NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Sociedad

Educación sexual en las escuelas, otra vez en el tapete; opinan Enrique Cal y Carlos Schwager

7 minutos de lectura

En octubre de 2019 volvió a presentarse ante la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Representantes un proyecto de ley que regula la educación sexual que se brinda en las instituciones educativas dependientes de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). La iniciativa impulsada por la Red de Padres Responsables, había sido archivada en 2017, pero ahora fue vuelta a presentar con la firma de tres diputados, el nacionalista Rodrigo Goñi, el del Partido de la Gente Daniel Peña y de la colorada Valentina Rapela.

EL TEXTO | La Carpeta 3767 fue distribuida en el repartido 16 de la comisión en marzo de 2020. En el proyecto se pretende establecer un mecanismo en virtud del cual las instituciones educativas deberán obtener un consentimiento informado de padres, madres o tutores legales para poder llevar adelante actividades de educación sexual, pudiendo estos decidir que sus hijas e hijos no asistan a tales actividades, o a parte de ellas, si así lo entienden conveniente.

En su artículo 1º el proyecto establece que el objeto del mismo es “reglamentar el ejercicio y efectividad de los derechos fundamentales referidos a la educación de los hijos, en particular, en el ámbito de la educación sexual, en la medida en que esta atañe a la intimidad personal y a las convicciones morales y/o religiosas”, mientras que el segundo establece que “el cuidado y educación de los hijos para que estos alcancen su plena capacidad corporal, intelectual y social, es un deber y un derecho de los padres (artículo 41 inciso primero de la Constitución)” y en función de ello “los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

El proyecto establece cuatro “principios tutelares”: libertad, intimidad, laicidad e información, estableciendo que al inicio de cada año escolar los padres deberán ser informados del contenido, materiales y actividades previstas en la materia así como la formación del docente a cargo de impartirla e impone la necesidad de ofrecer dos visiones que contemplen “las convicciones morales y religiosas más representativas entre los padres.”

SENSIBLE | Enrique Cal es profesor de Educación Física, integrante de Gurises Unidos y fue uno de los autores de la Guía para el abordaje de la educación sexual en Educación Inicial y Primaria que generó debate mediático a partir del cuestionamiento que realizaran sectores conservadores tanto políticos como religiosos.

Cal dijo a La Semana que “el tema de la educación sexual y todo lo referente a la sexualidad para los uruguayos y las uruguayas es un tema sensible. La educación sexual estuvo confinada al ámbito familiar y doméstico durante mucho tiempo, no era materia educativa ni de los docentes, un poco por una mirada muy estrecha de la sexualidad y lo que podían aportar el campo de la educación a la formación de los ciudadanos  y ciudadanas. A partir de la ley esto pasa a ser objeto de estudio y en ese sentido se ha capacitado a los docentes en esa área”.

Las reacciones ante la educación sexual son una constante desde el siglo XIX, por eso cree Cal que “era muy lógico pensar que los sectores más conservadores de nuestro país plantearan sus reparos, sobre todo por la influencia de las distintas religiones”.

No se le ocurre a nadie pensar que los padres puedan optar sobre qué metodología de enseñanza se puede aplicar en matemáticas, o si la historia que se va a transmitir es la historia oficial o si es la historia de los ganadores”, dijo Cal y agregó que “es una lástima que eso se dé con la educación sexual, creo que se menoscaba la profesionalidad docente, se parte de la base que va a haber un manejo intencionado, sería impensable que en otras asignaturas se diera un control y una suerte de censura del ámbito familiar sobre los contenidos educativos”.

DERECHOS | Explicó el docente que “los objetivos de la educación sexual, como los objetivos de cualquier disciplina educativa, buscan favorecer el pleno desarrollo del niño, niña o adolescente como ciudadano y que pueda ejercer sus derechos en plenitud. Todos vemos en la prensa o en encuentros académicos el tema de la violencia sexual, en un muy amplio porcentaje las situaciones de abuso contra la integridad de los gurises y gurisas se dan en el entorno doméstico o familiar, y suceden porque hay un depósito de confianza en ese familiar, alguien que tiene que velar por sus derechos termina siendo el agresor”.

El docente dijo que “si nosotros promovemos que los gurises sepan cuál es la diferencia entre una caricia afectiva y una mal intencionada, ellos sabrán cuidar su cuerpo y seguramente la educación adquiere un aspecto preventivo”.

Resulta poco razonable que generaciones de padres que vienen de épocas de silencios domésticos sobre la temática, considerando “tabú” algunos aspectos básicos, puedan ser los mejores formadores de sus hijos e hijas. Cal explicó que “hoy en las redes hay muchos educadores pero hay muy mala información también, dependerá de cada familia que los temas se hablen o no se hablen, dependerá de las experiencias de esos padres que se hable de una forma abierta en favor del desarrollo de sus hijos e hijas y que no sea al revés y se promueva la represión o contención y que la sexualidad de esos futuros ciudadanos sea una sexualidad reprimida que no se pueda expresar en plenitud”.

PSICOLOGÍA | El psicólogo Carlos Schwager ha dado talleres de educación sexual en centros educativos católicos durante varios años y dijo que “lo importante es no hacer un reduccionismo del tema” y como ejemplo citó a “la Intendencia de Montevideo, que en un momento sacó un Manual de Sexualidad que era poco más que la mecánica de la sexualidad y eso no está mal pero es empobrecer un tema que es riquísimo”.

