Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 27/09/2022: «Fuera de fronteras»

5 Mins read

Porque esta es una columna en la que su autor se toma la libertad de hablar de todo lo que se le viene en gana, le anuncio que llego a esta escritura con la decisión de adentrarme en la geopolítica internacional, aunque a usted le parezca una materia que le puede quedar grande a un escriba de pueblo. Las elucubraciones tienen eso, no miden el tenor de los temas, solo van hacia adelante, diciendo sus sentires. Si así le parece, a renglón seguido, comienza el desarrollo de este texto.

Disculpe que comience con un planteo tan pesimista, pero la tercera guerra mundial en proceso, entra en una fase más intensa. El hoy focalizado conflicto militar en Ucrania puede ampliarse a toda Europa y así convertirse en una catástrofe mundial sin precedentes. La prensa pro norteamericana y las agencias de noticias europeas (lo que se consume en países como el nuestro), responsabiliza de todo el conflicto a Putin y a los rusos, pero quien pone un poco más de atención, se da cuenta que es todo más complejo que dividir el mundo entre buenos y malos, porque ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos. Pero además, ¿quiénes son los buenos y quiénes son los malos, cuando las armas prevalecen ante la razón?

Le confieso que pensé que el conflicto militar, una vez desatado, terminaría rápidamente. O porque las partes (la OTAN, los yanquis y los rusos), comenzaban a ceder posiciones en favor de la paz o porque Rusia, con todo su poderío militar, hubiera aplastado la resistencia ucraniana en pocas semanas. Pero me equivoqué, los ucranianos con la financiación externa, han aguantado el embate ruso, que tampoco ha puesto toda la carne al asador, ya que si quiere, bien puede avasallar a una nación militar y poblacionalmente más débil como lo es la ucraniana.

Si me lo pregunta, me da la sensación de que el amigo Putin, ha optado por mantener el conflicto encendido en lugar de vencer en el conflicto. Por supuesto que no sé por qué tipo de análisis estratégico lo hace, porque le confieso que no logro interpretar la estrategia de Vladimir (desde un rincón del sur del planeta es difícil que lo logre), pero el llamado a filas a 300 mil reservistas implica, por lo menos, que los rusos manejan la hipótesis de un conflicto militar a mayor escala.

Desde el comienzo del conflicto con los ucranianos, los rusos han manejado la postura del ataque preventivo. La inminente instalación de bases de la OTAN (vale decir, fuerzas militares norteamericanas operando en ellas), a unos cientos de kilómetros de su frontera provocaron -dicen-, la intervención para derrocar al régimen ucraniano que permitiría tal situación y que tiene una actitud beligerante con ellos, por lo menos desde 2014.

No les falta su razón a los rusos en temer esto. Luego que se disolviera la URSS, las ex repúblicas soviéticas del este europeo, fueron sumándose a la Comunidad Europea en lo económico y a la OTAN en lo militar y Rusia ha ido siendo cercada por bases de la organización del atlántico norte. La eventual instalación de nuevas bases en Ucrania, para los rusos, fue la gota que desbordó la piscina.

¿Eso justifica el conflicto? No, para nada, quizás había margen para seguir negociando en paz. Pero sí muestra la otra cara de un enfrentamiento en el que para la prensa occidental (no toda, claro está, por suerte el mundo está lleno de excepciones), los rusos vuelven a ser los grandes malvados del mundo (los árabes ya no rinden tanto, aunque sigan matando a sus mujeres como si fueran ganado), cuando la verdad es que si uno se pone a escudriñar un poquito más, verá que son más que eso, entre otras cosas, son uno de los pueblos más generosos de la humanidad, tras haber vencido a la expresión más industrializada e institucionalizada del mal, como lo fue -y lo es-, el nazismo, habiendo entregado la vida de millones de sus habitantes para vencerlo.

