Variedades

Café: sabores del trópico

5 minutos de lectura

En esta época del año, el organismo requiere ciertos alimentos y/o bebidas que proporcionen calor, evitando que baje la temperatura corporal y provoque un desequilibrio que muchas veces se traduce en ciertos malestares momentáneos o en algunos casos, cuadros más graves.

Una de las bebidas que más se  consumen en los días fríos, es el café. De todos modos, también ha sido una de las que más controversia ha provocado en cuento a sus posibles inconvenientes para la salud.

En el siglo pasado principalmente, muchos estudios llegaron a conclusiones que establecían que esta bebida era altamente perjudicial para el organismo.

Ante demasiados argumentos en su contra, en la actualidad nuevos trabajos han cambiado su postura frente al café, a partir de estudios que pudieron demostrar que el mismo es una bebida sana, que presenta interesantes propiedades nutricionales, siempre que se la consuma de forma moderada y en especial, sin agregados extras. De todas formas, es importante mencionar que en ciertas patologías, el consumo de café está totalmente prohibido debido a algunos de sus compuestos.

Por ello, siempre es importante antes de consumo, consultar al médico para conocer la situación sanitaria que cada persona presenta.

Haciendo esta salvedad, es interesante conocer cuáles son sus principales componentes y sus beneficios para la salud.

Datos sobre el Café

La fruta del café, llamada cereza, es similar a una aceituna, que se recolecta cuando cambia del verde al rojo. Posteriormente se procede a su secado, en algunos países más cálidos, este proceso se realiza directamente al sol y en otros más húmedos, se lavan para separar el grano de la pulpa.

Además de la variedad de café, las especificidades de cada tipo de café, depende del tipo de lavado, de la fermentación posterior y del tueste.

En referencia al origen real del café, existen varias leyendas y argumentos, pero todos coinciden en que este grano fue cultivado desde épocas muy antiguas.

Las diferentes investigaciones sobre sus orígenes, detallan que las primeras plantas de café se encontraron en las regiones montañosas de Etiopía, África, antes del siglo IX.

Posteriormente pasaron a cultivarse en el sur de la Península Arábica, desde donde fueron llevadas hasta Ceilán y la India. Luego habrían sido introducidos en Europa donde su consumo se extendió por todo el continente y con la conquista, también al continente americano.

Lo curioso que no siempre su forma de consumo fue como la actual. En un primer momento, el café se consumía masticando los granos crudos o en una masa obtenida tras machacar los frutos y mezclarlos con grasa. Más tarde el café se convirtió en una bebida obtenida de la maceración de los granos en agua fría. A partir del siglo XIII se procedió a secar los granos al sol y tostarlos al fuego antes de preparar la infusión, tal y como se sigue realizando en la actualidad.

Lo cierto es, que estos granos han recorrido un largo camino hasta llegar a ser lo que se conoce como el tradicional café, el que se ha convertido en una de las bebidas más populares y consumidas en todo el mundo.

Actualmente los países nórdicos son los mayores consumidores de café, seguidos de Estados Unidos, Italia y España. Por su parte, Brasil, Vietnam y Colombia son los principales productores mundiales de café.

Beneficios del Café

Alimento delicioso para unos, brebaje energético para otros, el café es uno de los productos más consumidos en el mundo y básico en la economía mundial. Como el chocolate, la planta de café crece en los países tropicales y también como el chocolate, los granos se secan, fermentan y se tuestan para obtener una bebida llena de matices.

De excelente sabor, el café ha tenido a lo largo de la historia, una dualidad marcada entre los que estaban a favor de su consumo y sus detractores. Su fama ha estado siempre debatida entre aquellos que se confiesan amantes y aprecian los beneficios de la bebida de grano tostado y los que, por el contrario, la asocian con la adicción, la alteración del sueño, problemas estomacales o hipertensión. En la actualidad, los estudios científicos que se han desarrollado en torno a esta popular bebida, han llegado a importantes conclusiones en lo que refiere a sus propiedades.

