Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 31/05/2022: «Armados hasta los dientes»

5 Mins read

Suelo escuchar músicas suaves de fondo mientras las elucubraciones van surgiendo, sin embargo esta edición se inició bajo el característico sonido de los industriales teclados de Depeche Mode, que desde los años 80 del siglo pasado son parte de la banda sonora de la vida de este escriba. Seguro que para muchos lectores de la columna elucubradora nada signifique el nombre, pero como falleció uno de los tecladistas de este grupo inglés y siempre tengo como norma homenajear al músico fallecido escuchando sus creaciones, comienzo con el disco “música para las masas” de fondo. Quizás el aire industrial de los barrios obreros ingleses me inspire y hasta usted salga favorecida/o.

Reconozco que hace tiempo que quiero encontrar algo de lo que escribir que no tenga que ver con la política doméstica, que como todo tema tiene sus limitaciones y hasta termina por aburrirlo a uno, que muchas veces está más preocupado por cuestiones existenciales y no le importa tanto si al “Cuqui” le fue bien o mal hablando con el rubio Jhonson (uno de los que hacía joditas en pandemia, mientras le “pedía” a todos que se “cuidaran”), o si a Cabildo le van a dar un lugar en la Corte Electoral o lo van a dejar colgado del pincel.

Pensé que podría referirme a la guerra en “Eurasia”, pero la verdad es que es un conflicto que no presenta sorpresas ni cambios sustantivos en su desarrollo (además usted sabe que yo admiro al pueblo ruso y su triunfo contra el fascismo en la gran guerra, como le llaman ellos a la segunda guerra, por eso soy más que subjetivo), por lo que ni gracia tiene. Todos saben que es cuestión de tiempo para que los chicos de Putin hagan que Zelenski y sus nazis se rindan, por más que hagan ruido en las cadenas noticiosas internacionales cuando consiguen destruir algún tanque o avión ruso.

Cero interés tiene el asunto para el escriba, así que me voy directo a los “states”, a la cuna del Imperio. Allí, otra vez un adolescente desquiciado tomó un arma de alto calibre y asesinó a un montón de niños y a algunos adultos en una escuela. Más de 20 personas fallecieron en el ataque y también el atacante falleció, tiroteado por la Policía (como suelen terminar estos episodios). No es novedad lo ocurrido, cada tanto tenemos que escuchar sobre la ocurrencia de asesinatos masivos en la tierra de la libertad. Jóvenes o adultos que, para hacerse notar, para trascender ante sus amistades o por simple odio a todo y a todos, no tienen mejor idea que salir a matar inocentes.

Esto que le estoy contando es algo que no cabe mucho en la cabeza de un uruguayo medio. A ningún padre, a ninguna madre en Uruguay -diría que de buena parte del mundo-, se le ocurre pensar que su hija/o pueda ser tiroteado a la salida de la escuela junto a sus compañeritos. Ni en la escuela ni el liceo de más contexto crítico del país suponemos que pueda suceder algo parecido. Pues bien, en Estados Unidos es algo que los padres no pueden descartar nunca.

Es que en el imperio, comprar un arma es como comprar un caramelo. No se requieren permisos especiales, ni demostrar destreza ni condiciones psicológicas que determinen la capacidad o no de portar un arma. Puedo comprar un revolvercito o un lanzamisiles y no pasa nada. En la “tierra de la libertad”, todo se compra, se vende y se usa como uno quiera, porque para algo viven en la tierra de la libertad, piensa el norteamericano medio.

Existen asociaciones que defienden el uso de las armas, existen milicias de extrema derecha prontas para atacar cuando sus líderes así lo definan (basta recordar el ataque al Capitolio días antes de la asunción de Biden), grupos de “autodefensa” contra la delincuencia armados hasta los dientes y cientos de millones de armas en manos de delincuentes, narcos y ciudadanos “normales”. Todito en nombre de la libertad.

Los norteamericanos pacifistas -que los hay aunque no lo parezca-, piden control de armas y normas más duras para la venta de éstas, pero el espíritu guerrerista del yanqui medio y la idea de las armas como un elemento de defensa personal, le ganan a la lógica y la civilidad. El para nada pacifista Biden -que provocó la guerra en Ucrania para distraer, al menos de momento, los movimientos que apuntan hacia una guerra civil en el territorio norteamericano-, ha intentado desde que asumió poner límites a la venta de armas, pero es tan grande el peso que tienen los grupos armados, está tan normalizado tener armas, que no ha podido avanzar en nada.

Mire, para que tenga una idea de lo que es “yanquilandia”. Veía un videíto de un canal de TV que salió a la calle con un chico de 13 años a recorrer comercios en una ciudad cualquiera, con una cámara oculta. Fue a comprar cigarros a un kiosco y no le vendieron por su edad. Lo mismo le ocurrió cuando quiso, en otro comercio, adquirir alcohol, pero llegaron a una armería y el vendedor no puso reparo alguno a su edad y es más, le recomendó el arma apropiada para su edad, entregándosela en las manos.

Y así es que se producen masacres como la que nos ocupa en esta ocasión; en escuelas elementales (primaria), en escuelas secundarias, en universidades y hasta en centros de compras (o shoppings centers si le gusta cómo suena en “inglish”), ocurren. Los objetivos son los negros, los latinos, los pobres, los diferentes de una sociedad caracterizada por el racismo y el odio a lo que se sale de la “normalidad” anglosajona, protestante y pretendidamente superior.

Llegados a este punto del texto elucubrador se impone algún tipo de conclusión y de verdad le digo que lo único que tengo para concluir es que las armas nunca le dieron la razón a nadie, por eso tenga cuidado cuando piense que las cosas se pueden arreglar con un par de tiros. Ya sé que el uruguayo medio no es así, pero con esto de la preocupación por la delincuencia, ha aumentado la cantidad de gente que, orgullosamente, anuncia que un arma espera a quien intente sacarle algo que pudo comprar con “tanto esfuerzo”. Si usted mata a un ladrón, no habrá urgente consideración que valga, porque la vida sigue siendo el bien más preciado, aunque los agentes del mercado le digan que es un bien más, como así lo piensan los yanquis y su vida plagada de armas, guerras y asesinos seriales, especiales para la tevé.

Antes de emprender la retirada le recuerdo que este martes es el último día del mes y que gracias a los que votaron la urgente consideración -para que volvieran las carteras al barrio-, el gobierno anunciará un precioso nuevo aumento de los combustibles. Dijo el “Presi”, en español para que le entendamos los uruguayitos, que Ancap no tiene espalda para impedir que suban y uno se pregunta qué espalda tenemos los uruguayitos para seguir aguantando que todos los meses nos tomen el pelo.

Por acá la vamos dejando ya. Es que si sigo hablando de los combustibles se me va a ir toda una nueva edición elucubradora hablando del asunto y supongo que usted tendrá otras cosas más importantes de las que ocuparse, por lo que le espero acá dentro de siete días, ya entrando en la mitad del año, para seguir hablando de las cosas que a nadie le interesan. Hasta entonces.

 

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Apuntes de campaña electoral"

5 Mins read
Sabe, intuía que el proceso electoral que estamos cursando iba a ser de campañas proselitistas muy diferentes a las que había visto…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Los medios, las empresas y la libertad"

5 Mins read
Lléguenle los respetos del escriba de pueblo a todos los seguidores de la columna elucubradora, que están soportando el levantamiento de la…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Los términos y sus significancias"

5 Mins read
Lo sé, me va a salir con que ya estamos en junio, que se fue medio año y con que eso es…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!