Sociedad

En Kiyú se encuentra «Alas de Libertad», organización de apoyo a jóvenes con consumo problemático de sustancias

4 Mins read

“Alas de Libertad” es una comunidad que surgió para ayudar a jóvenes con problemas de adicción a las drogas. Rafael Saavedra es uno de los impulsores del proyecto que se encuentra en el balneario Kiyú, quien comentó a La Semana que la comunidad lleva apenas siete meses de funcionamiento.

El responsable de Alas Libertad dijo que se propusieron la “idea es cumplir el sueño de tener un centro de recuperación para ayudar a otras personas. Hicimos este proyecto junto a Luis Fernández (su socio); él brindaba servicios en otra comunidad como empleado y yo tenía una mini empresa de servicios rurales, donde hacía alambrados”. Sólo faltaba poner en acción para tener la comunidad terapéutica, y explica en sus palabras, “lo veíamos muy accesible ante nuestros ojos. Empezamos a buscar chacras para alquilar, sin tener nada, pero nunca dejando de soñar y de tener una visión de un día íbamos a tener un lugar como este”. Así comenzó todo.

No fue sencilla la búsqueda de un lugar donde establecer la comunidad: “tuvimos muchísimas complicaciones porque al principio, conseguimos chacra para alquilar. Después, la fuimos a ‘señar’ y ya la habían ‘señado’. Anduvimos en todos lados buscando una chacra para poder alquilar hasta que apareció un inversor. Estuvimos conversando durante dos semanas, le gustó nuestra idea y se convenció y decidió ayudarnos a que el proyecto se cumpla”. Fue así que desembocaron en una chacra por la que se entra por un camino que inicia en la escuela 77.

Saavedra explica que es un centro privado, que desarrolla todas las actividades dentro de la comunidad y no se sale a vender ningún tipo de producto. El mismo centro está dirigido por adictos en rehabilitación. Rafael explica que él y su socio Luis Fernández, son adictos en recuperación, pero además son profesionales en Psicoterapeuta en Dependencia Química y Adicciones.

EL TRABAJO | Al consultarle sobre cómo trabajan con los chicos internados en la comunidad, Rafael Saavedra contó que en la actualidad tienen “27 chicos dentro de la comunidad salvando sus vidas” y que “son gurises que vienen de no poder más con el consumo de drogas como pasta base o cocaína”.

Por esto, “al ingresar a la chacra, el adicto tiene un proceso de desintoxicación, que es la primera parte del tratamiento y dura tres meses”. Dentro de esa primera y complicada etapa, la más fuerte es la del primer mes, en la que la abstinencia a la droga se manifiesta de manera más fuerte. “Es la etapa en la cual el equipo terapéutico más tiene que estar” cuenta el psicoterapeuta.

Culminada esta primera parte, los chicos comienzan a rotar por los diferentes sectores que tiene la chacra. Los sectores donde se trabajan son, carpintería, herrería, animales, cocina, piscina, parque y huerta.  Saavedra explica, “lo que es trabajo se llama labor-terapia y son tres horas por día. Una hora y media a la mañana y una hora y media a la tarde”, además de dos reuniones diarias, en la mañana y en la tarde. A esto también se suma el trabajo particular que hacen los chicos con cada uno de los operadores terapéuticos.

Rafael Saavedra sabe de primera mano sobre el problema de la adicción, tras ser consumidor durante 15 años. Su experiencia le lleva a opinar que “el problema no es el alcohol, las drogas o cualquier tipo de estupefaciente, sino que eso es consecuencia del verdadero problema” de fondo sobre el que hay que trabajar con los jóvenes y se pregunta luego, “¿Qué van a hacer los gurises a la comunidad Alas de Libertad? Van a trabajar la enfermedad de la adicción y van a aprender nuevas herramientas para poder lidiar con sus problemáticas y tratar de descubrir qué los lleva a consumir”.

Al ser consultado sobre el tiempo de tratamiento, Rafael dice que es no menor a nueve meses y a su vez explica que ellos tomaron muchachos que vinieron de otras comunidades a terminar su tratamiento en Alas de Libertad.

Estos muchachos, tomaron la decisión de quedarse en la chacra a brindar un servicio, ya que en la comunidad se les da esa oportunidad. Estos jóvenes están una semana dentro de la comunidad y otra semana fuera. Se les paga semanalmente y también se les abona a todos aquellos que terminan el curso de operador terapéutico “Ser Libre”, que además de darles la oportunidad de recibirse, los mantiene más informados sobre lo que son las adicciones.

EXPECTATIVAS | Al ser consultado sobre las expectativas de tener una comunidad para ayudar a los jóvenes en adicción, Saavedra contó que él y su socio, no se imaginaban que esto iba a suceder de esta manera. “Estamos trabajando día a día. Con Luis (Fernández) prácticamente no descansamos”, dijo, explicando luego que su labor implica que si “se manifiestan abstinencias a las tres o cuatro de la mañana, uno tiene que estar para acompañar a los muchachos a que cumplan este proceso de desintoxicación” sobre todo en la primera etapa de desintoxicación, y agrega que “al momento que le sacás la droga al cuerpo, se sufre muchísimo. Ellos son seres humanos que sufren mucho” y es cuando más necesitan del apoyo, dijo.

Los operadores terapéuticos que acompañan a los dos impulsores en el trabajo de Alas de Libertad son Sebastián Ferrari, Patricio Fernández; Emiliano, Dante, Juan Pianzzola que son estaciarios (es un término que proviene de Brasil y quiere decir practicante). Alas de Libertad es una comunidad que tiene apoyos de particulares en temas de recuperación de adicciones, como el que recibe de los ex futbolistas de la selección uruguaya Diego Lugano y Cristian “Cebolla” Rodríguez.

PREPARATIVOS | Los chicos que están internados en la comunidad reciben visita una vez al mes. Esta semana previa a la celebración del Día de la Madre, fue de grandes preparativos. Los chicos que están en rehabilitación, hicieron una artesanía en madera con el texto “Feliz día mamá” para ser entregada a éstas en la visita mensual correspondiente a mayo.

Sobre esta fecha tan especial, Rafael Saavedra dice que la celebración del día de las madres en la comunidad es importante ya que “el mayor regalo que se le puede dar a una madre, es la tranquilidad. Tranquilidad de no ver que su hijo está drogado, o se está muriendo a través de esta problemática del consumo”.

Por Nelson Guillermo.

Related posts
Sociedad

"Hicimos historia en San José", dice integrante de "Los Tucu-Tucu"

1 Mins read
«Los Tucu -Tucu hicimos historia en San José», escribió Silvana Fernández, integrante del colectivo nacido en Rafael Perazza, luego de conocerse que…
Sociedad

El juez Recarey le dio la razón a los movimientos sociales y OSE no puede avanzar con el Neptuno

2 Mins read
El juez Letrado de Primera Instancia en lo Civil de 9° Turno de Montevideo Alejandro Recarey, accedió a la medida cautelar de…
Sociedad

Desempleo se incrementó una décima en San José en trimestre terminado en abril

1 Mins read
En una décima se incrementó el desempleo en el departamento de San José en el trimestre finalizado en el mes de abril,…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!