado y se debe emplear el tallo y todas sus hojas. También se utilizan, sobre todo en la medicina ayurvédica, las semillas y la raíz del apio, las que son ricas en aceites esenciales.

Todas sus importantes propiedades hacen de esta hierba, una de las más recomendables junto con el perejil.

 

Por Yudith Píriz.

 

*Imagen de adelgazamos.es

 

 

Leer Otros Artículos
Variedades

Las habas, legumbres de primavera

5 minutos de lectura
Muchas de las frutas o verduras que se consumían hace décadas atrás, casi han desaparecido, o su consumo se ha reducido en…
Variedades

Jalea real, potente regulador

4 minutos de lectura
Jalea Real, un producto natural Además de frutas, verduras, semillas, materia grasa, carnes y sus derivados, existen otros tipos de productos que…
Variedades

Rico, nutritivo y saludable: El Huevo

5 minutos de lectura
Existen algunos alimentos, que tienen una característica única e indiscutible y que tiene que ver con su simpleza pero a la vez,…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!