Una de las principales razones por lo que el café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, es por su efecto estimulante en el sistema nervioso central, así como su rico sabor y aroma. Las dos principales semillas de café son: café Arábica y café Rústica. El café es una mezcla compleja de más de 800 compuestos volátiles con propiedades antiinflamatorias, antifibroticas y antioxidantes. La cafeína y los ácidos clorogénicos son los compuestos más conocidos. Asimismo, este es rico en vitamina B3, magnesio y potasio.  Una taza de café contiene entre 65 y 120 mg de cafeína.

Otra de las propiedades de esta bebida tiene que ver con los altos niveles de antioxidantes y grandes cantidades de nutrientes que posee.

Es cierto que algunos de los beneficios del café son debidos a la cafeína, pero el café contiene muchos otros nutrientes y componentes.

Uno de los mayores beneficios del café solo es que se trata de una bebida rica en antioxidantes, especialmente polifenoles, como el ácido clorogénico, el ácido cafeico, el ácido ferúlico y el ácido cumárico, protegiendo a las células de la acción de los radicales libres.

Por su parte, su principal pero no único componente, la cafeína, es un compuesto que tiene la propiedad de estimular y activar el organismo. Actualmente se sabe que la cafeína incrementa el rendimiento y la concentración, y al ser estimulante, permite que la persona se mantenga despierta y alerta por más tiempo. También es el responsable de mejorar algunas funciones cognitivas, como acelerar los procesos cerebrales y mejorar la memoria.

De acuerdo a varios estudios, incorporar en el desayuno una taza de café, además de proporcionar la energía necesaria para comenzar el día, también puede mejorar el rendimiento a nivel físico, necesario para los deportistas y personas que desarrollan actividades de alto esfuerzo. Además de eso, se ha comprobado que la cafeína contribuye a oxigenar la sangre, lo que beneficia en el mejoramiento de la circulación sanguínea en el caso de desarrollar un desgaste físico importante, ayudando a mejorar la fuerza y la resistencia.

La cafeína acelera la termogénesis, un proceso metabólico del organismo que ayuda a quemar mayor cantidad de grasa. Así pues, el café es útil para ayudar a perder peso, pero siempre ingerido con moderación, como complemento a una dieta equilibrada y balanceada, rica en productos vegetales y la práctica de ejercicio físico.

Además, se considera óptimo para evitar la retención de líquidos, otro factor a tener en cuenta en la pérdida de peso.

También se ha destacado como beneficios del café, su poder para ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer como el de hígado, además de ayudar a prevenir la aparición de la cirrosis.

En esta línea, también tiene resultados sorprendentes en otros esenciales aspectos de la salud: a mayor consumo de café, menor índice de mortalidad por ictus y enfermedades coronarias. Reduce, además, las probabilidades de padecer diabetes de tipo 2. Varios estudios vinculan un consumo de tres o cuatro tazas de café al día, también descafeinado, con un 25% menos de probabilidades de padecer este tipo de diabetes.

Asimismo, debido a la presencia de polifenoles de la cafeína y de compuestos que derivan del proceso mismo de tostado de los granos, el café neutraliza el efecto de los radicales libres (hidroxilos, peróxidos y oxígeno singlete) sobre las células, efecto que se asocia con el desarrollo de enfermedades degenerativas como el alzhéimer.

Consumida en cantidades pequeñas, la cafeína puede ayudar a controlar un ataque de migraña. Esto se debe a sus propiedades vasodilatadoras que ayudan a combatir cefaleas.

Como sucede con muchas frutas, verduras, semillas o granos, el consumo del café debe ser moderado, siempre tomando las  precauciones necesarias en caso de intolerancia y en otros casos, evitándolo por completo, si algunos de sus componentes puedan  alterar la salud o agudizar ciertas patologías existentes.

 

Por Yudith Píriz.

Leer Otros Artículos
Variedades

Las habas, legumbres de primavera

5 minutos de lectura
Muchas de las frutas o verduras que se consumían hace décadas atrás, casi han desaparecido, o su consumo se ha reducido en…
Variedades

Jalea real, potente regulador

4 minutos de lectura
Jalea Real, un producto natural Además de frutas, verduras, semillas, materia grasa, carnes y sus derivados, existen otros tipos de productos que…
Variedades

Rico, nutritivo y saludable: El Huevo

5 minutos de lectura
Existen algunos alimentos, que tienen una característica única e indiscutible y que tiene que ver con su simpleza pero a la vez,…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!