Sin categoría

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo

3 Mins read

La historia del té se remonta a miles de siglos. Los chinos son los primeros en descubrir el té, encontrándose en ese país, la mayoría de sus variedades. Ha sido utilizado como bebida medicinal para promover la salud en mente y cuerpo durante milenios. La más remota referencia al té es del 2737 a. C. Pero no siempre fue popular y accesible en China, todo lo contrario, era una costosa bebida, limitada a los segmentos opulentos de la población. Solamente en la dinastía Ming, después de la caída del imperio mongol, la toma de té se extendió a la plebe. Cuando China fue la potencia naval del mundo (1405-1433), el té estuvo entre las provisiones indispensables de los marineros, ya que la vitamina C de su composición, permitía a los navegantes hacer frente a las enfermedades de la época.

VARIEDADES | Actualmente el té verde o negro, es la segunda bebida más consumida mundialmente después del agua. Existen cuatro tipos principales de té: blanco, verde, rojo y negro, si bien sus múltiples variedades dan lugar a más de 3000 clases distintas. Los tés se obtienen de las hojas del árbol del té (Camelia Sinensis o Thea Sinensis), en todas sus variedades.

El té blanco, se obtiene a partir de las yemas que se dejan marchitar; el verde, té no fermentado, a partir de la hoja que se cuece y se seca al fuego para detener su fermentación; el té rojo, semi-fermentado, se obtiene a partir de las hojas que se secan al aire libre durante un periodo breve de tiempo para controlar su fermentación; y por último el té negro, a partir de hojas secas que se dejan fermentar y se vuelven a secar, esto hace que sus propiedades aromáticas sean superiores a las del resto de las variedades.

Hasta el siglo XVI solo se producía té verde, pero el crecimiento del mercado obligó a los productores a investigar nuevos métodos de conservación para evitar que éste perdiese sus cualidades durante su almacenamiento. De este modo descubrieron qué, si lo secaban, lo dejaban fermentar y luego lo horneaban para evitar su descomposición, el té se conservaba en óptimas condiciones durante mucho más tiempo. Es así como surgió el té negro.

 

PROPIEDADES | Estudios recientes han demostrado que el té, ya sea negro o verde contiene valiosos nutrientes y propiedades únicas. Sumado a éstas, la degustación del té en los países asiáticos, representa mucho más que una bebida, siendo un milenario ritual, sinónimo de bienestar, armonía, belleza y  serenidad.

 

 

Esta bebida, protege al organismo frente a la acción nociva de los radicales libres que debilitan el sistema de defensa del organismo y aceleran el proceso de envejecimiento.

Contribuye a regula los niveles de colesterol, ejerce un importante efecto diurético, ayudando en la eliminación de líquidos. También previene infecciones gastro-intestinales, por sus características antibacteriales. Sus aceites esenciales, aumentan el flujo de jugos gástricos, lo que ayuda en los procesos de digestión por lo que, tanto el té negro chino como el té verde japonés, son indicados para después de las comidas.

Otro de sus beneficios, es que reducen los factores de riesgo de enfermedades cardíacas al bajar la presión arterial y el colesterol total ya que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y a mejorar el flujo sanguíneo. El té ayuda a reducir el daño que las dietas ricas en grasas producen en las arterias.

Está indicado para la densidad ósea, ya que es una buena fuente de magnesio, que es importante para tener huesos fuertes. Contiene además, calcio, potasio y vitaminas del grupo B y provitamina A.

Uno de sus componentes, los taninos, que le confieren el característico sabor amargo, tienen efecto astringente, por lo que su consumo está aconsejado en caso de diarrea.

Como el café, el té es una buena bebida estimulante que contribuye a mantener alerta y quitar la somnolencia, sobre todo por la mañana y en la sobremesa. De todas formas, su consumo debe ser siempre moderado ya que, en exceso, puede perjudicar los nervios por su contenido de cafeína.

En el caso del té verde, éste contiene vitamina C, minerales y aceites esenciales. Dos tazas de té verde tienen tanta vitamina C como un vaso de jugo de naranja. El té verde contiene sustancias químicas naturales llamadas catequinas, compuestos que pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico.

Imagen ilustrativa.

Por Yudith Píriz.

Related posts
Sin categoría

Director de los trabajadores en ASSE aspira que el futuro nuevo gobierno amplíe el diálogo social en salud

4 Mins read
El representante de los trabajadores en el Directorio de ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado), Pablo Cabrera, quien estuvo…
Sin categoría

Todos los detalles de la fecha tercera fecha del Inicial de la Liga San José

2 Mins read
Tras la postergación del último fin de semana de abril por las intensas lluvias, al arranque de mayo pudo disputarse íntegramente la…
Sin categoría

Avellán, su participación en la comisión asesora de los humedales del Santa Lucía y las obras en el San José

5 Mins read
La doctora Tamara Avellán fue invitada por la Dirección Nacional de Control y Evaluación Ambiental (DINACEA, la ex DINAMA), para ser parte…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!