Sociedad

Docente de la escuela 73 dice que pese a protocolo aprobado, considera que es arriesgado volver a clases

5 Mins read

Tras una reunión al más alto nivel, que incluyó al propio Presidente de la República, las autoridades de la educación y organizaciones médicas, se definió el pasado jueves que las clases comenzarán en 531 escuelas rurales del país este miércoles 22 de abril y no en 973 como se había decidido en principio. La decisión, sigue siendo rechazada por buena parte de los docentes, que igualmente acatarán la medida.

Entre las medidas tomadas, se resolvió que los niños tendrán clase sólo tres días a la semana -a elección del maestro-, y que sólo se dictarán en el turno matutino, entre las 9 horas y las 12 y 30. Como se manejó desde un principio, la asistencia será voluntaria.

Según explicó la directora del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Irupé Buzzetti, alrededor de un tercio de las 973 escuelas rurales (exceptuando a las de Canelones), tiene menos posibilidades de conexión y que de ahí surge la necesidad de volver a clase.

«Las condiciones sanitarias son muy importantes. Hay situaciones problemáticas como con el agua, donde las escuelas tienen que tener cantidad suficiente para que la cisterna funcione todo el tiempo, que los niños se puedan lavar las manos cada poco rato. En este sentido hay unas 170 escuelas que tuvimos que dejarlas para un segundo cohorte», dijo la Directora del CEIP, que agregó que otro tema son las situaciones edilicias, como salones que no están en perfectas condiciones o depósitos que es necesario limpiar antes de retomar las clases.

Para estas escuelas, explicó Buzzeti, está estipulado una semana previa de trabajo para acondicionarlas y realizar una «limpieza absoluta y profunda» y se retomarán las clases una semana después, el 29 de abril, o si se necesita más tiempo, el siguiente miércoles 6 de mayo.

Otro tema de relevancia a la hora de definir qué escuelas reabrían sus puertas el 22 de abril y cuáles no, fue el transporte de los maestros. Con respecto a este punto, Buzzeti explicó que se priorizó a tres grupos. En primer lugar a los 103 maestros que viven con su familia en una casa habitación al lado de la escuela, por lo que no necesitan trasladarse. Luego se tomaron los 124 maestros que, si bien no viven en el propio predio, viven en la zona de la escuela y no necesitan trasladarse en transporte público, y por último, a los 470 maestros que van a la escuela desde las ciudades pero con sus propios vehículos.

Consultada sobre el motivo de que las clases se hayan acortado a 3 horas y media, Buzzeti expresó que se debe a que no se dará la alimentación en la escuela. Va a ser como en semana de turismo, el niño va a recibir en esos tres días que vaya un ticket alimentación para comprar en comercios de la zona». Explicó que esta reducción de horario se aplicará también cuando vuelvan las clases en la zona urbana. «Es imposible empezar con siete horas y media de clase. Empezaremos por cuatro», dijo y agregó que serán sólo tres días a la semana para manejar la reapertura de los centros de forma «gradual», como se viene realizando en otros países «como China, Corea y Dinamarca».

 

UN ERROR | Para muchos docentes la decisión del gobierno no es acertada. Uno de quienes se oponen a la vuelta a clases es el maestro de la escuela 73 de Camino Mauricio, Gustavo Silveira, que consultado por La Semana, dijo que sigue pensando que es un error el regreso a clase, por más que haya habido cambios a la resolución inicial.

“Creo que es muy apresurado, Las medidas de seguridad que nos están marcando ahora, aplacan un poco los riesgos, pero no los eliminan. Esta es una enfermedad que  puede estallar en cualquier momento y aumentar rápidamente los contagios. Hay que tener mucho cuidado de no ser nosotros los que propaguemos la enfermedad, por eso los que van a iniciar las clases son los maestros que viven en las escuelas, con las auxiliares que viven cerca pero que no necesitan usar transporte público”, comenzó diciendo el maestro, que marcó como una contradicción a los anuncios oficiales lo que ocurre en la escuela 77 de Kiyú donde “van a empezar las clases y los docentes sólo se mueven en ómnibus, lo cual aumenta el riesgo”.

“Nosotros no vamos a dar alimentos, eso evitaría que la enfermedad la traigan a la escuela los distribuidores, pero visitas a la escuela sí se reciben y con las puertas abiertas, la gente entra. Acá en la escuela 73 paran autos a saludar, a visitar, ex alumnos que vienen a buscar certificados de estudios, vecinos; esta es una comunidad muy grande, maravillosa en un momento normal, pero en este momento no es bueno”, dijo Silvera, que añadió que “el ómnibus pasa por frente a la escuela y baja y sube gente a cada rato”.

“Yo entiendo la posición del Presidente, pero lo que ellos no entienden es el riesgo en que nos están poniendo a nosotros”, dijo el docente, que al ser consultado sobre si había hecho un sondeo con los padres de los niños que asisten a la escuela respecto a si van a concurrir, comentó que “los padres de mi escuela, la mayoría no los van a mandar, son 11 alumnos y creo que si tengo tres el miércoles, tal vez cuatro, será mucho, porque están todos asustados. Es mucha la información que hay y no logran comprender lo que está pasando”.

El docente dejó en claro que él no tiene “problemas en abrir las puertas de la escuela, recibir gente, pero me preocupan los niños. Es voluntaria la asistencia a clase porque si fuera obligatoria y hay un contagio, el padre no se va a quedar quieto. Nosotros no tenemos responsabilidad penal, pero sí tenemos responsabilidad moral”.

Opinó luego que “la gran mayoría de los docentes estamos desconformes, no vemos que sea seguro empezar, porque lo peor está por venir, la gente se está moviendo y eso repercutirá en la cantidad de contagios”.

 

LIMPIEZA | Una preocupación que expresaba el sábado el docente -el momento en que se hizo la nota-, fue que “nos dijeron que el lunes (ayer), vamos a recibir el alcohol en gel, el hipoclorito, todo para limpieza de la escuela, pero todavía no sabemos si lo vamos a recibir en cada institución o lo tenemos que ir a buscar a San José. No sabemos si los tapabocas vienen sólo para los maestros o también para los chiquilines. Además, tengo una sola auxiliar y no le da tiempo para limpiar todo antes del miércoles”.

El docente dijo además que con sus declaraciones busca “abrir el paraguas, porque lo que no quiero es que me hagan responsable de que esto se salga de control, porque puede pasar que tengamos un pico de casos, porque empezamos las clases. Entiendo que no podemos estar en cuarentena todo el año, pero me parece apresurado este regreso”.

Dijo por último que todos los niños de las escuelas están estudiando. Por distintas plataformas informáticas o mediante fotocopias que se les lleva a la casa, lo están haciendo. “Todos están aprendiendo”, dijo Silvera.

 

Por Javier Perdomo.

Related posts
Sociedad

El jueves o viernes comienza vacunación contra la gripe en Libertad

2 Mins read
Este miércoles 24 de abril estará comenzando una nueva edición de la campaña de vacunación antigripal impulsada por el Ministerio de Salud…
Sociedad

Buena participación en el curso de RCP en el gimnasio San Isidro

1 Mins read
Buena participación tuvo el curso de RCP (reanimación cardio-pulmonar), que tuvo lugar el miércoles 17 en la noche en las instalaciones del…
Sociedad

Se realizó el lanzamiento del Portal PlayaKiyú.uy

1 Mins read
En la tarde-noche del pasado jueves 18 en Kiyú, se realizó el lanzamiento oficial del portal Playa Kiyú que comenzó a desarrollarse…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!