NUEVO EN LA SEMANASuscripción para acceder a contenidos exclusivos! Leer mas
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 24/08/2021: «La columna parlamentaria»

5 minutos de lectura

Como todos andan inmersos en un modo nostálgico con el que no me identifico para nada -bailando cumbias que nunca bailé con pelucas de cotillón en la cabeza-, las elucubraciones de fines de agosto están más alineadas a la agenda que nunca. Aclarado este pequeño detalle, le doy la bienvenida a la edición de un 24 de agosto como los ahora, con pandemia y sin un mango en el bolsillo. Si le parece, vamos iniciando el viaje, antes que nos manden a parar el baile por otros 20 minutos para “sanitizar” la sala. Empecemos.

Le cuento. Esto de “la internet”, tiene cosas buenas y cosas malas (“qué descubrimiento hiciste”, dirá usted). Entre esas buenas que uno va descubriendo con el paso del tiempo, está la de poder seguir las sesiones parlamentarias en la comodidad del hogar, lo que para los obsesivos por la “cosa pública” como este escriba, es una bienvenida innovación. En el celular, en el “ordenador”, en la Tablet; acostado, sentado, parado, donde sea, uno puede seguir los debates, los cruces, los “chascarrillos” entre los parlamentarios en cada una de las sesiones públicas, en Diputados y en el Senado.

Ya sé que no es nuevo, hace unos años que la posibilidad existe, pero nunca lo había destacado acá y de verdad es algo a mencionar (para los que dicen que soy un inconformista empedernido). Me parece fantástico tener este tipo de oportunidades, algo impensable hace 20 años atrás, cuando si querías escuchar a un legislador tenías que ir a las barras del palacio o si había suerte, encontrar la transmisión “en directo” de alguna radio perdida en el dial. Se imaginará que esas cosas no me producen nostalgia alguna.

No se confunda, no es que yo me pase enchufado a las transmisiones todo el tiempo, no, el centro de mi trabajo es San José y de él no se puede uno distraer demasiado, pero bueno, cuando hay debates importantes como el de un presupuesto nacional, una rendición de cuentas o una interpelación promocionada, husmeo de a ratos el canal de Youtube de la Cámara que esté sesionando para ver qué se está diciendo.

En estos días se pudo seguir dos temas bien importantes en distintas sesiones. De las dos temáticas -rendición de cuentas e interpelación a Heber-, estuve algo atento; bueno, al parecer no lo estuve tanto porque me “perdí” de ver “en vivo y en directo” los momentos más promocionados de las sesiones parlamentarias, como fueron el rezongo de la Argimón a Andrade en el Senado o las escenas de casi pugilato entre un par de diputados.

Claro, después si repaso mentalmente lo que sí vi de las sesiones, comprendo que son situaciones que no pueden resultar inesperadas; muy por el contrario, son lógicas consecuencias de un relacionamiento cada vez más tirante entre gobierno y oposición.

Me resultaba muy gracioso escuchar algunas exposiciones en Diputados durante la votación de la rendición de cuentas (vale aclarar para quienes no siguen la vida parlamentaria que todo el articulado de un proyecto es tratado primero en la comisión correspondiente y cuando la discusión llega a la cámara, el proyecto ya fue digerido por un número reducido de legisladores. El pleno de la cámara, lo que hace es validar o no, lo que hizo la comisión; por lo general se valida, porque nada sale de las comisiones si no hay una mayoría que pueda reflejarse luego en cámara). Lo gracioso, le explico, era que nadie se escuchaba. Es decir, hablaba un legislador, si era opositor, lo hacía en contra de la rendición y si era oficialista, a favor. Uno escuchaba y eran dos mundos paralelos, unos hablaban maravillas de lo que iban a votar y los otros decían pestes de lo que no votaban. Esos dos mundos diametralmente opuestos, sólo se cruzaban cuando uno le tiraba un palo al otro y ahí se generaba una riña de gallos, que terminaba cuando Presidencia llamaba al orden. Después, a empezar de nuevo, en la misma tónica, un perfecto diálogo de sordos.

