NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Sociedad

«Mujeres en Libertad» y la proclama leída el 8M en la plaza de los 33

6 minutos de lectura

Entre 80 y 100 personas se dieron cita el domingo a la tardecita en la plaza de los 33 Orientales libertense para participar de la movida realizada por el colectivo “Mujeres en Libertad” en el marco del Día Internacional de la Mujer, que se celebra cada año. El encuentro estaba pactado para las 19 y 30 y a esa hora era significativo el número de personas presentes, observando cómo se iba encendiendo el fuego en medio del espacio público.

Las integrantes del colectivo “Mujeres en Libertad” expusieron en un costado del espacio central de la plaza, las fotos preparadas para la ocasión y en otros puntos del espacio público distintos mensajes alusivos a la fecha.

La parte formal de la actividad comenzó con la lectura de una proclama de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FITL), por parte de Marina Acheriteguy, quien además estuvo en la plaza vestida con su equipo de basket, ya que integra un equipo dedicado a la práctica de ese deporte.

Luego Marcela Arévalo, fue la encargada de leer la proclama elaborada por el colectivo. “El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, profundizar cambios y celebrar la valentía y la determinación de las mujeres de a pie que hemos jugado un papel clave en la historia de nuestros países y comunidades”, dice la proclama.

“Desde la antigüedad el sometimiento de la mujer ha sido una constante. No se nos dejaba aprender a leer, no podíamos estudiar, no podíamos votar, no podíamos trabajar de forma remunerada. Sin duda, en la lucha incansable, hemos logrado ejercer nuestro derecho, que hoy nos resulta inimaginable no ejercer. ¿Pueden sentir la injusticia de que no se les permita estudiar, leer, trabajar, votar?”, se pregunta luego y añade que esa “injusticia e indignación” es la que se siente al saber que “ganamos 24% menos que los hombres para los mismos cargos, y cuánto más preparadas estamos, con nivel de posgrado la brecha salarial se extiende al 31%. Sin embargo, (según Greatplacetowork) estamos 55% con mejor capacitación y nivel educativo, sólo el 36% llega a cargos de jerarquía”.

“Nos indignamos al saber que, si bien se ha logrado compartir las tareas del hogar y de cuidados, seguimos siendo las mujeres que ocupamos el 85,1% de nuestro tiempo libre para trabajo doméstico”, continúa diciendo la proclama leída el domingo, que luego agrega: nos indignamos al saber que contamos con un parlamento con una representación femenina de 21.6%. Si continuamos con el patrón de evolución de la representación de género desde el retorno de la dictadura, podemos suponer que, en 16 períodos de gobierno, es decir, en 80 años, llegaremos al 50% ¡Esto es aberrante! Nos indignamos y nos duele profundamente saber que el 75% de nuestras mujeres ha sufrido violencia a lo largo de su vida”.

 

ALGUNA CIFRAS | “En el año 2019 murieron asesinadas 30 mujeres en manos de sus parejas, ex parejas o familiares cercanos. Por el simple hecho de ser mujer, y sus asesinos creen que son objetos de su propiedad. El 10% de esas muertes fueron en este departamento, y no contamos con medidas de seguridad adecuadas en esta ciudad para apoyar y contener a estas mujeres. Se registraron 40 mil denuncias por violencia basada en género en el país”, agrega la proclama.

“Nos indignamos cuando nos tratan de feminazis, nosotras no queremos dominar, no queremos muertes. Esos hombres que así nos refieren son los que no entendieron nada y se ven amenazados en la pérdida de privilegios”, dice luego.

“En Uruguay la población femenina es mayoritaria, un 52,2% de la población total. Egresadas de nivel terciario, en generación 2012 representamos el 53.2% del total. ¿Por qué entonces tenemos menos trabajo remunerado? ¿Por qué cobramos menos por el mismo cargo?, ¿Por qué seguimos sin ocupar cargo de jerarquía ni bancas en el parlamento? ¿Por qué somos violentadas? ¿Por qué tenemos que seguir luchando para ejercer derechos que tenemos? ¿Por qué tenemos que exigir que se nos escuche? ¿Tenemos que seguir pidiendo que se nos conceda algo que ya es inherente a nosotras por ser personas?”, continúa narrando la proclama.

“El Estado es el sistema patriarcal que no nos garantiza nuestro ejercicio pleno de derechos, y sostiene la desigualdad. Hemos logrado avances legales que respaldan y expresan nuestros derechos y no estamos dispuestas a perderlos. Pero reconocerlos mediante la ley no basta. Exigimos al Estado que instrumente su fiel cumplimiento con recursos y herramientas necesarias para su práctica”, leyó Marcela Arévalo.