Mire, yo se lo quiero decir clarito, el fondo de todo este conflicto militar está en la decadencia del imperio norteamericano y en la necesidad de éste de mantener al planeta en tensión, de forma de prevalecer a partir de su aparato militar (que sigue siendo el más poderoso del planeta). Asia se está transformando en el nuevo motor de la economía mundial. No es sólo China, es India, es Corea del Sur, es Vietnam, por supuesto que es también Rusia, cuyo enorme territorio abarca los dos continentes, y otras naciones del Pacífico, que son los nuevos motores de la economía mundial. Los avances tecnológicos ya no son patrimonio de los norteamericanos y los europeos; lo asiático dejó de ser material de segunda mano. Hay un nuevo mundo multipolar y eso es bueno.

Por supuesto que todo este cambio mundial está repercutiendo en los que hasta ahora eran los países centrales (las potencias de Europa, Estados Unidos y Japón), donde la progresiva desaparición del “Estado de Bienestar”, que atemperaba las profundas diferencias sociales que provoca el capitalismo desbocado, está haciendo estragos. El descontento fue creciendo y con él crecieron las extremas derechas, que están llevando al poder a personajes tan siniestros como Trump, Bolsonaro, que ponen en duda la propia existencia de los estados nacionales.

Mire, yo creo que cuando Biden asumió como Presidente de los “states”, sabía que su principal frente de batalla era el interno. La toma del Capitolio por parte de los seguidores de Trump al final de su mandato, fue el hecho que pudo desencadenar la guerra civil entre la Norteamérica racista e imperialista y la liberal e integradora (¡si habrá matices en cada nación como para decir que unos son buenos y otros son malos!).

Para evitar el descalabro interno, el Presidente norteamericano se propuso fijar un enemigo externo poderoso (el extremismo islámico no es rival verdadero para la maquinaria bélica yanqui, no alcanzaba), y allí estaban las diferencias entre los rusos, los ucranianos y los europeos (en base a la postura aislacionista de Trump, era un tema que seguro estaba en segundo plano para la diplomacia yanqui), un conflicto ideal para atizarlo y volver a generar en la población media norteamericana (en especial la sureña y la rural, racista, protestante y con odio de generaciones hacia todo lo ruso -la mayoría de ellos “trumpistas”), la idea de estar en pie de guerra y la necesidad de dejar de lado las diferencias internas, porque a los yanquis en general, les gusta más una guerra que comer a las 12, como decía el dicho de la infancia (aunque como todo lo retro vuelve -hasta el oso ruso-, quizás se siga usando).

Pero bueno, usted sabe que esta columna se llama elucubraciones y bien podrían llamarse especulaciones semanales, porque eso es lo que uno hace acá. El tema merece un desarrollo más largo, lo sé, pero los espacios son tan tiranos como el tiempo, así que tengo que llegar al redondeo.

La guerra es mala siempre. Ya deberíamos haber pasado a un estadio de inteligencia mayor, como especie, en que las armas fueran desarmadas paulatinamente y viviéramos en un mundo de cooperación y complementación planetaria, pensando en la supervivencia global. Creo que hay capacidad intelectual para algo así, no es una mera ensoñación idealista (aunque no haya voluntad), pero estamos en el camino inverso, inundando de armas al planeta, tensionando las cosas de forma de que siempre estamos al borde la desaparición. Y la culpa de todo eso, no es de los rusos.

Dicho esto, le digo que me tengo que bajar de esta historia ya; no queda lugar para largas despedidas. En siete días los encuentro acá, si quieren seguir soportando las especulaciones de un escriba de pueblo. Hasta entonces.

 

Por Javier Perdomo.

*Foto ilustrativa de los desastres que generan las guerras .

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Apuntes sobre el sistema electoral en año de elecciones"

5 Mins read
Un viernes temprano a la mañana comienza a estamparse en negro sobre blanco una nueva edición elucubradora del pasquín de pueblo, que…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Volando sobre las barbaridades de los parlamentarios"

5 Mins read
Aunque este año tenga un día más, de febrero va quedando poco y allí en el horizonte tenemos a marzo, con todas…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Realidad aumentada"

5 Mins read
Mientras todos piensan en lo que pasa en carnaval, en las elucubraciones semanales podemos llegar a ponernos a meditar sobre los problemas…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!