No me malentienda, no creo en la corrección política, no creo en eso en que hay que unirse todos para sacar el país adelante, por el contrario creo que siempre hay un “ellos” y un “nosotros” y que a lo que se puede aspirar es a acordar en cuestiones cotidianas o emprendimientos concretos, pero existen matrices ideológicas, orígenes sociales y hasta de clase diferentes, que siempre van de lados distintos de la vereda. Es lógico que así ocurra.

El tema que a este escriba le preocupa -por eso la aclaración anterior-, es que los ánimos están tan caldeados que casi no hay posibilidad de llegar a acuerdos en lo mínimo (ni en cómo tomamos el mate, si con el agua hirviendo o si no dejamos romper el hervor). Yo no le voy a llamar “grieta”, porque eso es cosa de los argentinos, pero sí veo que hay expresiones de odio que no son para nada buenas y que son alimentadas hasta desde el palacio de las leyes, con actitudes como la de Argimón o da Silva, mandando a callarse la boca a sus pares de la oposición porque no les gustaba lo que decían, un talante autoritario que no es lo que necesitamos.

Estamos a tres años de las próximas elecciones nacionales. Si hoy estamos así, no quiero saber cómo será cuando la próxima primera vuelta esté cerca, el gobierno ya no sea multicolor y los índices de popularidad continúen bajando (¿Puedo hacer la chanza de “y el pelo continúe cayendo”?).

Pero bueno, me vengo hasta el departamento de San José, porque aunque no parezca, acá también pasan cosas raras. En concreto llego a la Junta Departamental para ver lo que pasó el pasado 16 con la votación del fideicomiso que solicitó la Intendencia y que al final fue aprobado por unanimidad.

No voy a hacer valorizaciones sobre si fue bien o mal votado, sólo quiero mencionar que lo que me sorprendió fueron las idas y vueltas del Frente Amplio josefino. No entendí qué quisieron hacer. Primero, salieron muchos referentes haciendo cuestionamientos al mantenimiento de la flota durante la administración Falero, con datos claros. Un planteo sólido, compartible o no, según del lado que esté cada uno, pero con solidez argumental.

Luego comenzaron las discusiones sobre si votar o no votar, al final decidieron votar condicionado a la creación de una investigadora sobre la gestión Falero y como llegado el momento de la sesión de la Junta Departamental y vieron que no iban a conseguir formar ninguna comisión, votaron el proyecto sin condiciones, dejando para después la conformación de la famosa comisión (¡¡!!). Comisión ésta, que nunca se formará.

¿Pero para qué tanta vuelta? Si usted está de acuerdo en votar algo, vótelo y si no está de acuerdo no lo vote, fundamente el por qué y ya está. O si toma una posición, como puede ser la de pedir una investigadora, tómela y manténgala hasta el final, aunque pierda, porque usted sabe que siendo minoría, siempre lleva las de perder. Fueron como leones y salieron como gatitos, con la cola entre las patas. Difícil conformar un proyecto creíble para el electorado de esa forma.

Pero sí, sí, yo sé que usted se está diciendo “pero qué sabés vos que no vas a la Junta” y yo le puedo decir que el olfato no se pierde aunque uno esté a 40 y pico kilómetros del epicentro de los acontecimientos. Como ya no me queda espacio para seguir escribiendo le dejo mis respetos y le recuerdo que en siete días estamos de vuelta. Hasta entonces.

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 21/09/2021: Tratado del libre albedrío

5 minutos de lectura
Por favor, no me insista con que si fue o no fue un paro político el de la semana pasada; todo paro…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 14/09/2021: Del parlamento a la colina 

5 minutos de lectura
Cuántas cosas importantes ocurren en setiembre. No se puede decir que comienza el año chino porque no es así, pero para los…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 07/09/2021: "Nada crece desde el odio"

5 minutos de lectura
Usted y yo sabemos que la primavera puede ser engañosa. Nos promete veleidades y nos entrega temporales, pero igual la deseamos porque…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!