Variedades

Comer rápido acarrea perjuicios para la salud

4 minutos de lectura

Disfrutar de una buena comida, representa siempre, uno de los placeres de la vida.

En tiempos actuales, en los que parece no alcanzar el día para desarrollar todas las actividades, el acto de comer, por momentos ha perdido su lugar destacado y tiempo necesario, no brindándole la atención adecuada. Por lo general, la alimentación se realiza casi como un acto automatizado, rápido y apenas degustando en el paladar los alimentos. Sumado a ello, debe agregarse que se suele comer mirando las pantallas de la televisión o del celular, lo que provoca que no se esté consciente de lo que se ingiere y apenas se disfrute realmente la comida.

Varios estudios han demostrado al respecto, que esta forma de ingerir los alimentos, hace que se den muchos desajustes en el organismo que a la larga, terminan desembocando en diferentes enfermedades.

CON TIEMPO | Comer lento tiene grandes beneficios, así que lo recomendable es hacer una pausa y tomarse ese momento necesario para dedicarlo sólo a ese acto.

El proceso de digestión comienza cuando se introduce el alimento en la boca, por lo que, masticar más y comer más despacio, le da al cuerpo el tiempo necesario para ayudar a que el proceso de digestión, se realice de forma correcta.

Incluso es sabido que cuando se ingieren los alimentos más despacio, se come menos cantidad, lo que también es beneficioso para evitar el sobrepeso y la obesidad. El estómago necesita aproximadamente unos 20 minutos para transmitir que ya no necesita más alimento, por lo que si no se le da ese tiempo, se continuará comiendo sin control, aunque ya se esté satisfecho.

Por ello, disfrutar más de la comida, dedicando el tiempo adecuado, permitirá mantener un organismo sano y en forma, con muchos menos alimentos.

En tiempos de «fast food» y cortos períodos al mediodía para hacer un almuerzo consciente, ingerir los alimentos con pausa, parece ser una utopía. Sin embargo y a contramano de toda esta tendencia, de a poco van apareciendo nuevas variantes, para disfrutar una buena comida, con el tiempo necesario, ayudando así al organismo, a digerir mejor los alimentos. Uno de esos movimientos es el llamado «slow movement» con el que se propone, no sólo comer más despacio sino desarrollar todas las actividades de forma más lenta y consciente.

Esta corriente, se basa en algo que desde hace años los médicos, sobre todo los Nutricionistas, vienen estableciendo que si se come despacio, se ingiere el alimento justo debido a que, la lentitud favorece la saciedad.

INVESTIGACIÓN | Pero ese no es el único aspecto que está relacionado con la ingestión rápida de los alimentos. Recientemente un estudio ha revelado que comer rápido aumenta el riesgo de presentar un alto nivel de triglicéridos en la sangre.

De acuerdo a una investigación llevada a cabo en Barcelona, son muchos los inconvenientes de salud que acarrea comer rápido, sin detenerse a disfrutar cada bocado. La investigación revela que tras ingerir las comidas principales con rapidez, se incrementa el riesgo de sufrir hipertrigliceridemia, considerada una causa de distintas enfermedades cardiovasculares. La encargada de dicho estudio, es la doctora Gemma Sesmilo, jefa del departamento de Endocrinología del Hospital Universitari Dexeus, un centro hospitalario docente perteneciente a la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona y que forma parte del Grupo Quirónsalud. A partir de esta investigación, afirma la especialista que el estudio aporta objetividad a un problema que los nutricionistas han observado durante años.

Tras clasificar a 792 voluntarios por su rapidez al comer, los investigadores descubrieron que el riesgo de triglicéridos altos se elevaba un 59%. Del mismo modo, la profesional alerta que “esto se relaciona con el síndrome metabólico: afecciones como el aumento de la grasa en el abdomen o la presión arterial alta, que elevan el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular”.

Los investigadores descubrieron que comer rápido retrasa la sensación de saciedad. Explica la especialista que “al no saciarnos, comemos más, con todo lo que ello conlleva. Al retrasar esa sensación de sentirnos satisfechos, hace que continuemos comiendo a pesar de haber cubierto nuestras necesidades energéticas y nutricionales. Del mismo modo, al comer rápido nuestro cuerpo absorbe más energía en un tiempo corto, lo que favorece la creación de picos sostenidos de glucosa e insulina y la producción de grasas en el hígado”, explica la Especialista.

De acuerdo con la doctora Gemma Sesmilo, todo esto conduce a la diabetes y a la hipertensión.

Establece además que comer utilizando el celular, no nos permite ser conscientes de los alimentos que ingerimos, por lo que se pierde el control de la cantidad.

Explica además que al no tener una buena masticación, no ayudamos al estómago a digerir bien la comida. Las consecuencias de ello son eructos, flatulencias, hipo, mala digestión y malestar. Ante este escenario, la doctora Sesmilo explica que no solo se trata de cuando ingerimos alimentos con alto contenido de grasa, también pasa con el pan blanco, las papas y el arroz, ya que aportan calorías que nuestro cuerpo absorbe de forma rápida, transformándolas aceleradamente en azúcar y disminuyendo el efecto de saciedad. Una de las recomendaciones que la especialista da a sus pacientes, entre otras, es ingerir alimentos integrales.

Dice la especialista que “si quieres hacer las cosas mal, hazlas con prisa, dice el refrán. Muchas veces lo hacemos de forma inconsciente. Es producto del ritmo de vida acelerado que solemos llevar, las obligaciones y la lista diaria de cosas por hacer. La situación se agrava cuando nuestros hábitos alimenticios se contagian de esa prisa, es por esto que muchos nutricionistas recomiendan dedicar al menos 20 minutos, idealmente media hora, al tiempo en la mesa”.

Así, para disfrutar de una buena comida, ser conscientes de cada bocado, estar tranquilos y dedicarle el tiempo necesario, serán los responsables de tener una buena digestión y evitar otros desajustes orgánicos.

 

Por Yudith Píriz.

Leer Otros Artículos
Variedades

John Seymour, figura influyente del movimiento de autosuficiencia

6 minutos de lectura
Los temas de la agroecología, de las prácticas amigables con el ambiente y el uso sustentable de los recursos, representan un aspecto…
Variedades

La menta, fresca y nutritiva

4 minutos de lectura
Las diferentes hierbas medicinales, ofrecen infinidad de beneficios gracias a determinadas características, las que pueden encontrarse tanto en sus hojas, raíces o…
Variedades

Aportes nutricionales de la Alfalfa

4 minutos de lectura
Las propiedades que presentan las plantas, de acuerdo a sus componentes específicos, siempre son una opción ideal para tratar diferentes dolencias, así…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!