Schwager agregó que “la sexualidad encarada como fuente de felicidad que tiene dos fines, el de la unión con otra persona, por la gratificación y placer en la relación humana, y el fin procreativo. En el 99% de las veces no se hace el amor para tener hijos, sino para obtener placer y felicidad ya que la actividad sexual a nivel cerebral genera neurotransmisores que brindan una sensación de felicidad y libertad”.

AUTOCONOCIMIENTO | El profesional y docente agregó que es importante que “antes de la mecánica sexual se hable sobre el autoconocimiento de cada persona consigo misma, después de la interrelación con otra persona, de la inteligencia interpersonal, también sobre la psicología del varón y de la mujer, por suerte distintos y eso genera una riqueza en la complementación” y destacó que es el cerebro “el principal órgano sexual de nuestro cuerpo”.

Schwager dijo que “el amor es el tema más importante de la vida en todas las religiones, desde la física cuántica es el valor con más alta vibración. Hay que hablar de los tipos y niveles de amor. El amor es una facultad que tengo y nadie me puede quitar y la ejerzo con quien yo quiera, en primer lugar con uno mismo, hay que amarse mucho, tratarse bien, con cariño y con respeto” y agregó que desde allí “se amará a otros y se les tratará mejor”.

DIÁLOGO | La complejidad de la temática y sobre todo su explicación a escolares requiere una formación que no es el común de las familias. Schwager dijo que “debería existir un diálogo entre las familias y los técnicos, porque si sólo se encargan los padres tendríamos distinta educación sexual entre un barrio y otro, debería comenzar en el jardín de infantes, con el reconocimiento de su cuerpo, el reconocimiento del otro y de acuerdo a la edad varían los contenidos como en cualquier otro programa”.

Agregó que el niño “debe saber que otra persona no puede tocarle si no quiere ser tocado pero teniendo la idea del sexo como algo maravilloso y no como lo ha internalizado nuestra cultura que lo ve como algo malo o sucio y con mucha malicia alrededor como es el caso de los cuentos verdes por ejemplo”.

El profesional dijo que “se debe hablar en la casa, pero sin crear cucos, tomando naturalmente algo que es natural pero si se toma como tabú y no se habla se termina aprendiendo por medios incorrectos. Hay miles de casos de niñas que supieron de la menstruación el día que la tuvieron por primera vez cuando es lo más natural del mundo y se dice que se enfermó”.

Schwager dijo que a veces “los padres nos asustamos de la sexualidad de nuestros hijos, porque ya tenemos una distorsión en nuestra mente, en cambio si los padres entienden la sexualidad como fuente de felicidad” y explicó que muchas veces los temores son “que al hablarles de sexualidad se les adelante a los chiquilines a vivir una realidad que deberían vivir de más grandes, por eso como en todo debe haber un equilibrio”.

INFORMACIÓN | En ese sentido agregó que “por saber sobre sexualidad no significa que vayan a ejercitarla antes, al contrario, al entender que la sexualidad adolescente y adulta es de una gran responsabilidad que tiene que ir junto al concepto de libertad, ellos entienden que no están preparados para una entrega amorosa a los 12 años”.

Al respecto el profesional puso como ejemplo a Suecia “donde el dilema de si aborto sí o aborto no, han procurado una buena información y formación sexual, entonces la persona tiene tan clara las cosas que disminuye el índice de abortos, porque los jóvenes saben los métodos anticonceptivos y sobre relaciones humanas y se decide o planifica cuándo tener un hijo, en cambio acá los hijos aparecen, no quiere decir que no sean deseados, pero no hay una planificación”.

Finalmente sobre las reacciones que históricamente han desatado las iniciativas de educación sexual escolar, Schwager dijo que “Freud decía que la sexualidad es el malestar de nuestra cultura, nuestros prejuicios y preconceptos más la sensación de que es algo malo, no nos dejan educar, hasta que no se entienda como algo bueno no se va a apoyar la educación como algo natural que permita un ejercicio más libre y más responsable de la sexualidad”.

El proyecto en cuestión ha sido enviado a la ANEP para su evaluación, en tanto en algunos medios ya comienza a debatirse sobre la temática. Hay especialistas que sostienen que una buena educación sexual programada institucionalmente ayuda a evitar situaciones de abuso y violencia en el ámbito familiar y proyecta a futuro un mejor relacionamiento interpersonal, respetando la diversidad humana y entendiendo fundamentalmente que la sexualidad está mucho más allá de conceptos religiosos o morales que legítimamente cada hogar pueda tener e inculcar a sus hijos e hijas.

Por Jorge Gambetta.

Leer Otros Artículos
Sociedad

Darío Pérez Choca trasladó su cargo de Director efectivo al liceo 1 de San José, pero pretende seguir como Inspector en 2021

1 minutos de lectura
En la jornada de hoy viernes se viralizó en las redes una información respecto a que el ex director del Liceo Libertad…
Sociedad

Cooperativa de viviendas"Mano a Mano" tiene ahora terreno pero por ahora no podrá participar de sorteos del MVOT

2 minutos de lectura
En la sesión que se realizó en la noche del lunes 19, en la Junta Departamental de San José, se aprobó el…
Sociedad

La operación de Diego Bozzolasco fue exitosa; el fin de semana se recaudaron casi 100 mil pesos para su familia

2 minutos de lectura
Con gran expectativa por lo que podía ser el resultado de la intervención a la que se sometería el lunes al niño…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 275/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!

 
error: El contenido está protegido