NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Variedades

Christiane Northrup y las curanderas del alma; la salud de cada mujer en sus propias manos

7 minutos de lectura

Cerrando el ciclo del mes de la mujer, acercamos el trabajo de una especialista que desde hace tres décadas, viene enseñando a las mujeres a empoderarse y a vivir de acuerdo a su propósito de vida, con poder y maestría.

Para continuar con el tema sobre el compromiso a su necesaria reivindicación, nuestro aporte para esta edición, es la invitación a hurgar en lecturas enriquecedoras, que permitan a cada mujer, interiorizar la importancia del cuidado y salud del cuerpo, en todas las etapas de la vida.

Al respecto existe mucho material, desde distintos enfoques, cada uno de ellos, con aportes interesantes en el camino hacia la prevención y cura de enfermedades. En este caso, una especialista ha escrito varios libros que tienen como tema central, una orientación e invitación a toda mujer, a hacerse cargo de su salud, atendiendo las señales de su propio cuerpo.

 

RE-CONECTAR | Christiane Northrup, ginecóloga y obstetra, trabajó durante 30 años en su especialidad y a partir de su experiencia intenta ayudar a las mujeres a vivir desde la plenitud. A través de sus libros, busca llegar a todas las mujeres y lograr que estas vean su cuerpo como un todo, incluyendo siempre las emociones y su propia intuición, para llegar así a la raíz del problema, y de esta forma, a la sanación.

Uno de sus trabajos, “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer”, es un libro que transmite la importancia de la revalorización que toda mujer debe y puede asumir sobre ella misma. Desde ese punto, da una detallada guía sobre distintas enfermedades y cómo encontrar el camino hacia la sanación. El objetivo del trabajo, incorporar la concepción de que salud y emociones, van siempre de la mano. Su estrategia, es buscar que la mujer se abra a estos nuevos enfoques, comprendiendo su poder.

Entiende que lo más importante, es recordarle a toda mujer la importancia de conocerse y de esa forma, tratar las dolencias o malestares desde un enfoque holístico, integral y sanador. A pesar de diferentes circunstancias que puedan presentarse en la vida de cada mujer, la autora intenta mostrar que, el primer paso es un autodescubrimiento, para después enfocarse en el problema y buscar la solución.

No se trata de un texto de medicina tradicional ni de autoayuda, se trata de un libro de una profesional que, desde su propia experiencia como médico, ha profundizado en estos temas vivenciando ella misma a través de sus pacientes, las diferentes edades de la mujer, mediante un reconocimiento de la unidad de la mente, el cuerpo, las emociones y el espíritu.

Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer, es un texto de lectura amena, muy actual, con importantes aportes, con concepciones abiertas y claras sobre la salud en general y de la mujer en particular. El trabajo se divide en tres partes: la primera habla de la salud en general, la segunda de la anatomía femenina y la tercera de la sanación integral. Con ello, inspira “a florecer, a poner en las manos de cada mujer, su salud y a estar en sintonía con su sabiduría interior”.

Northrup reconoce en toda mujer, la capacidad individual y colectiva para el crecimiento, la libertad, la alegría y el equilibrio. En otro de sus trabajos, “El alma nos habla a través del cuerpo”, la especialista busca ayudar a entender mejor el cuerpo femenino más allá de los órganos físicos, vivenciando cada etapa desde la aceptación y el respeto, rescatando la intuición y comprendiendo la fuerza que toda mujer posee.

Explica la especialista que “la medicina occidental sigue el modelo físico de causa-efecto que considera el cuerpo como una máquina que se estropea y hay que arreglar. Este paradigma es útil en caso de accidentes o de enfermedad aguda, aunque incluso las enfermedades y los accidentes pueden ser interpretados como un toque de atención para que despertemos”.

