Warning: Trying to access array offset on value of type bool in /home/lasemana/public_html/wp-content/themes/inhype/inc/templates/post-header/post-header-image-2column.php on line 8
Sociedad

Eduardo Bauzá: hacia un futuro agroecológico

6 minutos de lectura

El mundo desarrollado parece estar tomando un rumbo decididamente orgánico en la producción de alimentos. Europa le va cerrando las puertas, quizás demasiado tarde, a los agrotóxicos más cuestionados y a los productos obtenidos por el modelo convencional que los aplica cada vez en mayor cantidad, la demanda de alimentos sanos crece y los estándares de permisibilidad son cada día más exigentes.

En Uruguay hace ya algunos años que, fundamentalmente la sociedad civil organizada viene alertando sobre los impactos negativos del agronegocio. Hoy la academia estudia esos impactos y surgen voces de alerta, el ambiente y la salud humana están siendo afectados de manera importante, los costos de producción suben debido a la permanente demanda de más agroquímicos para el combate de plagas. Algunas han generado resistencia al glifosato y las empresas han creado nuevas semillas transgénicas que requieren otros productos quizás más nocivos aún que el satanizado rey de Monsanto.

Organizado por la Asociación de Estudiantes de Agronomía se realizó hace unos días en el anfiteatro de la Facultad un seminario sobre Agroecología Extensiva que tuvo dos panelistas invitados, el ingeniero agrónomo Eduardo Cerdá, reconocido por el impulso que ha dado a esta especialidad en la República Argentina, y el productor quesero artesanal de Ecilda Paullier Eduardo Bauzá en representación de la Red Nacional de Agroecología. Con él mantuvimos una charla para conocer detalles del seminario y qué sensación le dejó el interés de los futuros técnicos agrónomos en la agroecología como alternativa al modelo imperante.

ENTREVISTA | La Semana – ¿Cómo viviste esa experiencia de brindar una charla en la Facultad de Agronomía junto al ingeniero argentino Eduardo Cerdá?

Eduardo Bauzá – Participamos dando nuestra experiencia personal sobre ejemplos de producción sin utilización de agrotóxicos, fue muy interesante porque vi una corriente fermental en los jóvenes estudiantes de agronomía. También fue un aprendizaje al escuchar a Eduardo Cerdá que tiene bajo su tutoría más de 20 mil hectáreas de producción agroecológica en la República Argentina, él aportó su visión con datos y hechos muy concretos de cómo ellos están viviendo un proceso de conversión impulsado por una red de municipios regionales, es un claro mensaje de que es necesario cambiar la forma de producir y dejar de envenenar el ambiente y la salud de los consumidores.

L.S. – Básicamente, ¿cuáles son las grandes diferencias entre el modelo agroecológico y el modelo convencional de producción?

E.B. – La gran diferencia es el desarrollo de un modelo que no dependa de insumos contaminantes, lograr un sistema de producción que combine la observación de la naturaleza y los aportes científicos que resultan de investigaciones académicas, aplicar técnicas que permitan la recuperación de la vida de los suelos, que permitan producir alimentos sanos que legitimen el trabajo y la vida de los productores y sus familias y también la salud de los consumidores. La Agroecología es una fuerte apuesta a la biodiversidad basada en un sistema holístico que contempla todos los parámetros de los ciclos productivos, no solamente los resultados económicos más urgentes sino con criterios diferentes al modelo extractivista.

La agroecología contempla la sustentabilidad en el tiempo, se trata de integrar todo al sistema combinando la interacción de animales y vegetales, sabemos que el animal es el mejor productor de fertilizantes por el efecto de los millones de bacterias que por ejemplo hay en una vaca, y una vaca de 500 kilos produce 11500 kilos de estiércol por año, con eso dejamos de comprar un insumo y fertilizamos de manera natural y sana nuestros campos.

L.S. – ¿Qué implica el proceso de transición desde el modelo convencional al modelo agroecológico?

E.B. – Se requiere un manejo y cierto conocimiento, evidentemente que hay que hacer combinación de los cultivos, los suelos deben descansar, hay que rotar los ganados. Nosotros basamos la alimentación de nuestro ganado en un 90% de pasto y solo un 10% de afrechillo o trigo y eso es gracias al manejo racional de los suelos, no hay nada mejor que el estiércol para la vida del suelo y las pasturas.

L.S. – ¿Cómo fue en tu caso el proceso de transición del modelo convencional a la agroecología?

E.B. – Yo era un apicultor que apostaba a vivir en algún momento de la apicultura, pero un buen día me fumigaron los apiarios, yo en aquellos años era un productor convencional, porque seguía las recomendaciones de los técnicos que indicaban sistemáticamente aplicar antibióticos a las colmenas, que era una atrocidad y ya por suerte no se hace, yo ignoraba todo lo que hoy sé y predico, pero para que me cayera la ficha debí sufrir la pérdida de la mayoría de las colmenas que tenía, quedé endeudado, sin poder volver a producir durante un proceso muy traumático, con embargos durante 10 años por un crédito bancario que no podía pagar, ese proceso me hizo generar conciencia, y lo que hice a partir de allí en materia productiva lo hice de una forma totalmente diferente, pensando que aquello que me había pasado a mí no quiero que le pase a nadie y por eso trato de practicar y difundir un modelo amigable y respetuoso que a la larga es un sistema más eficiente que el modelo convencional, con una dependencia mínima de los insumos, con un costo de producción que es la tercera parte que en el otro sistema.

