Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 21/06/2022: «Promesa de campaña cumplida»

5 minutos de lectura

¿Usted dice que el verano está lejos aún? Puede eso ser cierto, pero hasta hace poco estaba lejos el invierno y ya transcurre casi sin que nos demos cuenta. El tiempo pasa cada vez más rápido, dicen, y todo lo inevitable nos persigue en cada suspiro. Hay que disfrutar cada momento transcurrido porque ya se transformó en pasado. Por suerte queda la escritura para dejar testimonio de nuestro paso por la vida. Así comienzan las elucubraciones invernales, escépticas y optimistas a la vez, duales como toda personalidad. Si le parece, a renglón seguido, vemos qué sale esta vez.

Focalizado en las vicisitudes de este complejo presente -que ya se transformó en historia pasada-, le confieso para empezar, que hay momentos en que me causa mucha gracia la forma en que se procesan los acontecimientos en este país. Hace más de una semana que los medios hegemónicos y en especial la TV, no hablaba de otra cosa que no fuera la “agachada” de Valverde como el hecho más importante de la escena política nacional, pero resulta que los dueños de la tevé, mientras nos distraían, negociaban con el gobierno un perjudicial acuerdo para el Estado, para la empresa estatal Antel y por qué no para todos los uruguayos.

Mientras los amanuenses del poder parloteaban sobre la patria, la nación y los símbolos, frente a las cámaras o por twits (dicho sea de paso, me resulta poco creativo el periodismo que se dedica a recoger comentarios de Twitter), elucubrando -ellos, no el escriba-, sobre si el jugador del Real Madrid no había querido sacarse una foto con nuestro “líder mundial” o si sólo fue por distracción que en ese momento se agachó a arreglarse las medias, los dueños de los montevideanos canales 4, 10 y 12 estaban acordando recibir del gobierno un regalito, que no es de fin de año, pero que sí es para hacer dinero por muchos años, a costa de la inversión que hicimos todos en Antel.

Si a usted le interesa, voy a tratar de explicarle cómo es todo este intrincado asunto, del que algo conozco porque como usted ya sabe, el negocio de las comunicaciones es un mundo que no me es para nada ajeno y que por otra parte, me fascina.

Comencemos por el punto en que estamos. En Uruguay, la comercialización de la telefonía fija y de datos al hogar (internet), son monopolio de la empresa estatal. Es decir, ninguna otra empresa, ni pública ni privada, puede ofrecer servicios telefónicos a los hogares y ninguna otra empresa puede vender el servicio de internet a su hogar (sí pueden hacerlo como agentes de Antel). No hay monopolio en la telefonía móvil, mercado en el que trabajan tres empresas, como usted ya sabe y yo menciono apenas como recordatorio.

El monopolio en internet está asegurado en la ley de creación de Antel y ratificado en la 19.307, la mal llamada “ley de medios”, pero cuyo nombre formal es “Regulación de la prestación de servicios de radio, televisión y otros servicios de comunicación audiovisual”, una norma vilipendiada hasta el hartazgo por el actual oficialismo cuando era oposición, porque supuestamente limitaba libertades -incluso nos querían tener como “cómplices” en el reclamo a los trabajadores de los medios, pero nunca consiguieron real respaldo de las agremiaciones de profesionales-, pero en realidad las libertades que quitaba eran más que nada comerciales (por ejemplo esta del monopolio), y tendían a regulaciones que eran casi de sentido común y que los periodistas con sentido crítico del tiempo que vivimos, respaldábamos.

Cuando los multicolores llegaron al gobierno, se propusieron derogar o modificar la “ley de medios, pero resulta que la nueva ley que ellos pensaban presentar se ha demorado más de la cuenta porque no se ponen de acuerdo entre los coaligados (vio que cuando yo menciono a la “colisión”, no estoy tan errado), y entonces, para apurar el mandado -y quizás hasta pensando que faltan menos de 900 días para una nueva elección y sus posibilidades de volver a ganar están complicadas-, el gobierno, por Decreto, le concedió un lucrativo negocio a los canales privados, en algo que es probable que estuviera acordado desde antes de las elecciones (lo que desmiente la idea de aquellos que dicen que no cumplen las promesas de campaña).

Mire, yo entiendo la crisis por la que atraviesan los cableros montevideanos, y también entiendo a los del interior, que venían pidiendo que les habilitaran este negocio y ahora, con razón, exigirán el mismo tratamiento que los montevideanos, porque también sufren la misma crisis.