De acuerdo a la experta, la sociedad patriarcal ha colocado a la mujer en un lugar secundario y de escaso poder. Entiende que han pasado demasiadas generaciones inculcando a la mujer ideas erróneas que es importante revocar. “Los procesos femeninos naturales a veces se tratan como si fueran enfermedades porque existen conceptos erróneos sobre el cuerpo femenino que provienen del mito del patriarcado, que establece que el hombre es superior y la mujer inferior. La Inquisición y el inicio de muchas religiones revelan una profunda incomprensión y miedo hacia el poder femenino”.

Como médico, Christiane Northrup ha cosechado un profundo conocimiento sobre los males que afectan a la mujer y ha podido comprender que la forma en que se gestionan esos males, depende de la aceptación de su propia intuición y de su sabiduría.

“Una sociedad más equilibrada sería aquella en la que cada persona aprovechara todo lo que aprendió de nacimiento (o antes), a aprovechar la sabiduría de su cuerpo. Cada uno de nosotros tiene conocimiento dentro de sus cuerpos, al fin y al cabo, esa “pequeña voz” dentro de cada uno de nosotros realmente sabe lo que está mal y puede ayudarnos a acceder al Sanador Interno. También tenemos que entender que somos eternos seres vibracionales de luz que en la actualidad, residen en cuerpos físicos. Así pues, nuestro espíritu y nuestra alma están siempre involucrados en nuestra salud”, asegura.

Al respecto, y desde su enfoque, cree que es totalmente necesario que cada mujer deje de verse débil y dependiente, para darse cuenta de lo que lleva dentro que será su gran fortaleza frente a las enfermedades u otras dificultades. “A las mujeres se les ha dicho que sus cuerpos son deficientes y necesitados de ayuda médica a cada paso”, dice.

Frente a ello, su trabajo invita al cambio tan necesario como urgente entre todas las mujeres, lo que será un camino personal pero que dará sus frutos cuando todas su unan.

“Las mujeres sólo tendrán que empezar a confiar en lo que saben y lo que sienten, independientemente de lo que los expertos dicen. El secreto para la salvación del mundo vive en los corazones de las mujeres y nuestra capacidad de amar y nutrir. Y cuando aprendamos a confiar en esto, con fiereza, sin miedo, el mundo va a cambiar. Pero hemos tenido 5.000 años de patriarcado… Y durante ese tiempo, las mujeres que eran curanderas y confiaban en su intuición, han sido asesinadas, violadas, desacreditadas, quemadas en la hoguera. De hecho, durante la Inquisición, se estima que nueve millones de mujeres fueron quemadas por ser “brujas”, principalmente comadronas, sanadoras y herboristas. Llevamos esta huella en nuestra psique. ¡Y ahora está surgiendo para la transformación y la curación!”, afirma Northrup.

 

ENFOQUES | Ha experimentado desde su especialidad, que “es su propio reconocimiento lo que les hace falta a las mujeres, saber que pueden y no esperar tanto de afuera. Cuando aceptamos nuestro propio poder, ¿qué podemos como madres, tías, y maestras, empezar a enseñarle a las jóvenes para que puedan aumentar la comprensión de su propio poder y cómo tomar decisiones de gran alcance para sus cuerpos físicos y emocionales? Podemos enseñarles que ellas tienen el poder dentro de sí mismas para estar sanas, para ser felices y para florecer. Podemos enseñarles que cuando se encuentran en un estado de alegría y placer, su cuerpo funciona mejor. Podemos empezar por detener la energía mortal del martirio y el auto-sacrificio. Debemos modelar esto para ellas. Los niños no aprenden de lo que les dices, aprenden de lo que realmente haces. Así que cuando una mujer se preocupa por sí misma, toma tiempo para sí misma y practica la disciplina del placer, le da permiso a otras para hacerlo”, asegura.

Northrup trabaja desde una perspectiva que va más allá de lo estrictamente médico. Llegó allí, buscando otros caminos que la llevaron a identificar detrás de cada patología, un desequilibrio emocional, un dolor interno muy oculto que quiere dejarse descubrir.