L.S. – ¿Cómo ha sido la respuesta del mercado a la oferta de los productos agroecológicos?

E.B. – El mercado está creciendo, la última encuesta que se hizo en Montevideo dio que casi se ha triplicado la demanda sobre la oferta, eso traducido significa que el consumidor está cambiando sus hábitos, valora la calidad de los alimentos, porque cada día llega una nueva comprobación de consecuencias por el consumo de transgénicos, que en sí mismos son biocidas y en el último año se aplicaron 26.500.000 litros de productos, de los cuales 15 millones fueron de glifosato y eso es según datos oficiales del MGAP. Lamentablemente sabemos que también ingresan productos de contrabando que se aplican corrientemente en zonas fronterizas. El mercado ha valorado que por ejemplo una espinaca producida agroecológicamente puede tener 1938 miniequivalentes de hierro por cada 100 gramos mientras que la convencional tiene 1 cada 100 gramos, el maíz transgénico tiene 14 partes por millón de calcio y el maíz orgánico tiene 6130 partes por millón, pero el maíz transgénico también tiene 13 partes de glifosato y 200 partes de formaldeídos por millón y el maíz natural tiene 0 parte de ambas, eso es lo que comemos y de manera perversa se oculta esa información a los consumidores.

L.S. – ¿Cómo es el proceso de protección de un cultivo agroecológico frente a la aplicación de agrotóxicos en un predio vecino?

E.B. – En realidad protección no existe, porque la deriva es incontrolable, hoy precisamente tuvimos una inspección del Comité de Ética para renovar la licencia de certificación agroecológica a nuestro establecimiento y una de las observaciones que nos hicieron fue que debemos plantar árboles para que operen de cortina natural contra las derivas de las fumigaciones, es triste que a quienes estamos haciendo las cosas bien nos obliguen a protegernos de esa manera. Recientemente estuvimos en una conferencia que brindaron dos médicos argentinos sobre el impacto de los agrotóxicos en la salud humana, dijeron que la mayor incidencia está entre los 300 y 500 metros de las áreas fumigadas, pero que a kilómetros de esos puntos se han encontrado las moléculas de los productos, el viento y el agua trasladan los productos, se han determinado también situaciones dramáticas de niños afectados por agrotóxicos y que viven muy lejos de los cultivos, pero los padres trabajan en los campos que utilizan los productos y trasladan las moléculas en su ropa.

L.S. – Volviendo a la charla en la Facultad de Agronomía, ¿qué te dejó?, ¿hay una esperanza en el surgimiento de técnicos con otra cabeza en este sentido?

E.B. – Sin dudas, nos dejó una esperanza de que viene una corriente que va a promover esta filosofía de vida y que se imponga al modelo actual que es absolutamente mercantilista, es bueno que los propios estudiantes de agronomía estén interesados en estos temas porque son los que harán el cambio del modelo que es imperioso. Fue un honor poder explicar nuestra experiencia personal ante muchísimos estudiantes, pero además, hoy estoy cursando un posgrado de Agroecología en la Facultad que hizo un llamado para 35 cupos y debieron ampliarlo a 50 participantes que estamos muy entusiasmados y eso reconforta porque nos muestra que aumenta la conciencia y que la academia encara con mucha seriedad este tema.

L.S. – ¿Está previsto cuánto tiempo tarda en recuperarse la tierra del deterioro que le produce el actual modelo de agronegocio?

E.B. – Las normas ecológicas que nosotros trabajamos dicen que un proceso de transición lleva tres años, es importante que comience, de a poco, integrando elementos que el suelo ha ido perdiendo, cualquier ingeniero sabe que toda planta requiere más de 20 elementos, entonces si no le damos esos elementos, obtenemos alimentos vacíos de contenido y en el cómo se producen los alimentos tenemos luego qué calidad tienen esos alimentos.

Por Jorge Gambetta.

Leer Otros Artículos
Sociedad

Escuelas de Libertad recordaron los 150 años con actividad realizada el viernes 25 en la plaza y El Asador

3 minutos de lectura
El pasado viernes 25 de noviembre, las escuelas de la zona se reunieron para realizar una actividad celebratoria en el marco de…
Sociedad

"Mujeres en Libertad" y un nuevo acto del 25N

3 minutos de lectura
Poca fue la gente que concurrió el pasado viernes a la tarde a la plaza de los 33 Orientales, para participar de…
Sociedad

Concejo Municipal definió destino de los fondos de OPP de 2023; llegaron contenedores individuales

2 minutos de lectura
El Concejo Municipal de Libertad pretende continuar en 2023 reparando pavimento en la ciudad con los fondos anuales que otorga a todos…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!