Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 24/05/2022: «Se les terminó el recreo»

5 Mins read

Hola, tenga buena semana. Le invito a adentrarse en una nueva edición elucubradora. De esas que parecen que no dicen nada, pero que al final le cuentan un montón. En este mayo de potentes temporales, siempre viene bien el sosiego de una lectura estimulante. Dirá usted que soy pretencioso al designarme como escritor, cuando sabe que apenas soy un escriba que se dedica a despotricar contra todos, aunque yo le respondo que si bien eso puede ser cierto, también ese es un oficio. Si le parece, pasamos a ver de qué temas viene esta edición, al salto del renglón.

Sabe, la senadora Amanda Della Ventura (VA), tiene la capacidad de enervar los humores de sus pares multicolores y sólo por ello merece mi sentido respeto. Hace un tiempo atrás tuvo un encontronazo con la Bianchi por un tapabocas de la campaña por el voto rosado y ahora la cruzó Penadés por asumir la Presidencia de la cámara -de forma circunstancial-, con una remera con la inscripción “Todos somos familiares”.

Es parte de esa postura de los actuales gobernantes de imponer que en algunos ámbitos hay que ser ecuánime, impoluto al máximo y no pueden plantearse posiciones respecto a temas del momento o cuestiones filosóficas -sobre todo si esas posiciones o planteos son de izquierda-, porque de esa forma se está violando algo. Dicen, en la educación no se puede hacer proselitismo político-partidario, pero todos sabemos que la forma de educar y formar son hechos inherentemente políticos -no partidarios-, y no se puede evitar tener una mirada politizada de ella; es más, quienes reclaman esa ecuanimidad, tienen una, naturalmente, sesgada mirada política.

También dicen que no puede “mancharse” el deporte con la política, pero muchos de ellos, usaron o usan el deporte como trampolín para pasar a la política partidaria (paga bien ser buen “gestor” del “club del barrio” antes de pasar a las lides partidarias). Ahora parece que quieren evitar el ingreso de la “política”, al Parlamento, quieren impedir que de ciertas cosas se hable o exprese posición en el espacio político por excelencia. Un hecho absurdo.

En el último incidente acusaron a Della Ventura de no representar a todo el cuerpo al asumir como Presidenta de la Cámara -Argimón tuvo que ausentarse en medio de la sesión-, con la cuestionada camiseta. Podía estar con la remera en su banca, pero no en la banca de la Presidencia del Senado, le dijeron. La Senadora dijo, “antes de entrar yo no sabía que tendría que subirme acá” y generó un debate de esos que son para alquilar balcones.

¿Sabe qué fue lo que más gracia me causó? Penadés, la Bianchi y el inefable Sebastián Da Silva, cuando les comenzaron a llover las críticas, salieron apurados a los medios a decir que ellos siempre han apoyado la causa de los desaparecidos y que promueven toda búsqueda que lleve a conocer la verdad y blah, blah, blah. Lo cierto es, estimado lector, que por más que hagan gárgaras, ninguno de ellos ha respaldado las leyes que impiden que continúe la impunidad (aunque ahora que pienso, la Bianchi cuando era de izquierda debe haber votado verde). Son tan cínicos, que parece que piensan que la gente no tiene memoria y no recuerda sus antecedentes. Ninguno de ellos ha hecho nada para ayudar a determinar dónde están.

Hablando de gente linda -y cambiando de tema-, le quería comentar una encuesta reciente. Al parecer, por primera vez para Equipos Consultores, reunidos todos los multicolores no superan la intención de voto del Frente Amplio. No es esto lo que me lleva a mencionar la encuesta en sí, porque no tiene nada de sorprendente; a medida que pasa el tiempo es un dato que se irá viendo más claro (no se enoje, pero usted sabe que yo tengo algo de brujo y es lo que me dicen mis astros, mis runas o mis cartas desde el día que asumió la “colisión” multicolor).

Entonces, lo que le quería comentar: en esta medición (según algún comentario que leí por ahí, Equipos no es una consultora “progre”), la encuestadora le asigna un 2% de intención de voto a Cabildo Abierto y aquí es donde me detengo. Pongamos que, margen de error mediante, los cabildantes están llegando al 4%. Es decir que, número más, número menos, le correspondería al generalito y su gente un senador y tres o cuatro diputados (hoy son tres senadores y 11 diputados).

¿Por qué quería hacer mención a esto? Porque mis artes de brujo están empezando a confirmar otro de mis oráculos. En algún momento se lo dije -acá o por la calle, ya ni recuerdo-, el fenómeno cabildante era flor de un día. Le dije que era cuestión de tiempo, que cuando la gente comenzara a conocer de verdad la barra que rodea a Manini Ríos se le caía la estantería.

Militares retirados colocados a dedo por todos los ministerios, ganando sus privilegiadas jubilaciones además de sueldos de jerarcas; los líos de la Moreira y las tierras de Colonización en Artigas, las declaraciones “setentistas” de sus principales referentes, el odio expresado hacia cualquier cosa “sospechada” como de izquierda, las mentiras del generalito a la hora de dejar sus fueros; los irrisorios proyectos de ley de algunos de sus diputados; la falta de capacidad de la mayoría de ellos para entender la realidad, han ido minando la dudosa credibilidad que mostraron en el anterior proceso electoral.

Todavía es algo temprano para 2024 me dice usted y algo de razón tiene, pero lo que es claro es que Cabildo no es el partido ni Manini Ríos la figura ascendente que se creyó destinada -tras las elecciones de 2019-, a liderar el proceso restaurador luego de Lacalle Pou, porque pongamos que los cabildantes tengan un levante que lo lleve otra vez al 11% de los votos, que fueron los que tuvo en 2019. Esa cifra no le da para ser el candidato presidencial de los coaligados en una eventual segunda vuelta. Usted disculpe, pero de dos por ciento a 25 es difícil subir en un año y medio (ese es el porcentaje que le da la encuesta al PN), mucho más con un gobierno que viene en picada en la consideración pública.

Es decir que no sólo puede ocurrir que vuelvan al 11, también puede suceder que se queden en ese dos que dice la encuesta. Incluso que tengan menos que eso, por lo cual me permito traer a colación una frase muy utilizada por ellos mismos. Al “generalito” y su gente, se les terminó el recreo.

A nosotros lo que se nos está terminando es el espacio para continuar escribiendo. Era intención de este escriba llegar a mencionar hasta tres temas diferentes, pero como usted sabe, me entusiasmo con algo, escribo largo y al final no me alcanza el espacio para nada. Tendré que detenerme por acá y dejarle planteada la promesa de volver en siete días con otros temas de interés. Si así usted lo dispone, le espero por acá. Hasta entonces y que todo sea para bien.

 

Por Javier Perdomo.

Related posts
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Volando sobre las barbaridades de los parlamentarios"

5 Mins read
Aunque este año tenga un día más, de febrero va quedando poco y allí en el horizonte tenemos a marzo, con todas…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Realidad aumentada"

5 Mins read
Mientras todos piensan en lo que pasa en carnaval, en las elucubraciones semanales podemos llegar a ponernos a meditar sobre los problemas…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales: "Entre miedos y murgas"

5 Mins read
Y finalmente llegó el verano a este insignificante punto del planeta tierra. Pasamos todo enero esperándolo pero apareció en su último día,…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!