El tema es que la televisión está muriendo y por ello hasta me atrevo a decir que pueden tener más problemas que los medios impresos como el que usted sostiene entre sus manos. Ya no es atractivo mirar televisión; hay una enorme variedad de plataformas en las que el espectador elige cómo, cuándo, dónde y a qué hora mirar lo que le interesa. Ya no es necesario sentarse a esperar el comienzo del programa que a usted le gusta. El programa, la serie, la película o hasta los periodísticos, empiezan a la hora en que uno quiere. El consumidor de contenidos audiovisuales es cada vez más libre (la palabra preferida de Luis), respecto a los soportes en que éstos se transmiten.

Esa crisis en ciernes es lo que está detrás de esta cesión de soberanía (le debo aclarar que Claro y Movistar están detrás de las empresas de cable montevideanas, porque éstas no tienen la infraestructura necesaria para vender el servicio por sí solas), el gobierno le quiere asegurar la continuidad del negocio a estas familias y a su vez permite el acceso a un mercado apetitoso a estas dos multinacionales que hace años vienen rogando a los sucesivos gobiernos que el país se “abra” a las inversiones privadas en telecomunicaciones; todos sabían que tenían el beneplácito de los multicolores (vio, he aquí otra promesa de campaña cumplida), y acaban de confirmarlo con esta decisión.

Debo confesar que me equivoqué, después del ajustado resultado del referéndum por la LUC pensé que iban a medir más sus acciones, pero pareciera que el gobierno nacionalista tiene una agenda de la que no se baja por más que la gente la rechace. Todo es muy pronto, seguramente recién se está profundizando en lo que dice el Decreto, pero la respuesta de la sociedad civil se hará sentir a la brevedad.

Una de las mejores empresas de telecomunicaciones pública del mundo no puede ser debilitada sin una respuesta social fuerte (también política, claro está). Seguramente en estos días se multiplicarán las declaraciones en contra de la decisión y surgirán alternativas de lucha para que el monopolio se mantenga, cuyo rédito, a través de rentas generales, nos llega a todos, de una u otra forma.

Usted me va a disculpar amiga/o lector/a multicolor, que dice que yo me opongo al gobierno, pero para este escriba, hay cuestiones que están en su ADN (ya que tanto se habla de él ahora), y le debo aclarar que si este o si cualquier otro gobierno pretende ceder el monopolio en telecomunicaciones, en combustibles, en el suministro de agua y saneamiento y en energía, tendrán mi oposición aunque nada pueda cambiar con unas palabras sueltas en un periódico de pueblo.

Son servicios esenciales para la vida de cada ser humano y sólo el Estado puede asegurar el acceso universal, sin priorizar ganancias, como hace una empresa privada, por lo tanto deben ser propiedad pública (en mi sociedad utópica incluyo a la salud entre lo que no puede ser privado, pero en esta realidad es una pelea inútil de dar).

El espacio se termina, es un tema que exige más profundización, pero ahora no queda lugar. Es seguro que habrá que volver a él, el asunto no queda zanjado con una firma de Luis y Paganini. La sociedad civil hablará. Hasta la próxima.

 

Por Javier Perdomo.

Leer Otros Artículos
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 26/07/2022: "Nichos electorales y explosiones paquetas"

5 minutos de lectura
Si a uno le está costando arrancar la escritura, significa que la cabeza pide parar, pero la vida obliga a no detenerse…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 19/07/2022: "Drogas, tlc y conflicto lácteo"

5 minutos de lectura
Sin tener claro el rumbo que se terminará tomando, comienza a pergeñarse una nueva edición elucubradora de un intenso mes de julio,…
Elucubraciones

Elucubraciones semanales, edición 12/07/2022: "Violenta pantalla plana"

5 minutos de lectura
En la columna elucubradora no nos fiamos de los divos de la tevé y tampoco hay tevé en la que mirarlos; acá…
Periódico La Semana presenta su 2 x 1
Promoción limitada $ 295/mes

Suscribite a la experiencia digital completa del PERIÓDICO LA SEMANA , acceso sin límites a todos nuestros contenidos. Con tu suscripción DIGITAL te enviamos la Edición Impresa GRATIS !!! Nuestros suscriptores de la Edición Impresa tendrán Acceso GRATUITO E ILIMITADO a todos los artículos digitales !!!