Sociedad

«Popo» García y un pedido especial a quienes hagan playa en Kiyú

3 minutos de lectura

Aprovechando que comienza la temporada estival, La Semana visitó a uno de sus hoy más emblemáticos pobladores permanentes, el pescador Álvaro “Popo” García, quien dio su visión de la actualidad de Kiyú, el balneario que se destaca por sus playas de aguas tranquilas y con grandes barrancos.

Para Álvaro “Popo” García, Kiyú lo representa todo. Llegó a este balneario hace ya más de 20 años, tiene un almacén con su familia en Ordeig a orillas de la playa y vive de la pesca desde que llegó allí.

“Popo” ha vivido de la pesca durante tantos años que desarrolló un amor especial hacia la naturaleza y la fauna y desde hace 12 años pertenece a la ONG llamada Profauna y participa del Proyecto Karumbé (un grupo de estudiantes, biólogos, veterinarios, maestros, pescadores e investigadores que decidieron unirse en 1999 con el fin de conservar la biodiversidad de Uruguay). Muestra con orgullo decenas de fotografías que tiene como recuerdo de haber participado del salvataje de animales marinos, víctimas de la naturaleza o de la desidia humana.

Cuenta que una es de una ballena que encontraron el pasado año y que medía 16 metros, con un peso de 10 mil kilos, muerta por un rayo durante una tormenta. “Durante una tormenta eléctrica, el 96% de los rayos caen en el agua. Es un mamífero, salió a respirar y la mató un rayo”, contó. También recuerda a la tortuga Zoe y muestra el recorrido que ésta ha hecho por el mundo con un chip incorporado. por, nos cuenta que ella ha recorrido el mundo entero.

PREOCUPADO | Según “Popo”, el turismo se está moviendo más este año con respecto al año pasado. “Año a año se está moviendo más, lo que es que hay es menos captura de pesca”, dice preocupado y lo aduce a la gran contaminación y el cambio climático. “Ya el pescado no llega a la orilla, cada vez hay que buscarlo más lejos”, dice.
“Hace 15 años atrás, traíamos 30 o 40 cajas diarias y hoy andaré en lo normal, cinco cajas diarias. Ha bajado de una manera impresionante lo que es la captura de pesca”, opina.

Eso hace que se deba pensar en alternativas. “Yo por ejemplo tengo este negocio y por más que sea, tengo que salir a buscar trabajo fuera porque de la pesca ya nadie puede vivir. Por eso yo opté trabajar más un pescado artesanal, para venderlo directamente al público. Antes le vendía a los comercios, frigoríficos, restaurantes. Aún lo hago, pero en menos cantidad”, cuenta sobre su actual forma de trabajo.

A la pregunta de qué es Kiyú para él, piensa y terminar respondiendo, emocionado, que lo es “todo. En Kiyú he dedicado 20 años de mi vida y me ha dado todo”.

A la hora de pensar en la próxima temporada estival, dice Álvaro García que le preocupa la limpieza del balneario. Cree que hay un problema cultura, porque la gente “sigue tirando mugre. Hace cuatro o cinco años, hice un congreso sobre tortugas en América acá en Kiyú, llegué a contactar a todas las escuelas de la zona y estuvimos enseñándole a 400 gurises que no tiren nylon, que no tiren basura. Pero fíjate cómo es la gente, vienen para acá y si ahí tienen un contenedor ¿Qué les cuesta tirar la basura ahí? No, tiran la basura fuera, no les importa. Yo no sé que pasa”, dice Álvaro García que añade de inmediato: “la naturaleza es de todos, es tuya, es mía, es de la familia que viene a disfrutar”.
Álvaro García quiso aprovechar el encuentro con La Semana para agradecerle a la Intendencia que “ha respondido con todas las peticiones que hemos hecho. Por ejemplo, ya están colocando el alumbrado eléctrico en la calle (se refiere al camino que desde Mauricio llega a la Boca), colocaron tarros de basura y container. Nos han apoyado mucho”.

EL FUTURO | Insistió con su mensaje hacia los turistas: “lo único que pedimos es que no sólo piensen en el ahora y en ellos, que piensen a futuro y en sus hijos, en sus nietos. Yo tengo una nieta, tengo que pensar en ella, que tiene cuatro meses. Y quiero que disfrute Kiyú como lo disfrutó la madre, que hoy ya tiene 21 años. Cuando ella era pequeña, no había esta cantidad de mugre”, dice.

“Ahora hemos formado comisiones para limpiar todo, ahora hay menos botellas, pero igual la gente sigue viniendo y sigue tirando botellas a la playa, y basura. Entonces, mi mensaje es que vengan a disfrutar a Kiyú, pero que sean conscientes, que cuiden el ambiente que es de todos. Pongamos un granito de arena, que si todos lo hacemos, haremos un mundo diferente, y tendremos el Kiyú y el planeta que queremos.

 

Por Livia Cedeño.

Leer Otros Artículos
Sociedad

MEVIR Kiyú cumple seis años y Directiva quiere que se construya un segundo complejo en terreno contiguo

2 minutos de lectura
A las aspiraciones de los vecinos de Chamizo y Colonia Italia de lograr que el Movimiento de Erradicación de la Vivienda Insalubre…
Sociedad

La FTIL considera que logró un buen acuerdo, según dirigente Mauricio Curbelo

3 minutos de lectura
Pocos días atrás tuvo su final el conflicto en la industria láctea. Tras meses de negociaciones, medidas, declaraciones, acusaciones y tensiones ante…
Sociedad

Nicolás Mesa insiste con que debe concretarse complejo para MEVIR en Colonia Italia

3 minutos de lectura
El pasado miércoles el diputado frenteamplista Nicolás Mesa se reunió con dirigentes y militantes del comité Vinelli de Libertad, como parte de…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!