 

POLÍTICOS | Luego hizo referencia a algunos representantes de la clase política. “Tenemos gobernantes elegidos por nosotras, Carlos Moreira que ostenta un cargo de poder y concede pasantías a cambio de ‘favores sexuales’, según lo denunciado. Se archiva el caso judicial, decretado por una fiscal, que tiene familiares bajo jerarquía de este hombre. No debemos elegir este tipo de hombre que es fiel reflejo del accionar desagradable de la cultura machista, patriarcal que nos coloca siempre en el lugar de sumisión y objeto, arrebatándonos la calidad de persona como sujeto de derecho”, leyó.

Continuó luego: “otro candidato a la diputación por el Partido Colorado Walter Hugo Sisto, expresó en campaña que ‘el feminismo en nada colabora para la construcción de una sociedad basada en la educación, el respeto, la tradición, la propiedad y la familia’, argumentando que ‘la sociedad estaba mejor cuando la mujer se quedaba en la casa’. ¿Y esta clase de persona tiene lugar en la política? Nos concibe, a nosotras las mujeres, como objeto a su servicio, necesita, que estemos en la casa para satisfacer todas las necesidades del hombre y del hogar, sin importar lo que nosotras queramos”.

También hubo referencias al propietario de Cotar Adelqui Tarila. “Sin ir más lejos, en esta ciudad, tenemos viviendo entre nosotras a un empresario que dice, sin ninguna vergüenza: ‘mucha mujer anda en el ómnibus para hacerse ver, por no estar cuidando a los hijos. O buscando algo, que está de más decirlo, porque a buen entendedor con pocas palabras bastan’. Otro espécimen creado y educado en el más profundo patriarcado, que asegura que los hijos, hijas son exclusiva responsabilidad de la madre, y que huimos a trabajar sólo para tener sexo y mostrarnos”.

“El patriarcado es el sistema de dominación, en base a la explotación, desde donde se construyen y repiten todos los otros sistemas. Dominación a la mujer por parte del hombre para su servicio: ellos creen fehacientemente que somos su propiedad y sienten el derecho de exigir y que nuestra obligación es obedecer. El patriarcado nos atraviesa a todas las personas, es necesario señalarlo, visualizarlo, mostrarlo, gritarlo ante cada acto desigual, ante cada acto de dominación, para destruirlo. A nosotras nos domina y nos exige sumisas, a los hombres los domina y los exige fuertes, machos proveedores, violentos”, dice la proclama.

“Ellos tienen el poder de los cargos parlamentarios, jerarquías laborales, más trabajo remunerado, y menos en los hogares, cobran más, aunque no estén tan capacitados, sus deportes son los más admirados y hasta su palabra parece que vale más. Sin embargo, 7 de cada 10 suicidios en este país son realizados por varones, y representan el 94.5% de la población carcelaria. El patriarcado les exige ser el sostén económico familiar, ser fuertes, no llorar, no ser sensibles, tener dominadas a sus mujeres. El sistema patriarcal nos revienta la vida a todas y todos. Nos oprime para cumplir con la estructura que conviene al sistema capitalista y neoliberal. Nuestra lucha es para que la violencia y opresión se termine, en todos los ámbitos”.

LIBERTADES | Para cerrar exigen “revisión de las prácticas del Ministerio del Interior que en estos días han impactado. La libertad de expresión y pensamiento proclamada en nuestra constitución es el pilar fundamental para convivir en respeto y tolerancia. Nuestra lucha es y siempre será pacifista, porque estamos convencidas que la revolución debe ser interna, en cada persona, y juntas, juntos, lograr convivir en igualdad, tolerancia y respeto”.

“El feminismo es derrocar al patriarcado, sin sumisión de género. Feminismo es luchar por igualdad de oportunidades y derechos para todas las personas. La causa de una es la causa de todas, y debe ser la causa de todos”, culminó leyendo Marcela Arévalo.

Posteriormente, se invitó a los presentes a ver de cerca las fotografías preparadas para la ocasión y poco a poco se fue diluyendo la reunión que contó con buena participación de gente.

 

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Sociedad

Día Internacional de Limpieza de Costas 2020 llega a Ordeig el 14 de noviembre

2 minutos de lectura
La Boca de Mauricio, en la zona de Ordeig, Kiyú, en que se estará realizando en San José el evento mundial denominado…
Sociedad

Datos del San José exportador de 2019 según Uruguay XXI

5 minutos de lectura
Las exportaciones de San José representaron en 2019 el 6,9% del total del país, según el informe anual de Uruguay XXI. En…
Sociedad

Darío Pérez Choca trasladó su cargo de Director efectivo al liceo 1 de San José, pero pretende seguir como Inspector en 2021

1 minutos de lectura
En la jornada de hoy viernes se viralizó en las redes una información respecto a que el ex director del Liceo Libertad…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 275/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!

 
error: El contenido está protegido