Al igual que muchos de los especialistas que trabajan desde un paradigma integral, Christiane Northrup es una médica que no se limita a tratar los síntomas, sino que ayuda a que cada mujer descubra  la causa de su enfermedad y cambie las condiciones que no le han favorecido. “Las heridas físicas, psíquicas y espirituales de muchas mujeres forman parte de una herida cultural mayor que afecta al conjunto de la sociedad”, dice.

Plantea que en la actualidad lo externo ha ganada batalla sobre el interior de una mujer. “Hemos retrocedido en términos de imagen corporal. Demasiadas mujeres pasan hambre para poder alcanzar el ideal actual del cuerpo femenino. También hemos perdido poder en el ámbito de la salud, con una medicación innecesaria para procesos naturales, como son la menstruación, el embarazo, el parto o la menopausia. El cuerpo da señales y no se lo puede engañar”, afirma Northrup.

Para la experta, la enfermedad no es otra cosa que un desequilibrio que tiene sus raíces en el alma y lo manifiesta a través de síntomas. Según explica, cuando aprendemos a serenarnos y escucharnos, la sanación puede darse de forma natural. “Son las propias enfermedades las que nos dan los mensajes para saber que tenemos que cambiar. Cuando estamos fuera de sintonía con nuestra alma, el cuerpo nos lo hace saber. Cuando vemos los trastornos de esa manera, nuestra percepción se amplía, y dejamos de pensar en términos de qué he hecho yo para merecer esto o por qué a mí… Para mí la clave es: si algo te duele, busca ayuda, pero, al mismo tiempo, hazte la siguiente pregunta: ¿Qué está pasando en mi vida ahora?  Enseño a las mujeres a mirar hacia adentro y a hacerse preguntas”.

Entiende que esto “nos recuerda la importancia de la sabiduría femenina y la conexión con la Tierra, con la naturaleza, la sabiduría de las estaciones, de la Luna creciente y menguante, de las mareas. Es la sabiduría de entender que la necesidad de descanso y reflexión es tan importante como la necesidad de actividad. Es la sabiduría del cuidado, la ternura y la certeza de nuestro poder para manifestar nuestros deseos si estos nos emocionan. Es la sabiduría de los sueños y la intuición. Los hombres la tienen también, pero se les ha enseñado a ignorarla; a las mujeres, en cierto modo, también, pero eso está cambiando ahora”.

Explica que existe una magia interna que todos tenemos y que en las mujeres es muy poderosa si se la sabe manejar y escuchar adecuadamente. “En muchos casos hemos perdido la conexión con nuestra propia magia, que viene del cuerpo… Para recuperar esta magia todo lo que tenemos que hacer es recordarla, honrarla… Nuestros cuerpos son muy agradecidos. Y cuando una mujer reclama su poder y su magia única, a través de conectar con nuestra sabiduría corporal, todos se benefician: hombres, mujeres, niños y la Tierra. No soy un gurú. Quiero que las mujeres conecten con su autoridad interna y su verdad personal. Y esa es la esencia del feminismo”, asegura Christiane Northrup.

Por Yudith Píriz

Leer Otros Artículos
COVID19CulturaVariedades

En el mes del libro, nos acercamos a autores singulares: Le Clézio y su vínculo con los "emberas" del Amazonas

6 minutos de lectura
Mayo es el mes del libro en Uruguay y para comenzar con la celebración el próximo 26 de mayo, nos acercamos a…
COVID19Variedades

La danza es una terapia reparadora que además, traspasa barreras culturales, políticas y étnicas

5 minutos de lectura
La danza como expresión corporal y rítmica, al compás de sonidos, representa un arte milenario que ha trascendido épocas y estilos. Como…
Variedades

Los cítricos, sabores para el otoño

4 minutos de lectura
Entre las frutas de potente sabor y aroma, la mandarina es la que se destaca. Representa uno de los cítricos que más…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!